Reviews Series

La Temporada 5 de Black Mirror es un recordatorio que la serie se está quedando sin ideas

0

Black Mirror vuelve con una temporada que se enfoca más en la humanidad que en la tecnología 

La quinta temporada opta por solo tres episodios dirigidos por James Hawkes, Owen Harris y Anne Sewitsky, respectivamente, pero trae muchas actores reconocidos como Anthony Mackie, Yahya Abdul-Mateen II, Pom Klementieff, Miley Cyrus, Topher Grace, Andrew Scott, y más, todos teniendo varias encarnaciones de aquellos influenciados, positivos y negativamente, por la tecnología. 

Con sus 3 episodios, Smithereens, Rachel, Jack y Ashley Too y Striking Vipers, la temporada 5 de Black Mirror está notablemente perdiendo su toque sobre lo distópico que lo ofrecía en algún momento en la serie. En cambio, la nueva temporada se compone principalmente de episodios mucho más ligeros. Mientras que en la superficie puede parecer que el creador y escritor de la serie Charlie Brooker está intentando revivir sus glorias pasadas en la forma en que estos episodios de Black Mirror estén menos convencionales y que se base en solo entretener. 

El primer episodio titulado Striking Vipers, está justo en la línea de ser algo especial en la forma en que Black Mirror solía ser con episodios como Be Right Back y San Junípero fueron. Ambos episodios giraron en torno al concepto de la conciencia humana, incluso después, de la vida tal como la conocemos y exploraron las maravillas o limitaciones de la misma. Este episodio ocupa ese mismo espacio filosófico, pero lo aborda de una manera mucho más tonta. Presentando un videojuego al estilo de Street Fighter llamado «Striking Vipers» que usa tecnología que altera la conciencia para que los jugadores caigan en la acción, permitiéndoles sentir todo lo que les sucede a sus avatares, el episodio busca explorar la línea entre la identidad y el avatar. y entre la pornografía y la infidelidad en un mundo de vida online cada vez más interactiva.

Striking Vipers ofrece una acción espectacular y, curiosamente, un trabajo infinitamente mejor para dar vida a un videojuego en la pantalla que la mayoría de las adaptaciones de videojuegos. Pero la emoción de ser transportado dentro de tu videojuego favorito es superficial, y desafortunadamente, el episodio en gran parte aborda los temas más interesantes. ¿Qué significa la identidad de género, raza y matrimonio dentro de un mundo digital donde todo y nada es real? Para eso, ¿qué es el sexo y la sexualidad? ¿Cómo alteran esas experiencias de quién eres en el mundo real? ¿Dónde trazamos la línea entre quiénes somos, quiénes queremos ser y quiénes podemos ser cuando todo está en la mesa?

Son preguntas fascinantes y, en ese sentido, Striking Vipers es el episodio de la quinta temporada que más se acerca a la impresionante habilidad de Black Mirror para predecir las próximas crisis metafísicas de la evolución técnica. Desafortunadamente, el guión de Charlie Brooker en gran parte no es lo suficientemente bueno para justificarse, y se contenta con plantear preguntas filosóficas profundas sin explorar esas profundidades. El resultado es un drama romántico entretenido aunque limitado a través de la perspectiva de la ansiedad digital que está más interesada en la experiencia de estos tres personajes que en las consecuencias de lo que significan esas experiencias. 

Smithereensel segundo episodio…

El segundo episodio se siente como parte de los inicios de Black Mirror. Por un lado, es sombrío como viven un infierno y en su mayoría se ambienta en Inglaterra. Pero también es el episodio que está más interesado en la visión global de cómo la tecnología da forma a la sociedad, y de las pocas consecuencias que tienen para los directivos que controlan todo. Además, tenemos una actuación completamente brutal de Andrew Scott, entrega todo como un hombre con nada que perder para seguir viviendo.

Scott interpreta a Chris, un joven devastado que está influenciado por los males de las redes sociales y que accidentalmente enciende una crisis internacional cuando secuestra a un empleado de una empresa de tecnología llamada Smithereen. A los pocos minutos de hablar con el CEO de Smithereen, Billy Bauer, Chris se equivoca en secuestrar a una persona importante con un pasante y exige que le consiguiera el celular de Billy Bauer. En lo habitual de Black Mirror, nada saldrá bien, la tensión aumenta, y todo culmina en un giro emocional. 

Es el episodio más fuerte en la nueva temporada, y todos los actores tanto principales y secundarios son fantásticos, pero la duración de 70 minutos no favorece a la trama, especialmente cuando la temática depende de algo demasiado simple para justificarlo. Smithereen logra ser mejor que el tema de la temporada 3, Nosedive, pero desafortunadamente, ese mensaje no es del todo bueno, a pesar de tener grandes actores, la ejecución del episodio no ayudó en nada en alargar la historia y que por momentos, se volviera aburrida. 

El tercer y último episodio de la quinta temporada tuvo la mayor cantidad de comentarios positivos antes del estreno, gracias a que Miley Cyrus se uniera al elenco, interpretando a una especie de versión de si misma. Rachel, Jack and Ashley Too muestra a Cyrus interpretando a la cantante Ashley O, una artista de pop atrapada en una peluca rosa y una identidad construida alrededor de personas que la están manipulando para construir un imperio. Está desesperada por salir de su papel de ser la siempre agradable, pero gracias a la influencia de su tía, Ashley se siente atrapada en una jaula de su propia creación. En el otro lado de la historia, está Rachel; una adolescente con problemas sociales que está obsesionada desesperadamente con su ídolo Ashley O, y con todas las afirmaciones vacías que su marca representa.

Sus caminos se cruzan cuando el equipo de Ashley O desarrolla un robot con inteligencia artificial similar a Alexa, llamada Ashley Too, creada a partir de pedazos de la personalidad de Ashley, y el padre de Rachel inmediatamente le compra una para su hija. Mientras que la hermana mayor de Rachel, Jack, menosprecia a la princesa del pop de su hermana. Mientras tanto, el conflicto de Ashley O con su tía alcanza un punto crítico, un tanto peligroso cuando busca una manera de permanecer todavía rodeada de riquezas. La introducción de Ashley Too devuelve a Brooker a uno de sus temas favoritos; La capacidad de copiar y alterar la mente humana en forma digital. Desde la introducción del concepto de conciencia humana, un ejemplo fue con el fenomenal especial navideño llamado White Christmas, Brooker se ha fascinado cada vez más por la perspectiva de cómo podría vivir la conciencia humana y todo el mundo en las infinitas posibilidades que la invención humana podría provocar.

Desafortunadamente, Rachel, Jack y Ashley Too no es un buen episodio, ya que utiliza el concepto familiar como un medio para una investigación sobre la naturaleza de la industria musical, la identidad adolescente y la lucha por la autonomía en la era digital. Tal vez todo sonó muy bien escrito, pero, el episodio ocasionalmente recurre a conceptos en que te pones a pensar demasiado, pero con un giro muy extraño para Black Mirror, el episodio los usa para impulsar una historia un tanto atractiva, ya que es entretenida, pero con un final feliz.

El episodio no es lo suficientemente bueno como para ofrecer algo que valga la pena destacar, ni lo suficientemente atractivo como para sentirse ser parte de este universo. Es extrañamente divertido, y como el resto de los episodios de la Temporada 5, parece que hace que su tipo de público, no era el que estaban acostumbrados a ver. 

El episodio interactivo de Bandersnatch demostró que el crew de Black Mirror busca apoyarse y evolucionar con la tecnología. Tal vez en los años que han pasado desde la temporada 4, Brooker se dio cuenta de que la realidad en el 2019 ya es más aterradora que cualquier otra cosa que puedan soñar. Tal vez es por eso que la quinta temporada tiene menos cosas negativas, inclinándose más hacia el optimismo. No es un un cambio. Incluso con episodios más ligeros, Black Mirror aún ofrece algunos de las mejores historias de la ciencia ficción, y en un mundo que está cambiando tan rápido como el nuestro, es justo esperar que una serie temática tenga que evolucionar. Puede que no esté al nivel de las primeras temporadas  y es posible que no nos muestre tanto como antes, pero sigue siendo un buen lugar para buscar la autorreflexión de la era digital.

Calificación de la Temporada: 3.5/5

Mejor Episodio: Rachel, Jack and Ashley Too