Contacto

La Paloma y el Lobo: retrato del intento esperanzador de vivir.

LPYEL_poster_redes

Cine

La Paloma y el Lobo: retrato del intento esperanzador de vivir.

La cinta del realizador Carlos Lenin, ganadora en el FICUNAM y el Festival de Locarno llega a salas este 25 de marzo.

 

“Lo que situaba en el centro de esta guerra violenta era el intento, el gesto de querer amar, de salir, de decir ‘no me importa que se esté cayendo todo, no importa que se esté quemando todo, voy a intentar por una vez decirle alguien que en efecto la quiero’”.

 

En 2015 el director Carlos Lenin estrenó su segundo cortometraje titulado Latitud Norte, con el cual siguió un camino para mostrar, cinematográficamente, algo íntimo pero a la vez algo que lo relacionara con su hogar, con sus amigos de infancia y juventud y las transformaciones que experimentaron a raíz de la violencia de la guerra contra el narcotráfico.

Cuatro años después, ese sendero apuntaló con más fuerza, con el filme La Paloma y el Lobo en la que a pesar de que se habla de violencia, el punto central de este retrato no es este gravísimo fenómeno en sí, si no las consecuencias del mismo pero sobre todo, la valentía de intentar, a pesar de todo, seguir viviendo.

“A mi la parte bonita, es que me interesaba escuchar sus relatos amorosos, sus intentos por seguir haciendo sus vidas en un entorno tan violento como el que nos tocó, porque Linares se convirtió, durante un tiempo en esta guerra contra el narcotráfico, en territorio de paso entonces se lo empezaron a pelear un par de cárteles y el ejército también estaba aportando su dosis de violencia y a mí me llamaba mucho la atención cuando regresaba, cómo la gente salía  la calle para intentar hacer su vida, para intentar amarse, hacer una familia, realizarse profesionalmente y eso me parecía muy valiente, me parecía muy esperanzadora su manera, por lo tanto, traté de construir una película que emergiera de estas experiencias amorosas de las que tuve el privilegio de ser testigo”, explicó el cineasta en entrevista para Yourocket.

“Y digo amorosas en el sentido más amplio del término, no todas las historias eran, como tradicionalmente se dice, de un final feliz, o de cierta felicidad, más bien yo lo que situaba en el centro de esta guerra violenta era el intento, el gesto de querer amar, de salir, de decir ‘no me importa que se esté cayendo todo, no importa que se esté quemando todo, voy a intentar por una vez decirle alguien que en efecto la quiero’ y eso me parecía muy valioso para tratar de articular alrededor de eso una historia compleja como la realidad”, continuó.

Ya centrados en las consecuencias de la violencia, conocemos los personajes: Paloma (Paloma Petra) y Lobo (Armando Hernández), una pareja que vive, ama y lucha en medio de la desolación, la agonía del calor y la sed, pero también por la sed de un camino diferente, enfrentando sus propios monstruos interiores fabricados con dolorosos recuerdos y enfatizados por los sueños y aspiraciones.

paloma

“El Lobo en su caso tenía la experiencia de haberse enfrentado a escenarios violentos, haber tenido que decidir ciertas cosas y huir. Por su parte, Paloma vive la violencia sistemática y permanente de la falta de oportunidades, del patriarcado, la misoginia, del machismo y de sus distintas manifestaciones. Me interesaba construir al Lobo como un hombre amputado emocionalmente, que por eso mismo y sus decisiones, termina transformando su entorno en algo que él ni siquiera quiere, a partir de sus silencios que son perturbadores porque él no sabe hablar, piensa que no merece hablar porque se considera malo y Paloma enfrenta a eso a su pulsión constante de ser querer ser feliz un rato, no es la felicidad completa, solo un rato”, señaló Lenin.

Enfatizando en el Lobo, este se muestra como un espejo de muchas realidades – sin duda no menos importantes que las de Paloma -, pero en su caso se toma como un ejemplo de una que definitivamente debe de transformarse.

“Cuando yo he dicho que el Lobo es una representación de un hombre muy específico de nuestro tiempo y que merece morir lo digo con todo el amor posible. Los tiempos demandan una mayor valentía emocional que nos permitan explorar todas nuestras identidades, entender que somos muy frágiles y permitirnos fallar, crecer, aprender a escuchar, deconstruirnos, no creo que sea fácil”, afirmó.

STILL22 la paloma armando

“…Siento que el descanso tiene que llegar a través de la fiebre más profunda y dolorosa y creo que así tenderá a suceder en un buen sentido, es transformación dolorosa y muchos de los que estamos aspirando a un resurgimiento, muchos nos vamos a despertar después de la fiebre y creo que eso está bien, y es lo que trato de decir o a lo que me he referido”.

“Conversando con amigos y conmigo mismo, de pronto detectaba dolores muy profundos o heridas muy grandes, muchas veces escuché a batos o morros que lograron sobrevivir a situaciones muy fuertes, que lo único que querían era morirse, desaparecer y eso tiene que ver con que no pueden lidiar con lo que están sintiendo y yo creo que a eso me refiero un poquito con que merecen desaparecer o morir, quiero decir, merecen descansar, siento que el descanso tiene que llegar a través de la fiebre más profunda y dolorosa y creo que así tenderá a suceder en un buen sentido, es transformación dolorosa y muchos de los que estamos aspirando a un resurgimiento, muchos nos vamos a despertar después de la fiebre y creo que eso está bien, y es lo que trato de decir o a lo que me he referido”, recordó el director.

Y en ese mismo tenor, en la cinta aparecen personajes mucho más jóvenes, representando a nuevas generaciones que también han vivido el peso de las consecuencias de la violencia y que abrasivamente nos dan cuenta de los rencores y batallas que viven y que muchas veces se muestra como rebeldía.

“Allá afuera hay una generación legítimamente enojada, muy enojada porque no han visto otra cosa más que violencia y promesas de un futuro rotas una y otra vez.   Recuerdo mucho que estos batos me decían que lo único que querían era dormir, que no podían dormir bien y querían dormir”, destacó.

morros paloma

Las imágenes son parte fundamental de esta película, pues se trata de tomas contemplativas que nos recuerdan más que a otros filmes, a pinturas y fotografías con un lenguaje que permitiera al espectador entrar en un híbrido reflexivo con la oscuridad, pero algo de esperanza, lejana, pero esperanza al final.   Este lenguaje se nutre con el sonido, que muchas veces incluso obliga al espectador a querer taparse los oídos, al ser enfrentado a un terror que no ve pero que siente.

“Quería que el sonido fuera todo lo violento que puede ver, y quitar la imagen porque en el sentido de nuestra película distanciaba al espectador, quería obligarnos a escuchar esos quejidos y lamentos para conectarnos con las posibilidades de nuestras propias violencias, las que también hemos ejercido pero mostrando solo una parte de la violencia, para que completemos juntos el resto”, afirmó.

El espacio sonoro y su silencio, complementa también la imagen de su hogar, de su tierra, también lastimada, pero al mismo tiempo en búsqueda de acabar y renacer.

“Quería mostrar la imagen desoladora de mi casa, de mi pueblo porque es como yo sentía mi casa: sentía que todos los espacios en los que crecí se transformaron después de esta guerra y durante, pero ya volver a verlos es mirarlos desde un punto de vista, tal vez trágico, pero es verlos agonizando y merecen morir de una forma digna para intentar construir otras cosas.

“(mi casa, esos espacios)… merecen morir de una forma digna para intentar construir otras cosas porque son consecuencia directa de las violencia que vivimos, de lo que decidimos, de lo que hacemos o no hacemos, de lo que decidimos no ver o no escuchar”.

ellas la paloma

Luego de su paso por festivales como Morelia (Selección oficial), Los Cabos (Ganadora Cinemex México Primero), FICUNAM 2020 donde obtuvo el Puma de Plata y el Festival de Locarno 2019 donde obtuvo el Swatch Art Peace Hotel Award, entre otros, así como las nominaciones al premio Ariel en 2020 : Mejor ópera prima, Mejor actuación masculina (Armando Hernández), Mejor fotografía (Diego Tenorio) y Mejor sonido; La Paloma y el Lobo regresa a salas cinematográficas este 25 de marzo, bajo la distribución de Piano.

 

La Paloma y el Lobo

Director: Carlos Lenin

Guion: Carlos Lenin, Jorge Guerrero Zotano

Productores: Miguel Ángel Sánchez M.

Compañía Productora: ENAC – CUEC / IMCINE – FOPROCINE

Directora de Fotografía: Diego Tenorio

Diseñadora de Producción: Elva Yanuaria Algravez

Editor: Alicia Segovia

Sonido : David Muñoz

Supervisor Musical: Mauricio “Gonzo” Arroyo

Música: Chikis RA, Los Mier

Reparto:

Paloma : Paloma Petra

Lobo : Armando Hernández

Vanessa : Mónica del Carmen

Diablo : Pablo Mendoza

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de Cine

Top