Contacto

Macabro 2021: Killer Concept y el proceso creativo de matar

MV5BZDE0MWI0YjItMDJjNS00ZjQwLThkN2UtM2NjMzE1MDU3ODVlXkEyXkFqcGdeQXVyMjIxMDE2MjQ@._V1_

Reviews Cine

Macabro 2021: Killer Concept y el proceso creativo de matar

En esta nueva tendencia-necesidad de crear películas durante el confinamiento -recordemos, por ejemplo, Inside (2021) de Bo Burnham- llega Killer Concept, dirigida por el estadounidense Glenn Payne,  la cual sus creadores aseguran fue “filmada durante la cuarentena con un elenco y crew de cinco personas, sin guion, diálogos improvisados y solo 900 dolares”. Dicho esto, Payne junto a su guionista y protagonista Casey Dillard presentan una interesante comedia negra de suerte autorreferencial.

Seth (Coley Bryant), Holly (Casey Dillard) y Mark (Glenn Payne) están ideando una película de terror. Recordemos que Payne y Dillard en la vida real ya han trabajado juntos en la cinta de horror Driven (2018), él como director y ella como guionista. Pues, esta colaboración se repite aquí y no solo detrás de cámaras, también enfrente, pero llevándolo a terrenos ficticios donde Dillard interpreta, precisamente, a una guionista. 

MV5BOGQ1NzU2MjItNTg1Yy00MWNlLWFjYzItMzU3Mzc4ODJkN2JiXkEyXkFqcGdeQXVyMjIxMDE2MjQ@._V1_

En la ficción de Killer Concept, ella es una experimentada escritora de crímenes reales que fue contactada por el aspirante a cineasta y fan de las películas de horror Seth, mientras el personaje de Payne es su colaborador. Seth cree tener una idea increíble para su primer largometraje: hacer un filme que cuente los asesinatos que están sucediendo en su localidad. El problema es que Holly no está muy de acuerdo con el giro sensacionalista y explotativo que Seth pretende. Él quiere realizar una cinta más cercana al estilo de Halloween o The Texas Chain Saw Massacre; ella, por el contrario, quiere apegarse a la realidad aunque el asesino, a ojos de Seth, sea un aburrido que solo mata ahorcando.

Si consideramos que la película que estamos reseñando aquí fue hecha sin guion y con diálogos improvisados, probablemente su concepción sucedió justo como la vemos ficcionalizada en pantalla: con los sujetos en cuestión discutiendo en un cuarto a causa del estancamiento creativo. Parece que Payne y Dillard llegaron a la conclusión que el debate en sí es más interesante que el tema debatido y simplemente decidieron hacer una película sobre hacer otra película pero con el recurso base de cualquier narración dramática: el elefante en la habitación.

MV5BM2U2OGE4NjMtOWExMi00ZjIwLWJiODgtZTcxYzkyNGM4ZTg3XkEyXkFqcGdeQXVyMjIxMDE2MjQ@._V1_

El misterioso asesino al que le quieren hacer una película es Mark, pero Seth y Holly no lo saben. Es importante aclarar que esto NO es spoiler. La identidad del homicida es revelada en el prólogo, desde los primeros minutos sabemos esto y, de hecho, gran parte de la diversión proviene de que nosotros como espectadores conocemos algo que los personajes no. Esa es la sustancia de Killer Concept, ver la dinámica de los personajes con un Mark fingiendo mientras escucha cuando lo llaman psicópata, perdedor y hasta pedófilo (no lo es), a la vez que lidia en su interior con el porqué de sus deseos y retorcidas acciones llegando al punto de sufrir una especie de “bloqueo asesino”.

Killer Concept es bastante divertida en su juego entre el proceso creativo y el acto de matar. Momentos como la recreación de Holly y Seth a uno de los asesinatos de Mark o cuando le mencionan que todas las víctimas tienen nombres de flores y él ni enterado estaba son ejemplo de ello. No obstante, hacia el final la cinta toma un tono más serio al enfocarse de lleno en el conflicto de Mark y, por consecuencia, se convierte justo en eso que parodiaba durante los dos primeros tercios del metraje.

large-screenshot2

Mientras veía la película no pude evitar pensar que hay dos tipos de aspirantes a cineastas: Los que han visto el suficiente cine como para recrear clichés sin darse cuenta y los que han visto demasiado como para esquivarlos y a partir de allí intentar algo diferente. Killer Concept parodia el primero a través de Seth, mientras la cinta tiene algo de los dos. Payne y Dillard logran una interesante comedia negra que a decir verdad no parece estar filmada con 900 dólares. No digo que no sea así, sino que a nivel de producción seguro aprovecharon cada rincón de las locaciones, las cuales  van de una casa a otra, bodegas y garajes; además el elenco es poco y hay nulos efectos especiales. Todo se desarrolla a base de diálogos. 

En general, Killer Concept es un ejercicio narrativo bastante grato que, a pesar de su fallas al final, nos recuerda porqué amamos el cine.

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de Reviews Cine

Top