Síguenos :)

Butaca Alternativa

Lucas: Una lección de amor de Odín Dupeyron

Publicado

en

Desde hace pocos años hemos escuchado mucho de un nuevo filósofo que está en contra de muchas de las ideas más populares arraigadas desde hace pocos años gracias a publicaciones como “El Secreto“, “¿Quién se Robó mi Queso?“, pensadores como Osho, Og Mandino y muchos otros autores y obras que llevaron a toda una generación actual a aferrarse a que el universo debería servir siempre en su favor, sin prepararnos para aceptar la cruda realidad.

Lucas es una obra con más de 25 años de haberse escrito y a pesar de eso sigue hablando de un tema con el que no puede lidiar la sociedad del siglo XXI plenamente: el hecho de que realmente no sabemos lo que es verdaderamente el amor.

Durante dos horas amenas se nos invita a reflexionar lo poco que entendemos de nuestra naturaleza humana, después de que nos hemos jactado de ser el único ser con el don de la conciencia y la razón, pero nunca nos dimos cuenta en qué momento nos dejamos militar por estas dos condiciones privilegiadas.

El personaje Lucas, encarnado por Odín es un personaje que invita al espectador a introvertirnos en este tema, porque podemos ver que es una figura desinteresada y libre que tiene la facilidad de amar profundamente a las personas a su alrededor, y lo último que podríamos suponer es que fuera como una bomba de tiempo que termina cambiando el mundo a su alrededor.

A su vez comparte su departamento con su amiga de toda la vida Inga, una chica muy “generosa” con el projimo que  se la vive repartiendo amor, y al mismo tiempo los visita muy frecuentemente David, un personaje mucho más joven que ellos, pero que los frecuenta todo el tiempo posible por una razón muy especial que ni el mismo comprende.

Lucas es un personaje homosexual, no gay como el mismo explica, porque ser gay implica todo un estilo de vida y a el sólo le gustan los hombres. Es fantástico porque rompe todos los estereotipos que pudieramos conocer y constamente estará invitandonos a que mantengamos la mente abierta, no solo para divertirnos sino para que tengamos en cuenta esa actitud para lo que nos deparan los tiempos futuros que se viven actualmente.

A partir de algo tan cotidiano, Odín construye unos personajes sumamente carismáticos y profundos, pero en realidad, la clave del éxito de esta obra es el hecho de que solo alguien como el sabe como hacer que el espectador se identifique con la obra a cada momento, llenando a los protagonistas de defectos que unicamente enaltecen lo maravillosos y familiares que resultan. La historia tiene un valor muy importante porque no solo nos habla del amor desde el punto de vista romántico, sino del amor entre amigos, entre familiares y hasta de los lazos que formamos entre persons que nunca antes habías visto y que aunque no compartan tus mismos intereses, puede nacer el sentimiento de una manera muy fuerte e indudable.

Si nunca han ido al teatro, Lucas es una excelente oportunidad para que conozcan los alcances, las posibilidades y los mensajes tan importantes que se pueden manejar de una manera completamente espontanea y fresca. Al contrario de una película, siempre habrá variantes inesperadas que viven los actores y que comparten con todo el talento que pueden aportar a estas historias y que sin duda harán que siempre veas algo que nuevo exclusivamente para ti.

Patrocinador
Comentarios

Destacados