Connect with us

Comics

La Boda de Superman

Published

on

La super Boda
No todo en la vida de un super héroe es pelear y rescatar gente, también llegan a tener momentos de alegría y fiesta, en este caso, Superman.
Justo después de esos momentos de angustia donde llorábamos porque se había muerto, nuestro hombre de acero, y luego de verlo resurgir y pelear junto a otros supermanes, lo vemos en el altar al lado de su amada Louis, jurándose amor eterno, que, en los comics, vaya que algo es eterno, no nos queda más que decir “felicidades”, que “vivan los novios” y esas frases que se dan a las parejas en el altar.
Claro no es la primera boda en los comics, ya el Hombre Araña se casó con MJ incluso su -tía May- se iba a casar con el dr Octopus aunque aquí debemos de dar un poco más de seriedad, su tía May si se iba a casar con el doctor Otto Octavius y no con su alter ego, aunque Spiderman detuvo la boda, no llego Peter a detener la boda gritando ¡paren esta boda!, fue el Hombre Araña. Sin embargo, si hablamos de la boda de Superman, el que se casa no es el hombre de acero, es el señor periodista Clark Kent, y en la portada del cómic no dice, la boda de este señor y su prometida, dice la boda de Superman, pero no vemos al tipo vestido de azul y con una “S” en su pecho decir, “si acepto”



La historia es sencilla, una chica ruda llamada -Lois Lane- anda tras una historia y se tiene que vestir de novia pues al personaje que investiga lo tiene acorralado y está enamorado de ella, y las cosas se ponen difíciles para ella, y Superman no puede ayudarla pues sus poderes andan en pausa, porque los perdió al apagarse el sol, en otra historia previa a su compromiso, y por el momento no puede ayudarla, pero los resuelve ella solita y tiene que regresar a la vida social para enfrentar lo que para el comic es el evento del año.


La historia trascurre en algo entre lo medio aburrido o cotidiano, debido a que los rituales sociales son poco tomados en cuenta en las aventuras de los comics, y aquí vemos a nuestro super héroe probarse trajes para que le diseñen el traje que usara en su boda, vemos a Lois recibir sorpresas de fiestas y regalos en despedida de soltera, y por su lado también a Clark, aunque tristemente, sus despedidas de solteros fueron muy aburridas, y no podríamos esperar más, la compañía DC tiene a sus personajes en un ambiente demasiado sano y puritano, no hay héroes que sufran de escases económica, o se mencionen los temas de gay o lesbianas, o que se hagan parejas de hombres muy grandes con mujeres de menor edad que ellos, como se ven en Marvel, así que las despedidas de solteros no podían faltar a ese estigma de seriedad ante la vida.



Tampoco esperábamos ver “que paso ayer” y que las cosas se salieran de control, pero hasta en la boda de la tía May hubo una historia que nos llamara la atención, y que es la tía favorita de todos, recibió una herencia donde le dejaban un lugar lleno o para ser más exactos una isla canadiense rica en uranio y que contaba con su propio reactor nuclear. El pulpo no se pudo resistir a este tan gran atractivo y se lanzo a conquistarla, obviamente esto paso por allá en el año de 1974, y lo que sucede en Superman la boda ya fue más que para vender comics sin un buen argumento.

No pasa nada bueno, llega a aparecer uno de sus villanos que si dices su nombre se acaba la magia o el encanto que pudiera tener sobre ti, pero igual, se pegaban las hojas y no lo veías no pasaba nada. y Claro no iban a dejar de mostrar a Lex Lutor, aunque da risa, pues no lo invitaron, y el pobre tiene que ver la boda desde su casa, sin facebook live porque todavía no existia esa red, pero en vivo desde su casa.


Los supers, algunos que en la imagen no reconocerás y que hasta que veas la segunda parte de la película de la muerte de Superman los reconocerás y una gran parte de la liga de la justicia esta en Metrópolis para ayudar a Superman, y no por que se fuera a casar, si no porque no tiene poderes, y anda a “pie” la única acción divertida es que vemos a un “Batman” decirle a un Clark que un departamento que le gusto a Lois es de ella, porque es de la propiedad de industrias Wayne y también vemos a un Superman responderle gracias a un Bruce Wayne porque ambos están usando sus trajes de supers pero hablándose por su verdaderos nombres, y bueno si ese departamento fue un regalo, yo quiero un amigo así.


La boda se lleva acabo aparentemente de forma normal y vemos a gente dentro de la iglesia vestidos de forma adecuada para asistir a una boda, pero hay un truco, que no muchos se percatan, hasta que se le da una segunda leída al comic.


Varios de los invitados son escritores, dibujantes, hijos de sus creadores, incluso el reverendo que oficia la boda es quien creo a Superman, les dejamos la lista de invitados con numeritos para que, si tienen tiempo, chequen donde esta cada uno de los personajes que le ha dado vida a Superman.


A qui la triste realidad, es para Lois Lane, si Superman no tenía energía, imagínense a Clark, esa noche de bodas, fue un tanto aburrida.

Por poco y lo olvido, en el año que fue la boda, te llegaba la invitación directa a tus manos, en la compra de algunos cómics, y te sentías parte del mundo ficticio de Superman, porque no cualquiera tenia esa invitación.

Advertisement
Comments

Reviews Comics

Howard the Duck, el arte de vivir enojado en el Universo Marvel

Publicado

on

Creado por Steve Gerber, Howard es un Pato antropomórfico originario de otra dimensión, que ahora está atrapado en nuestro mundo y hace todo lo posible por sobrevivir a nuestra peculiar vida cotidiana, lo cual no es poca cosa y lo tiene siempre de mal humor. Claro que su tormentosa personalidad en realidad le viene por naturaleza, solo que empeora al tener que lidiar todos los días con la estupidez humana, representada por cuestiones tales como el racismo de especies.

Con más de cuatro décadas a cuestas y luego de protagonizar su propio filme en 1986 -una verdadera curiosidad-, además de hacer un cameo en Guardianes de la Galaxia de 2014, ésta disparatada criatura fue traída de regreso en un cómic escrito por Chip Zdarsky -responsable de ilustrar la genial Sex Criminals-, quien se distingue por usar la ironía como herramienta principal para hilvanar divertidas reflexiones sobre lo absurdo de lo mundano, quien sin traicionar la esencia del concepto original, aquí le hace protagonista de arcos arguméntales –Patochadas, La Caza del Pato, Buenas Noches y Buena suerte– que se convierten en una desfachatada declaración sobre la mediocridad, el conformismo crónico y la grave falta de sentido común que predomina en las grandes ciudades.

El arte es obra de Joe Quinones y Kevin Maguire, que a través de secuencias tipo cartoon con aire a las tiras cómicas dominicales de los periódicos y un diseño que juega con la plástica de las imperfecciones, logran potenciar el humor cínico de estas aventuras detectivescas, en las que nuestro estimado amigo emplumado, experto en el arte marcial conocido como Quak-Fu, tiene que resolver situaciones que van desde el robo perpetrado por la seductora y desconcertante Black Cat, a búsquedas de mascotas perdidas, secuestros y viajes fallidos entre realidades.

Howard the Duck es pues una sátira social ubicada dentro del universo Marvel, no exenta de referencias a la cultura pop de los 80s -fiel reflejo de la actual tendencia del entretenimiento- y que para sorpresa de todos se reserva algunos momentos entrañables. Por si esto fuera poco, además de incluir la participación de varios populares superhéroes -dígase Spiderman, Silver Surfer, She Hulk y la Chica Ardilla-, también cuenta con la aparición de actores como Lea Thompson -protagonista de la ya mencionada película de Howard- y George Clooney.

Continúa leyendo