Connect with us

Reviews Cine

Mid90s: Jonah Hill y su manera de rendir homenaje a la juventud con la que le tocó crecer

Published

on

Ahora es muy común escuchar que un actor se pone tras una cámara para mostrar al mundo su talento para contar historias dando ese “gran paso” en la industria del cine y desde otra posición, pues como ya les habíamos contado, fue en nuestra visita al Festival Internacional de Cine de Toronto que trajo consigo una buena cantidad de filmes dirigidos por actores y podemos decir con toda seguridad que Jonah Hill no nos queda a deber nada en su debut como director con la cinta Mid90s.

La historia desarrollada en los años 90s y ambientada en Los Angeles California, sigue la vida de Stivie (Sunny Suljic) quien vive con su madre Dabney (Katherine Waterson) e Ian, su hermano mayor (Lucas Hedges) este último es el ídolo de Stivie, pero tristemente, es su más grande bully, pues de manera violenta lo hace menos en todo momento.

Mid 90s Movie Trailer

En busca de aceptación y un camino a la hombría, Stevie de 13 años, vaga por una tienda de skate de su barrio con la esperanza de hacerse amigo de los chavos mayores de la zona. Su entusiasmo por aprender a andar en patineta, y su ingenuidad ante la vida, rapidmente encantan a Ray (Na-kel Smith) y su grupo de amigos “viciosos”, en poco tiempo, Stevie tiene su primer contacto con el alcohol, fuma marihuana, intimida con las chicas e intenta riesgosos trucos de skate para impresionar a sus nuevos amigos. Las imprudencias de estos chavos, los hacen meterse en diferentes líos.

Detalles y gran nostalgia aparecen en la película, pues Hill nos transporta a los 90s con apariciones de Nintendo, los ya obsoletos discos, los Teenage Mutant Ninja Turtles, tshirt con emblemáticos prints y una banda sonora que incluye “Kiss From a Rose” de Seal y “Wave of Mutilation” de Pixies, como nota a estos últimos datos, la curaduría musical estuvo a cargo de Trent Reznor.

La interpretación de Lucas Hedges es majestuosa (siempre lo hace bien, pero esta vez vuela con su actuación), así como la de Sunny Suljic, nuestro pequeño protagonista quien es su papel nunca pierde el control y sabe manejar cada situación.

Bien dicen que la primera impresión nunca se olvida y mid90s se siente como el alma de Jonah Hill saliendo a la pantalla, una expresión auténtica de maduración, crecimiento y nostalgia pura.

Advertisement
Comments

Cine Mexicano

El Hombre Detrás de la Máscara

Publicado

on

El Santo regresa al cine. No de la forma en la que nos acostumbramos a verlo: peleando contra zombies, vampiros, momias, monstruos y un largo etcétera; sino que, esta vez, de una forma mucho más íntima de la mano del heredero del legado, El Hijo del Santo. Como su nombre lo refiere, El hombre detrás de la máscara, documental dirigido por Gabriela Obregón, intenta mostrar el lado más personal de aquel héroe popular.

Al inicio de la cinta se nos advierte que todo lo relatado parte desde un punto de vista subjetivo. Esto porque conocemos la historia de Rodolfo Guzmán, El Santo, a través de la historia de su hijo. Pese a la gran cantidad de declaraciones de familiares, amigos, colegas y expertos, se nos acerca al primer Enmascarado de Plata por las anécdotas propias de El Hijo del Santo.

Entre esas anécdotas se destaca, por ejemplo, cuando el sucesor luchístico relata el momento en que se enteró que su padre era el legendario Santo: Un día, su padre lo invita a su “trabajo”, mientras viajaban en el automóvil un grupo se gente se acercó a las ventanas, entre gritos y manoteos, el pequeño Hijo del Santo no comprendía qué pasaba; cuando volteó al asiento trasero, donde se encontraba su padre, se dio cuenta que en su lugar estaba El Santo.

De igual manera, recuerda cuando su padre falleció e incluso en un momento tan personal tuvo que portar la máscara por la cantidad de prensa que había. De este tipo de anécdotas está llena El hombre detrás de la máscara, a la vez que se muestra una gran cantidad de imágenes de archivo inéditas donde vemos a un joven Santo compartir momentos con su familia, y videos caseros de El Hijo del Santo en sus viajes por Europa.

El problema es que esa advertencia del principio sobre el punto de vista subjetivo pareciera más una justificación a la especie de auto promoción que termina siendo la película. La historia del Santo original se vuelve un mini homenaje dentro del arco principal que es la vida del hijo. Carece de la objetividad necesaria para hacernos creer por sí solos en el mito que significa El Santo dentro de nuestra cultura popular, como sucede al inicio de la película.

En cambio, se nos intenta convencer de que la explotación comercial del personaje es necesaria para su preservación. Ni siquiera hay una declaración por parte de algún periodista o experto que equilibre la balanza. Todo en pantalla se siente meticulosamente controlado para no afectar de ningún modo la imagen del protagonista y productor de la cinta, minimizando, sin querer, lo temas relevantes que toca en algún punto, por ejemplo, la lucha y sacrificios que ha tenido que afrontar fuera del ring para conservar el anonimato de su persona y el misticismo de su personaje.

Se nota la gran labor de El Hijo del Santo en pro de mantener vigentes los recuerdos de su padre, sin embargo, el enfoque que se la otorga al documental, irónicamente, nos deja justo con la idea contraria que se pretendía dar.

Continúa leyendo