Criticas CineReviews Cine

Leto: Un verano de amor y rock

0

Leto es una oda al rock’n’roll de la década de los 70. El largometraje plasma los valores de la inconformidad y el hedonismo con toques nihilistas que caracterizaron el movimiento punk. Los protagonistas analizan obsesivamente las canciones de David Bowie, T. Rex, Iggie Pop y Lou Reed, mientras tratan de recrear su magia.

El director se centra en la relación entre los dos músicos, Viktor y Mike. Su amistad se nutre de una rivalidad sana y de admiración mutua. Para ambos, la música es mucho más importante que cualquier problema terrenal. El relato se centra su juventud; la fama es una quimera a perseguir mientras tratan de disfrutar al máximo de cada momento. Su actitud punk los convierte en enemigos del estado y sus canciones rock conforman una protesta contra el régimen.

La noción del arte para “pasarlo bien”, que tanto enfatizan los protagonistas, se traslada al guion y al estilo visual de la misma película. Se añaden diversas secuencias musicales que mezclan acción con complejas coreografías; Cabe destacar la interpretación de Psycho killer durante una pelea en un tren. Tras estos desvíos ocasionales de la trama, aparece un personaje que rompe la cuarta pared para recordar al público que la representación de los eventos es una exageración de la vida real. La imaginación del director también participa en el film a través de dibujos a mano sobre los fotogramas.

En definitiva, Leto hará disfrutar a todo fan del rock de los 70 mediante sus constantes referencias al género y a sus pioneros. El director captura la esencia DIY (do it yourself) de la música de la época y la presenta envuelta en un aura de fantasía. Todos estos elementos encajan a la perfección para expresar las tribulaciones de dos músicos que anhelan la libertad absoluta durante la represión comunista.