Connect with us

Lucha Libre

La Leyenda de Plata: Noche de Dinamita y un Cavernario Imponente

Published

on

Retumban los gritos en cada rincón de la Arena México, es un sonido ensordecedor. Monedas sobre el encordado. Carístico, Místico y Volador dejaron caliente la lona; a pesar de la derrota, Pentagón Jr. (o Penta 0M) recibió el aplauso del respetable.

El público eufórico recibe a Cavernario y Rey Fénix, protagonistas de la final de “La leyenda de Plata”, ambos luchadores llegan en gran momento.

Cavernario es el campeón semicompleto del CMLL y triunfador del reciente Aniversario del templo de la lucha libre nacional. Fénix uno de los mejores gladiadores independientes, su vertiginosa carrera lo ha llevado a combatir con monstruos como Kenny Omega y Low Ki.

La primera caída es dominada por el técnico y su espectacular repertorio aéreo y movimientos estilo japonés; en la siguiente el rudo impone su estilo seco, al punto de dejar maltrecho al rival fuera del encordado.

En la tercera y definitiva se alterna el dominio, Fénix deleita al público con un suicida vuelo en reversa; el rudo se trepa por encima de los reflectores y realiza una temeraria plancha sobre el adversario.

Cavernario merma de a poco la resistencia del técnico, quién escapa de un suplex poco ortodoxo, una poderosa “cavernaria” y de una espectacular “tapatía”.

Fénix vende cara la derrota, saca la casta y aplica al rudo un driver, pero éste sale avante, sorprende al técnico para aplicarle de nuevo la “cavernaria”. El referí decreta la victoria de Cavernario, un lastimado Fénix recibe atención médica y sale en camilla, mientras el público una vez más arroja monedas.

La arena estalla cuando aparece el veterano Máscara Año 2000, quien festeja 4 décadas de carrera y en el sentido homenaje aparece otra leyenda, Cien Caras.

Tras el breve tributo, “el macho de Lagos” y los nuevos Dinamita (Sansón, Cuatrero y Forastero) enfrentan a Último Guerrero y sus pupilos (Euforia, Gran Guerrero y Templario).

Una batalla seca, áspera, de castigos alternos, ruda de principio a fin. La primera es para los Dinamita y en la segunda emparejan los Guerreros; la tercera es definida por los de experiencia y “Chucho” Reyes, como en sus mejores tiempos se levanta con la victoria.

Ya envalentonado, Máscara Año 2000 ofrece la revancha a Último Guerrero y compañía, pero lo reta a jugarse las cabelleras, el lagunero no de achica y acepta su propuesta. ¿Cuál será la conclusión de esta sorpresiva rivalidad?

Para despedir noviembre, el próximo viernes suben las leyendas al encordado, una función de nostalgia que se vislumbra espectacular.

Advertisement
Comments

Lucha Libre

Los técnicos brillan en el viernes espectacular CMLL

Publicado

on

En el segundo viernes espectacular, el CMLL dio continuidad a las funciones integradas totalmente por el elenco de casa, además significó un impulso a la nueva generación. La novedad del cartel fue el retorno de los match relámpago en la batalla especial, que enfrentó a Soberano, campeón welter, y Forastero, integrante de los nuevos dinamita.

En la palestra dos estilos opuestos, la espectacularidad acrobática del técnico, y el estilo seco y rocoso del rudo. Hubo un dominio alterno y lances vistosos, pero Forastero impuso su estilo, con un poderoso contra lona dejó a soberano de cara a las lámparas.

La semifinal enfrentó a distintas generaciones, la sangre nueva, Diamante Azul, Ángel de Oro y Niebla Roja, y los experimentados, Rey Bucanero, Shocker y Bestia del Ring. El combate tuvo un buen ritmo, con dominio alterno y rivalidades marcadas entre Niebla Roja y Bucanero, y Diamante Azul y Bestia del Ring. Los jóvenes se impusieron por descalificación en dos al hilo, pero dejó al público con la expectativa de las rivalidades que podrían alcanzar su clímax en el 2019.

En la estelar se dio una inusitada alianza entre Último Guerrero y los dinamita Sansón y Cuatrero, quienes enfrentaron a una espectacular tercia integrada por Carístico, Volador Jr. y Valiente. La alianza ruda funcionó en gran parte de la batalla, en la primera los herederos de los capos de Jalisco arrasaron con sus rivales. Para la segunda caída vino la reacción de los científicos, Valiente rindió con un espectacular castigo al brazo y la pierna al Guerrero.

La tercera caída fue peleada palmo a palmo por ambos bandos, pero los técnicos sorprendieron, Valiente ejecutó un espectacular tope entre segunda y tercera, y se clavó como flecha en el pecho de “el último de su estirpe”. Unos minutos después Volador aplicó su pill driver, y Carístico su vistoso castigo al brazo, lo cual otorgó el triunfo a los técnicos y desató la ovación del público, para cerrar con broche de oro una agradable cartelera de viernes.

Continúa leyendo