Connect with us

Lucha Libre

L.A. Park en CMLL, la huesuda va tras el Toro Blanco y el aniversario 85 del CMLL

Publicado

el

Aunque con sus debidas diferencias -por que a este joven aún le falta mucho por recorrer-, pero al más puro estilo de leyendas como los aguerridos y sanguinarios Sangre Chicana y Perro Aguayo, que hicieron historia con puñetazos, rodillazos y llaves simples pero dolorosas y fulminantes -como “la lanza” que hiciera suya el ya mencionado “Can zacatecano”-; Rush ha logrado combinar una personalidad tozuda con un quehacer intenso, que le permite ir y venir entre la esquina ruda y técnica, siendo querido y sobre todo odiado por igual. Quizás sea por eso que todo mundo quiere bajarle los humos. Y si ya de por si tenía suficiente para darse duro y tupido con gente como Diamante Azul, ahora quien llega para plantarle cara es ni más ni menos que quien fuera La Parka original e hiciera famoso al personaje. Recordemos que existe la segunda versión, que aunque con mucha dedicación se ha ganado ya un lugar, también ha sido gracias a que la AAA, dueña de dicho nombre, durante años se ha empeñado en darle todo el protagonismo posible e incluso presentarle en sus inicios como si fuera el primero en portarlo, provocando que el público le adjudicara indirectamente los logros del anterior. Pero bueno, eso es otra historia, el asunto aquí es que la pasada noche del viernes 18 de Mayo en la Arena Mexico, el gladiador que desde hace algunos años -por lo arriba explicado- tuvo que denominarse como L.A.Park y que en su vestimenta sigue haciendo referencia a los clásicos de la lucha libre -como a los Hermanos Muerte, quienes en los 60s y 70s traían equipos similares-, junto con su respectivo Jr –hijo de L.A. Park– hizo acto de presencia para defender a Flyer -también  miembro de su familia- y Volador, quienes luego de lucir con sus acostumbrados lances suicidas y ganar el torneo “La gran alternativa”, fueron atacados a traición por Rush, la Bestia del ring y el que recién se convirtió en su aliado, Terrible. La función se encendió con el público vitoreando las declaraciones y retos directos entre ambos gladiadores, que micrófono en mano vociferaron con uno que otro improperio. Sin duda fue el punto más álgido de este emocionante preludio que se ha extendido por los diversos rings de nuestro país, a lo que sería un posible duelo de apuestas como hace tiempo no hay.

Por que poner en el cuadrilátero al enmascarado originario de Torreón, quien con su tormentoso temperamento hoy es un sobrado peso completo capaz de hacer sufrir a cualquiera, frente  al jalisciense Rush con su más 1.80 de estatura y su fúrica actitud que raya en la arrogancia; con la promesa de que uno pueda perder la incógnita o el otro -que por cierto ya obtuvo las cabelleras de el Terrible y Shocker, que nunca habían caído hasta entonces- sea rapado por primera vez, redundaría en una batalla dentro de la tradición del dos caídas de tres, pero con la explosividad del combate actual y en un escenario nacido para ello, entre paredes impregnadas por el rumor de épicos episodios. Un intercambio intenso de castigo, entre un consagrado que jugando todas las reglas posibles se ha dado el lujo de dejar huella en las más importantes empresas -incluyendo en Estados Unidos-, y un joven que se ha ganado con creces, el ser uno de los principales protagonistas del panorama actual, y que además fue agraviado en su propia casa.

Sin duda la conclusión del afán de “la Huesuda” por dar cuenta del también apodado “Toro Blanco”, sería un espectáculo a la altura de los gloriosos carteles de aniversario del CMLL, la fiesta más grande de la Lucha Libre en México. Un combate atractivo tanto para el espectador casual, como para los que quieran descubrir el popular arte del pancracio, pero irresistible para aquellos que cada semana desbocan su emoción en gritos y ovaciones, aderezando el ritual propio del templo luchístico por excelencia, y que no se han cansado de pedirlo en cada oportunidad.

Advertisement
Cargar Comentarios