Criticas Cine

Mórbido 2019: Huachicolero, brutal retrato de la perdida de inocencia

0

Hace no mucho tiempo la palabra huachicolero todavía no era un término tan familiar para mucha gente (me incluyo). De unos años para acá y con la liberación de los precios de la gasolina, el término se popularizó. Y, para bien y mal, una película que lleva por nombre, precisamente, Huachicolero pareciese un oportunista intento de aprovechar la situación del país. Lo cierto es que la opera prima del guanajuatense Edgar Nito se ideó y desarrolló durante los inicios del auge del problema, cuando aún era una problemática «exclusiva», por así decirlo, de ciertas localidades del país. Y, en alguna de ellas, la historia se de Nito se lleva a cabo.

Lalo (Eduardo Banda) es un humilde muchachito de secundaria que vive con su madre. Cuando no está en la escuela se dedica a vender gasolina en su triciclo a los habitantes del pueblo. Su distribuidor es un protector y humilde viejo, Don Gil (fantástico Fernando Becerril), quien para Lalo funge casi como una figura familiar, una especie de abuelo. A Lalo le importa poco de dónde Don Gil consigue la gasolina, de hecho, al parecer ni siquiera se da cuenta -ni le importa- si lo que hace es ilegal. Hay una curiosa normalización en todo esto. Lalo es solo un jovencito tratando de ganar algunos pesos para él y su madre.

Capturadepantalla20190319alas21928pm 8d77bb27dc565fa588ccb51d90b54ed5 1200x0

Hay dos factores que alteran la cotidianidad de Lalo: 1. El hermano de su madre está muy enfermo 2. En su escuela hay una niña que lo trae cacheteando la banqueta. La principal característica de nuestro protagonista es la inocencia. No hay un ápice de malicia en Lalo, vemos en él ternura y responsabilidad. Al igual que desconoce la ilegalidad de su “trabajo”, también parece desconocer las normas sociales de, por ejemplo, cómo conquistar a una chica. Un día, sin más, decide declarársele a Anita (Regina Reynoso), la niña en cuestión, la respuesta que recibe son risas por parte de las amigas y consejos para ligar dignos de niñas de secundaria: “le tienes que regalar algo… como un iPhone”.

Cuando Lalo ve a unos chicos un poco mayores con motos Italika quienes pretenden a Anita y sus amigas, entre ellos se encuentra Rulo (Pedro Joaquín), pretendiente principal del amor de Lalo, éste se lo toma muy en serio y le echa más ganas a su chamba con el fin de juntar para el mendigo iPhone. Sin embargo, su madre toma el dinero ahorrado para ayudar al tío enfermo. Lalo, en un acto desesperado, acude a los proveedores principales de gasolina a través de Rulo, los verdaderos huachicoleros.

La película se desarrolla por diferentes vertientes temáticas. Tenemos, por un lado, tintes de coming-of-age al presenciar un abrupto crecimiento y perdida de inocencia en el personaje principal cuando los criminales-roba-gasolina lo introducen a sus primeros encuentros con las bebidas alcohólicas, pláticas misóginas y obscenas, la desnudez femenina y, más que nada, a entender ahora sí la ilegalidad se sus actos.

532855162273410439635929654087535944794112o 9ae26b729562dad4f5d5ba0e595e8d00 1200x0

Por otro lado, tenemos un realismo social que incluye un maquillado discurso por parte de Mariano (Pascacio López), primo de Rulo y un experimentado huachicolero con mayores conexiones en el mundo criminal, en el cual se le explica a Lalo que la actividad de robar gasolina es ilegal porque el gobierno es corrupto y “quiere quedarse con todo el pastel”, justificando sus acciones a manera de Robin Hood. En estas palabras hay un dejo de realidad que refleja una percepción colectiva de pesimismo y desesperanza a un sistema, efectivamente, fallido, el cual se convierte en un círculo vicioso de problemas donde las principales oportunidades en una región inundada de pobreza se encuentran en la ilegalidad y ofrecidas por el crimen organizado.

Prueba de ello, es el dueño de unas tierras por las que pasan ductos quien recibe su tajada por dejar excavar a los criminales. Al igual que un comandante de la policía (Leonardo Alonso) que cobra por ignorar los cadáveres que deja la lucha por los “pozos” de gasolina. Es aquí donde la cinta se acerca a un drama criminal con tensas y bien planeadas secuencias que muestran el robo de combustible y los métodos utilizados para defender “el territorio” de otros grupos criminales.

Huachicolero es un gran comienzo para Nito, quien no se reduce a una simplista denuncia social. Es una cinta que en mayor y menor medida representa un lugar donde las vidas se echan a perder cuando en vez de la manzana del Edén, Anita te pide un iPhone.