Connect with us

Criticas Cine

Moonwalker a treinta años de su estreno

Publicado

el

Para alguien del talento y posibilidades de “El Rey del pop”, era lógico que tarde o temprano alcanzara la pantalla grande. Esto sucedería un 29 de octubre de hace tres décadas. Por supuesto, su llegada no pudo haber sido más espectacular y ostentosa, reflejo del momento en que se encontraba su carrera.

Moonwalker es más que una clásica cinta artificiosa de los ochentas, se trata de un fiel testimonio del punto más alto que Michael Jackson pudo haber alcanzado en su carrera, a un paso de la vanidad y el egocentrismo.

ERASE UNA VEZ…

Era 1988, en ese momento, la claridad de su mente creativa era plena, los fanáticos que le seguían en el mundo se contaban por millones, la industria musical se encontraba a sus pies, y no había nada que se le pudiera negar. Es entonces que Michael escribe un guión en dónde refleja las distintas facetas de su trayectoria, y en dónde él es el protagonista. Una historia en dónde tres chicos son testigos de sus extraordinarias transformaciones, hasta convertirse en un héroe intergaláctico; y enfrentar a un terrible villano. Llamado Mr. Big, este fue interpretado por el mismísimo Joe Pesci (Arma Mortal 2, 3 y 4), y su pretensión era apoderarse del mundo, haciendo que los niños estudiantes consumieran droga.

En el protagonista de esta especie de documental-musical, se pueden rastrear con facilidad las distintas etapas de la vida de Michael, desde aquel niño que cantara la conmovedora canción de Ben, pasando por el joven de Thriller, hasta el de We Are The World, y Bad.

EXTRAVAGANTE Y POLÉMICA

La cinta esta armada a través de una serie de videoclips con reminiscencias de cómic, en una aventura plagada de efectos especiales y con un cortometraje final que pretende darle sentido a la narración. Un despliegue de fantasía y ciencia ficción, inconexa, pero con momentos inolvidables, que a final de cuentas vale más por lo representativo con respecto al artista y su trayectoria, que por sus verdaderos valores fílmicos. Amén de que logra proyectar el poder de la música y el baile, como solo Michael Jackson lo podía entender.

Moonwalker se estrenó al mismo tiempo que el disco Bad y su gira correspondiente, además de que tuvo su respectiva adaptación al mundo de los videojuegos, vía la extinta consola Sega Génesis. Fue al final de dicho Tour que la cinta estuvo disponible en video. A un año de su salida al mercado, ya había vendido tan solo en Estados Unidos, la cantidad de 800.000 unidades.

MOONWALKER
Estados Unidos, 1988
Director: Jim Blashfield, Colin Chilvers
Actores: Michael Jackson, Brandon Quintin Adams, Dante Basco, Joe
Pesci, Khiry Abdul-Samad, Tajh Abdul-Samad
Productor: Dennis E. Jones, Jerry Kramer
Guión: Michael Jackson, David Newman
Fotografía: Thomas E. Ackerman, Robert E. Collins, Frederick Elmes
Música: Bruce Broughton, Michael Jackson

Continuar...
Advertisement
Cargar Comentarios

Cine

Corazón Borrado, Kidman y Crowe protagonizan este poderoso drama sobre la reorientación sexual

Publicado

el

Recuerda usted querido lector cuando ese periodista y personalidad de la televisión mexicana declaró su homosexualidad para después asegurar que el cristianismo lo “curó”. Tal afirmación puede parecer increíble para muchos, lo cierto es que estas “reorientaciones sexuales” han existido desde hace varios años… y siguen existiendo. Dos cintas con esta temática surgieron en un mismo año: La primera The Miseducation of Cameron Post (Desire Akhavan, 2018) sobre una chica enviada a un campamento cristiano de “terapias de conversión” y Boy Erased, la más reciente película de Joel Edgerton acerca del mismo tema y la cual ya llegó a carteleras.

Boy Erased o Corazón Borrado se basa en las memorias del periodista Garred Conleys acerca de los intentos de una institución cristiana por “curarlo” de la homosexualidad. El personaje de Conleys, llamado en la película Jared Eamons (Lucas Hedges), es un muchacho de 19 años destacado en la comunidad, principalmente por ser el hijo del sacerdote (Russell Crowe) de la iglesia bautista a la cual pertenecen. Así que ese ambiente conservador provoca que Jared sea una deshonra para su familia.

Edgerton estructura la película de manera episódica para darle el mismo peso a la transformación del personaje: de la confusión incitada por su núcleo familiar hacia el eventual descubrimiento de que él no está en el error sino quienes los juzgan; esto teniendo como base las vivencias dentro de Love in Action, la institución cristiana dirigida por el “psicólogo”–sacerdote Viktor Skyles (interpretado por el propio Edgerton) a quien vemos utilizar métodos como incitar culpa en sus estudiantes o revisar los celulares y todo artículo personal.

Por otro lado, también se nos plantea un coming of age a través de flashbacks sobre sus días en la preparatoria cuando mantenía una relación con una chica y sus tiempos en la universidad donde se muestran los primeros indicios de su verdadera preferencia sexual. De igual manera las conversaciones con su madre (Nicole Kidman) son un punto importante en todo el asunto: el conservadurismo en su comunidad también conlleva la minimización de la mujer. El personaje de Kidman entiende que el amor a un hijo va de la mano con la aceptación; su afecto hacia Jared la impulsa de la mujer sumisa a imponer su opinión.

En general, Corazón Borrado es un sólido drama que, si bien es condescendiente y políticamente correcto, está enfocado en la transformación de sus personajes. La relación en la que más indaga es en la de Jared y su madre, el principal soporte de ambos y la clave para darse cuenta de la situación. Habrá gente que desconozca por completo estas terapias de conversión, por lo que Corazón Borrado es una opción, incluso, para ver la cosas desde un panorama mucho mayor.

Continuar...