Mórbido 2018: Parallel, Ezban explora las posibilidades de los universos alternos

Isaac Ezban es una total realidad en el cine fantástico mexicano. Desde su opera prima, El Incidente (2015), ya proponía un cine diferente al de los estándares nacionales con historias que plantean un horror psicológico propiciado de un hecho inexplicable que pone a los personajes en una posición de inutilidad, simplemente sobreviviendo a las reglas de lo que les acontece. En Los Parecidos (2016) siguió con esta temática, donde un grupo de personas se encuentran atrapadas en una estación de autobuses cuando un extraño fenómeno comienza a ocurrir.

Ahora, con su tercera película y la primera hablada en inglés, Ezban retoma desde otra perspectiva este juego de cambio de identidad así como lo intimidante de lo infinito. Parallel nos plantea la historia de cuatro jóvenes amigos que encuentran en un espejo el pasaje a diferentes universos alternos, convirtiéndose en su secreto, herramienta y perdición. Leena (Georgia King), Devin (Aml Ameen), Josh (Mark O’Brien) y Noel (Martin Wallström) son estos roomies que intentan emprender en su propias ramas: la primera como una artista, mientras los otros en terminar una app sobre espacios de estacionamiento que les permita obtener los fondos para negocios más importantes.

Una empresa está dispuesta a ayudarlos pero les exige completar la app en tan sólo unos días. Es aquí cuando encuentran la utilidad del portal, puesto que el tiempo transcurre más lento en los universos alternos ven la oportunidad de terminar el trabajo en alguno de esos “alts”. Cuando un ex compañero de trabajo les roba toda su labor, deciden a explotar todas la posibilidades del espejo manipulando el destino para hacer realidad cada uno de sus sueños.

Obviamente, cuando miramos una película que gira alrededor de un objeto “mágico”, sabemos de antemano que nada va a salir bien. La avaricia, traición y la sensación de poder surgen para arruinar no sólo la vida de los personajes involucrados, sino también la de los mismos personajes pero en una dimensión alterna. Pese que no es un guion escrito por Ezban, se siente como algo totalmente suyo, como una de sus terroríficas historias que dan pie a muchas más posibilidades.

La filmografía de Ezban bien podría ser una antología de relatos de misterio y horror ambientados en el mismo universo (o universos) con Parallel estableciendo la conexión entre todos. Quizá me haya mal-viajado con esta idea, pero la nueva película de Ezban es justo eso, un mal-viaje el estilo de The Twilight Zone (1959-1964).

Si te ha gustado la entrada, ¡compártela en redes sociales!

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un Comentario