Connect with us

Criticas Cine

José Mojica Marins y La Encarnación del Demonio, asi fue el regreso de Zé Do Cai Zao

Publicado

el

Fue en la década de los 60s, cuando en medio de un aparente estancamiento del cine brasileño, surgió una sádica presencia para apoderarse de las pantallas de aquel país. Se trataba de un oscuro personaje venido de las febriles pesadillas de José Mojica Marins, irreverente director de cine que durante sus filmaciones, llevó los limites del terror y la experimentación más allá de lo inconcebible y lo insólito. Después de casi cuatro décadas de ausencia, regresó, y junto con él, su despiadado y siniestro alter ego fílmico.

Nacido un viernes 13, José Mojica Marins es quizás el cineasta maldito por excelencia de Sudamérica. Admirador declarado de la obra de Luis Buñuel, se empeñó en alejarse de los estándares establecidos, despreciando lo que el denominaba como un despreciable cine académico. En cada una de sus películas, que fueron criticadas y castigadas por la censura, mezcló erotismo con elementos del gore, del surrealismo y del terror, sostenidos sobre un retorcido discurso existencial en secuencias a veces tan disparatadas y absurdas, como experimentales e inquietantes. Pero lo que quizás le convirtió en una verdadera leyenda, fue la forma en que realizaba sus canstings y filmaciones. Y es que en estos, sometía a los actores a ejercicios verdaderamente espeluznantes, en dónde tenían que soportar estar desnudos encerrados con insectos y serpientes. Esto como una forma de buscar el miedo en su sentido más realista y orgánico, para luego proyectarlo al espectador. Es por esta razón que fue tachado de anticristo y pervertido desenfrenado, de loco y misógino.

MOJICA MARINS Y ZÉ VS EL SISTEMA
Debido al constante acoso de los sectores conservadores, Mojica Marins siempre tuvo que soportar la angustia de que sus producciones quedaran inconclusas, y los costos, casi siempre eran solventados con dinero proveniente de sus bolsillos, además de que el protagonista no era otro que el mismo.

Fue así como José Mojica Marins encontró a su contraparte fílmica, Zé Do Cai Zao, un sujeto demente y sádico, obsesionado con la búsqueda de la mujer perfecta, para así engendrar al hijo perfecto y a través de él, eternizarse. Para esto seleccionaba y sometía a las chicas elegidas, a despiadadas y violentas pruebas que incluían soportar toda clase de torturas. Desde escorpiones, serpientes y tarántulas corriendo por sus cuerpos, hasta cercenamientos y quemaduras. Protagonista de la famosa trilogía satánica, A Media Noche Tomare Tu Alma, Esta Noche Tomare Tu Cuerpo, y El Despertar De La Bestia; Zé Do Cai Zao, junto con su aristocrático sombrero de copa, su capa que homenajeaba a Mandrake -uno de los personajes favoritos de Mojica Marins- y una uñas de 12 centímetros de largo, se convirtió en el arquetipo del horror y el cine de serie B de. Brasil y otros países aledaños. Un verdadero objeto de culto.

“Mi mundo está lleno de cosas extrañas, Pero no más extrañas que tú”
-José Mojica Marins-

NUEVOS DÍAS DE TERROR
Después de desaparecer de los primeros planos del panorama cinematográfico y contando ya con sesenta y dos años, José Mójica Marins regresó para este nuevo siglo y lo hizo muy a su estilo, además por supuesto, acompañado de su eterna contraparte. Titulada como La encarnación del demonio, la película muestra como el temible Zé Do Cai Zao, es liberado luego de estar confinado por más de cuarenta años. Como una especie de reflejo de su momento, el realizador enfrenta a su protagonista -con todo y pasado oscuro a cuestas- con un mundo que poco sabia ya de sus atrocidades y que sin embargo, aún le ofrece rincones de depravación y demencia que le sirven como refugio para reiniciar su búsqueda. Sin embargo, este nuevo mundo le tiene reservadas varias sorpresas, y entre pesadillas que se confunden con la realidad, Zé descubre que quizás, lo que le impide culminar con éxito su labor, no es la imperfección de la humanidad que le rodea, sino el horror proveniente de sus propio ser.

Sin duda, La encarnación del demonio es una especie de redención tanto para el personaje protagonista, como para el legendario realizador. Aquí, Mojica Marins logra conjugar con soltura y efectividad, los elementos bizarros y experimentales que definieron sus viejas películas, y que se reacomodan sin mayor problema en el contexto del actual cine de serie b. Es cierto, las secuencias ya no proyectan la zozobra y terror de antaño, sin embargo aún poseen ese toque enrarecido y sugerente que le convirtieron en un cineasta único, tan disparatado como polémico e irreverente.

Mención aparte merecen las escenas a blanco y negro, que saca directamente de sus viejas cintas; para incluirlas como flashbacks en una especie de autohomenaje. La cinta fue presentada en el Festival de Venecia y al respecto José Mojica Marins declaró: “He dado todo mi ser. He puesto torturas, insectos… No hay ordenadores, trabajamos con 3.000 escarabajos. Debíamos al público la mejor puesta en escena.”

FILMOGRAFÍA BÁSICA
2007 – Encarnação do Demônio
1970 – Ritual de Sádicos
1967 – O Estranho Mundo de Zé do Caixão
1966 – Esta Noite Encarnarei no Teu Cadáver
1965 – O Diabo de Vila Velha
1963 – À Meia-Noite Levarei Sua Alma
1962 – Meu Destino em Tuas Mãos

Continuar...
Advertisement
Cargar Comentarios

Cine

Corazón Borrado, Kidman y Crowe protagonizan este poderoso drama sobre la reorientación sexual

Publicado

el

Recuerda usted querido lector cuando ese periodista y personalidad de la televisión mexicana declaró su homosexualidad para después asegurar que el cristianismo lo “curó”. Tal afirmación puede parecer increíble para muchos, lo cierto es que estas “reorientaciones sexuales” han existido desde hace varios años… y siguen existiendo. Dos cintas con esta temática surgieron en un mismo año: La primera The Miseducation of Cameron Post (Desire Akhavan, 2018) sobre una chica enviada a un campamento cristiano de “terapias de conversión” y Boy Erased, la más reciente película de Joel Edgerton acerca del mismo tema y la cual ya llegó a carteleras.

Boy Erased o Corazón Borrado se basa en las memorias del periodista Garred Conleys acerca de los intentos de una institución cristiana por “curarlo” de la homosexualidad. El personaje de Conleys, llamado en la película Jared Eamons (Lucas Hedges), es un muchacho de 19 años destacado en la comunidad, principalmente por ser el hijo del sacerdote (Russell Crowe) de la iglesia bautista a la cual pertenecen. Así que ese ambiente conservador provoca que Jared sea una deshonra para su familia.

Edgerton estructura la película de manera episódica para darle el mismo peso a la transformación del personaje: de la confusión incitada por su núcleo familiar hacia el eventual descubrimiento de que él no está en el error sino quienes los juzgan; esto teniendo como base las vivencias dentro de Love in Action, la institución cristiana dirigida por el “psicólogo”–sacerdote Viktor Skyles (interpretado por el propio Edgerton) a quien vemos utilizar métodos como incitar culpa en sus estudiantes o revisar los celulares y todo artículo personal.

Por otro lado, también se nos plantea un coming of age a través de flashbacks sobre sus días en la preparatoria cuando mantenía una relación con una chica y sus tiempos en la universidad donde se muestran los primeros indicios de su verdadera preferencia sexual. De igual manera las conversaciones con su madre (Nicole Kidman) son un punto importante en todo el asunto: el conservadurismo en su comunidad también conlleva la minimización de la mujer. El personaje de Kidman entiende que el amor a un hijo va de la mano con la aceptación; su afecto hacia Jared la impulsa de la mujer sumisa a imponer su opinión.

En general, Corazón Borrado es un sólido drama que, si bien es condescendiente y políticamente correcto, está enfocado en la transformación de sus personajes. La relación en la que más indaga es en la de Jared y su madre, el principal soporte de ambos y la clave para darse cuenta de la situación. Habrá gente que desconozca por completo estas terapias de conversión, por lo que Corazón Borrado es una opción, incluso, para ver la cosas desde un panorama mucho mayor.

Continuar...