Mis películas favoritas de 2018, por Jesús Chavarría

Como ya es costumbre, les comparto las películas que en este agonizante 2018 se convirtieron en mis favoritas. Cabe aclarar que no se trata de las que considero las mejores -aunque algunas también podría colocarlas en dicha categoría-, pues a diferencia de tal selección que obedecece a un análisis lo más objetivo posible -y que también comparto en otro espacio-, aquí la lista es resultado de criterios más subjetivos, por lo que creo que puede resultar un poco más divertida.

EL INFILTRADO DEL KKKLAN
Genial reencontrar al mejor Spike Lee, capaz de hacer de la ironía, la materia prima ideal para un testimonio sobre la intolerancia, el racismo y otros rasgos de la estupidez humana, que deambula con toda la desfachatez del mundo, entre el humor y el drama. Hilarante y despiadada.

SPIDERMAN, UN NUEVO UNIVERSO
El ingenio con el que retoman el lenguaje de los comics para una propuesta visual delirante y con identidad, sobre un guion bien estructurado que oscila entre el homenaje y la sátira, son suficientes para denominarla no solo como una de las mejores películas animadas sobre este tipo de personajes, sino del cine de superhéroes en general. Si esto es lo que va a hacer Sony con Spiderman, que no se lo devuelvan en un buen rato a Marvel-Disney.

GUERRA FRÍA
De Polonia a Berlín, pasando por París y Yugoslavia, un bello y doloroso testimonio sobre la prostitución de la nación perpetrada por los políticos durante la Guerra Fría, disfrazada de historia romántica. Composiciones que rayan en el virtuosismo, las posibilidades del blanco y negro llevadas al límite de la grandilocuencia propia del cine en su estado puro. Nada le sobra a la que sin duda fue de lo más cercano a una obra maestra que se pudo ver en este 2018.

NACIÓN ASESINA
Una violenta mirada a lo enfermiza que ha llegado a ser la sociedad digital moderna, que reinterpreta con cinismo e inteligencia los códigos de la actual cultura de la inmediatez y la extinción de la privacidad, así como el fenómeno mediático y la doble moral. Una historia de venganza, videoclipera, insólita y plagada de excesos, que además plantea un inteligente discurso feminista.

LA CASA DE JACK
La patología humana para un ejercicio de autoexposición tan incomodo como seductor y a veces brutal, que se sirve del absurdo para contraponer lo mundano con lo sofisticado del arte. Esta vez los efectismos y la usual pretensión de Lars von Trier, quien vuelve a demostrar su maestría para saltar entre géneros y aprovechar al máximo a sus actores, encajan a la perfección.

ISLA DE PERROS
Una emotiva fábula sobre la relación entre el ser humano y su mejor amigo, que le sirve a Wes Anderson para volver a llevar su peculiar estilo enrarecido al campo de la animación, logrando un pasaje único y maravilloso, tan divertido como evocador, que se sustenta en un discurso crítico acerca de la estigmatización, y en específico sobre el uso de los métodos clínicos como una forma de control social.

READY PLAYER ONE
El cine de referencia en su máximo esplendor para elaborar una aventura espectacular que mientras homenajea el espíritu del entretenimiento, habla sobre el creador extraviado en su propia obra y ofrece una emotiva reflexión sobre el consumidor enajenado, que culmina con el mensaje “Sí, los universos virtuales son extraordinarios, pero hay que vivir, la realidad está afuera y puede ser aún más maravillosa”.

MY DINNER WITH HERVÉ
Un personaje a medida para Peter Dinklage, quien se desenvuelve con convicción, encontrando momentos de una elocuencia emocional abrumadora, demostrando los alcances aún poco explotados de un actor en plena madurez. De inda y vuelta entre la nostalgia por esos episodios de la cultura popular poco referidos y la decadencia de una época, se trata de una biopic que se pone por encima del estándar televisivo y de paso rescata a un más que conveniente Andy García como Ricardo Montalvan.

THE OLD MAN AND THE GUN
Un emotivo auto homenaje que con sutileza e inteligencia, desarrolla y ofrece la redención a su protagonista, interpretado por un contenido Robert Redford, mientras pone al día los clásicos de cine sobre ladrones y asaltos bancarios. Ese momento de gracia en que las leyendas son capaces de no tomarse tan en serio para hacer reír con nostalgia al espectador.

UPGRADE: MÁQUINA ASESINA
La humanidad trasgrediendo sus límites a través de la tecnología, solo para quedar a expensas de sus propias creaciones, es un conflicto que aquí es llevado de la forma más literal a las entrañas de una persona, para entregar un irresistible, extravagante y violento ejercicio con aire a serie b. Una película que se apunta en la línea de la ciencia ficción más tradicional -aquella que se sustenta en discursos filosóficos y existenciales- y bebe de uno de sus subgéneros más apreciados, el ciberpunk.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here