Connect with us

Criticas Cine

José Mojica Marins y La Encarnación del Demonio, asi fue el regreso de Zé Do Cai Zao

Published

on

Fue en la década de los 60s, cuando en medio de un aparente estancamiento del cine brasileño, surgió una sádica presencia para apoderarse de las pantallas de aquel país. Se trataba de un oscuro personaje venido de las febriles pesadillas de José Mojica Marins, irreverente director de cine que durante sus filmaciones, llevó los limites del terror y la experimentación más allá de lo inconcebible y lo insólito. Después de casi cuatro décadas de ausencia, regresó, y junto con él, su despiadado y siniestro alter ego fílmico.

Nacido un viernes 13, José Mojica Marins es quizás el cineasta maldito por excelencia de Sudamérica. Admirador declarado de la obra de Luis Buñuel, se empeñó en alejarse de los estándares establecidos, despreciando lo que el denominaba como un despreciable cine académico. En cada una de sus películas, que fueron criticadas y castigadas por la censura, mezcló erotismo con elementos del gore, del surrealismo y del terror, sostenidos sobre un retorcido discurso existencial en secuencias a veces tan disparatadas y absurdas, como experimentales e inquietantes. Pero lo que quizás le convirtió en una verdadera leyenda, fue la forma en que realizaba sus canstings y filmaciones. Y es que en estos, sometía a los actores a ejercicios verdaderamente espeluznantes, en dónde tenían que soportar estar desnudos encerrados con insectos y serpientes. Esto como una forma de buscar el miedo en su sentido más realista y orgánico, para luego proyectarlo al espectador. Es por esta razón que fue tachado de anticristo y pervertido desenfrenado, de loco y misógino.

MOJICA MARINS Y ZÉ VS EL SISTEMA
Debido al constante acoso de los sectores conservadores, Mojica Marins siempre tuvo que soportar la angustia de que sus producciones quedaran inconclusas, y los costos, casi siempre eran solventados con dinero proveniente de sus bolsillos, además de que el protagonista no era otro que el mismo.

Fue así como José Mojica Marins encontró a su contraparte fílmica, Zé Do Cai Zao, un sujeto demente y sádico, obsesionado con la búsqueda de la mujer perfecta, para así engendrar al hijo perfecto y a través de él, eternizarse. Para esto seleccionaba y sometía a las chicas elegidas, a despiadadas y violentas pruebas que incluían soportar toda clase de torturas. Desde escorpiones, serpientes y tarántulas corriendo por sus cuerpos, hasta cercenamientos y quemaduras. Protagonista de la famosa trilogía satánica, A Media Noche Tomare Tu Alma, Esta Noche Tomare Tu Cuerpo, y El Despertar De La Bestia; Zé Do Cai Zao, junto con su aristocrático sombrero de copa, su capa que homenajeaba a Mandrake -uno de los personajes favoritos de Mojica Marins- y una uñas de 12 centímetros de largo, se convirtió en el arquetipo del horror y el cine de serie B de. Brasil y otros países aledaños. Un verdadero objeto de culto.

“Mi mundo está lleno de cosas extrañas, Pero no más extrañas que tú”
-José Mojica Marins-

NUEVOS DÍAS DE TERROR
Después de desaparecer de los primeros planos del panorama cinematográfico y contando ya con sesenta y dos años, José Mójica Marins regresó para este nuevo siglo y lo hizo muy a su estilo, además por supuesto, acompañado de su eterna contraparte. Titulada como La encarnación del demonio, la película muestra como el temible Zé Do Cai Zao, es liberado luego de estar confinado por más de cuarenta años. Como una especie de reflejo de su momento, el realizador enfrenta a su protagonista -con todo y pasado oscuro a cuestas- con un mundo que poco sabia ya de sus atrocidades y que sin embargo, aún le ofrece rincones de depravación y demencia que le sirven como refugio para reiniciar su búsqueda. Sin embargo, este nuevo mundo le tiene reservadas varias sorpresas, y entre pesadillas que se confunden con la realidad, Zé descubre que quizás, lo que le impide culminar con éxito su labor, no es la imperfección de la humanidad que le rodea, sino el horror proveniente de sus propio ser.

Sin duda, La encarnación del demonio es una especie de redención tanto para el personaje protagonista, como para el legendario realizador. Aquí, Mojica Marins logra conjugar con soltura y efectividad, los elementos bizarros y experimentales que definieron sus viejas películas, y que se reacomodan sin mayor problema en el contexto del actual cine de serie b. Es cierto, las secuencias ya no proyectan la zozobra y terror de antaño, sin embargo aún poseen ese toque enrarecido y sugerente que le convirtieron en un cineasta único, tan disparatado como polémico e irreverente.

Mención aparte merecen las escenas a blanco y negro, que saca directamente de sus viejas cintas; para incluirlas como flashbacks en una especie de autohomenaje. La cinta fue presentada en el Festival de Venecia y al respecto José Mojica Marins declaró: “He dado todo mi ser. He puesto torturas, insectos… No hay ordenadores, trabajamos con 3.000 escarabajos. Debíamos al público la mejor puesta en escena.”

FILMOGRAFÍA BÁSICA
2007 – Encarnação do Demônio
1970 – Ritual de Sádicos
1967 – O Estranho Mundo de Zé do Caixão
1966 – Esta Noite Encarnarei no Teu Cadáver
1965 – O Diabo de Vila Velha
1963 – À Meia-Noite Levarei Sua Alma
1962 – Meu Destino em Tuas Mãos

Advertisement
Comments

Criticas Cine

Moonwalker a treinta años de su estreno

Publicado

on

Para alguien del talento y posibilidades de “El Rey del pop”, era lógico que tarde o temprano alcanzara la pantalla grande. Esto sucedería un 29 de octubre de hace tres décadas. Por supuesto, su llegada no pudo haber sido más espectacular y ostentosa, reflejo del momento en que se encontraba su carrera.

Moonwalker es más que una clásica cinta artificiosa de los ochentas, se trata de un fiel testimonio del punto más alto que Michael Jackson pudo haber alcanzado en su carrera, a un paso de la vanidad y el egocentrismo.

ERASE UNA VEZ…

Era 1988, en ese momento, la claridad de su mente creativa era plena, los fanáticos que le seguían en el mundo se contaban por millones, la industria musical se encontraba a sus pies, y no había nada que se le pudiera negar. Es entonces que Michael escribe un guión en dónde refleja las distintas facetas de su trayectoria, y en dónde él es el protagonista. Una historia en dónde tres chicos son testigos de sus extraordinarias transformaciones, hasta convertirse en un héroe intergaláctico; y enfrentar a un terrible villano. Llamado Mr. Big, este fue interpretado por el mismísimo Joe Pesci (Arma Mortal 2, 3 y 4), y su pretensión era apoderarse del mundo, haciendo que los niños estudiantes consumieran droga.

En el protagonista de esta especie de documental-musical, se pueden rastrear con facilidad las distintas etapas de la vida de Michael, desde aquel niño que cantara la conmovedora canción de Ben, pasando por el joven de Thriller, hasta el de We Are The World, y Bad.

EXTRAVAGANTE Y POLÉMICA

La cinta esta armada a través de una serie de videoclips con reminiscencias de cómic, en una aventura plagada de efectos especiales y con un cortometraje final que pretende darle sentido a la narración. Un despliegue de fantasía y ciencia ficción, inconexa, pero con momentos inolvidables, que a final de cuentas vale más por lo representativo con respecto al artista y su trayectoria, que por sus verdaderos valores fílmicos. Amén de que logra proyectar el poder de la música y el baile, como solo Michael Jackson lo podía entender.

Moonwalker se estrenó al mismo tiempo que el disco Bad y su gira correspondiente, además de que tuvo su respectiva adaptación al mundo de los videojuegos, vía la extinta consola Sega Génesis. Fue al final de dicho Tour que la cinta estuvo disponible en video. A un año de su salida al mercado, ya había vendido tan solo en Estados Unidos, la cantidad de 800.000 unidades.

MOONWALKER
Estados Unidos, 1988
Director: Jim Blashfield, Colin Chilvers
Actores: Michael Jackson, Brandon Quintin Adams, Dante Basco, Joe
Pesci, Khiry Abdul-Samad, Tajh Abdul-Samad
Productor: Dennis E. Jones, Jerry Kramer
Guión: Michael Jackson, David Newman
Fotografía: Thomas E. Ackerman, Robert E. Collins, Frederick Elmes
Música: Bruce Broughton, Michael Jackson

Continúa leyendo