Connect with us

Reviews Cine

Milla: De la vida sin techo a la vida doméstica

Published

on

Milla (Severine Jonckeere) se instala ilegalmente junto a su novio Leo (Luc Chessel) en una casa abandonada cerca de una zona costera. Dejan la vida en el bosque para intentar encontrar lo que muchos vivimos sin darnos cuenta. Los vemos conversar y bromear a la luz de las velas mientras comen sándwiches de jamón y queso, y vuelven el lugar habitable poco a poco acumulando objetos domésticos sacados de la basura o robados. El sueño de algunos es simplemente vivir la normalidad.

La película de la francesa Valerie Massadian retrata los momentos mundanos de una joven mujer que busca la estabilidad con su pareja, quien consigue trabajo en un buque de pesca. En algún punto ella queda embarazada y ellos son felices. La directora no busca el melodrama, estamos lejos de una historia de tragedia a pesar que el mayor conflicto y giro en la trama es la accidental muerte de Leo.

Massadian resuelve esto de manera de manera sencilla sin aspavientos. En dos secuencias nos enteramos de la muerte de la pareja de Milla y de su nuevo trabajo como una mujer de intendencia en algún hotel y ya con un notorio embarazo. Allí hace una nueva amiga con quien compartirá estos momentos de la película, sin embargo, antes de profundizar más, nos encontramos con otro giro abrupto donde de un corte a otro ya vemos a la protagonista con su pequeño hijo Ethan en un pequeño pero cómodo departamento. La vida no la ha ignorado por completo.

La directora sugiere la tan anhelada estabilización de la protagonista. Durante esos momentos en el último acto la vemos feliz junto a su hijo, compartiendo las banalidades de la normalidad tal y como lo hacía con Leo al principio de la cinta. En la transición hacia la adultez los huecos ambiguos que deliberadamente deja Massadian, lo cual a algunos asombrará y a otros aburrirá. Qué más remedio, así es la vida.

Advertisement
Comments

Reviews Cine

Venganza, ¿Más de lo mismo?

Publicado

on

Liam Neeson se ha encasillado en protagonizar películas de acción con alto contenido violento y donde el tema principal es la venganza.

Desde Taken en 2008 lo hemos visto una y otra vez interpretar el rol del personaje que se ve afectado por la misteriosa muerte o desaparición de alguien cercano orillándolo a buscar venganza o redención.

Cold Persuit o Venganza bajo cero no es tan diferente a las demás, presenta la historia de un tranquilo quita nieve que vive en paz con su familia, pronto su armonía se ve afectada por la muerte de su hijo y conforme transcurre el tiempo va descubriendo a los responsables de su dolorosa pérdida.

El film es protagonizado por Liam Neeson (El pasajero, 2018) Tom Bateman (Vanity Fair, 2018) Laura Dern (Big Little Lies, 2016) y Emmy Rossum (You´re not you, 2016) entre otros y dirigida por el noruego Hans Petter Moland quien nos trae el remake de su película Kraftidioten de 2014 y que fue estelarizada por Stellan Skarsgard (River, 2015).

La cinta no toma riesgos, va por lo seguro e incluso se nota que no se lo tomaron en serio ya que tiene un toque de comedia, pese a la situación de estar viendo asesinato tras asesinato.

Las actuaciones son medianas, Neeson ha actuado tanto de lo mismo que resulta familiar, ya sabes lo que hará y dirá, su personaje es muy predecible mientras que Bateman sigue sin convencer por no decir que aún no sabemos si ese es su nivel de actuación o aun no encuentra el proyecto por el cual tenga que comprometerse y demostrar que por algo es actor.

¿Más de lo mismo? Si, pero no es aburrida, cumple con el objetivo de entretener al espectador con secuencias de acción, violencia, humor y drama, una alternativa de perder el tiempo sin hacerte sentir mal, perfecta para aquellos que buscan distracción momentánea sin adentrarse en un historia profunda.

Continúa leyendo