Nuestras redes

John Wick 3: Parabellum ofrece frenética y divertida acción a cargo de Keanu Reeves

Cine

John Wick 3: Parabellum ofrece frenética y divertida acción a cargo de Keanu Reeves

Él es Baba Yaga”, así se describe al personaje principal de la saga de acción creada por el guionista Derek Kolstad: Un asesino letal salido del retiro el cual vimos matar con un lápiz en la anterior película. Ahora, durante los primeros minutos de Parabellum lo observamos tener más asesinatos que palabras pronunciadas y, en esta ocasión, las armas fueron un libro y después un caballo.

La tercera parte del universo John Wick pareciese la culminación de la saga. El implacable asesino se enfrenta a toda la organización de sicarios. Pero, mientras todos intentan cazarlo por la generosa recompensa, también varios van cayendo y la situación se complica cada vez más al grado que los personajes que desesperadamente tratan de ponerle fin a todo, se van alejando de lograrlo.

John Wick 3: Parabellum comienza justo donde termina el capítulo 2: con John corriendo por Nueva York aprovechando la ventaja de tiempo que le otorgó Winston (Ian McShane). El primer objetivo de nuestro protagonista es reunirse con su antigua mentora (Anjelica Huston), una anciana que dirige una escuela de ballet y una organización criminal, para obtener un viaje seguro a Casablanca. Allí, John va a su siguiente paso: encontrar a una antigua compañera (Halle Berry), quien le debe un favor, con el fin de llegar al paradero del líder del Alto Orden (la organización de asesinos a la cual pertenecía), esto para llegar a un acuerdo y revertir su excomunicado de la hermandad de asesinos.

En la organización del Alto Orden no hay nada más importante que las reglas. Cuando se violan aparece un personaje conocido sólo como La Adjudicadora (Asia Kate Dillon), quien contrata a otro sicario de élite, Zero (Mark Dacascos), para atrapar a Wick y castigar a Winston y al Rey de Bowery (Laurence Fishburne) por ayudar a John. Mientras que Wick, tras hablar con el líder del Alto Orden, debe regresar a la organización de por vida y demostrar su fidelidad cortándose un dedo y asesinando a Winston.

 

 

 

 

 

Desde luego, en un grupo de personas que tiende a arreglar todo asesinando pues la cosa se complica. Y más cuando el verdadero deseo de Wick es conservar tranquilamente el recuerdo de su esposa fallecida. La historia avanza a través de muertes y peleas y persecuciones y más muertes. Para el Alto Orden se trata de exterminar a Wick, pero al parecer la única salida para Wick es acabar con el Alto Orden, ¿Cómo se soluciona una problemática que tiene como punto central el asesinar? Chad Stahelski y Derek Kolstad llevan a los personajes a un impasse.

Sin embargo, hay que decirlo, lo menos importante en una película de acción como John Wick 3: Parabellum es el guión, esto no quiere decir que sea malo, pero la verdadera base de la saga está en la acción. Stahelski encuentra nuevas formas de mantener el encanto; ya sea, como mencionamos antes, encontrando nuevos y atípicos objetos para matar, así como las impresionantes coreografías que no dejan una gota de sangre fuera de cuadro –vemos a Wick apuñalar un ojo en primer plano–, además las sitúa en escenarios tan disímiles y excéntricos como Marruecos, una biblioteca, un establo, o el Hotel Continental de Nueva York ambientado con luces neón, habitaciones de cristal y plataformas laberínticas.

Keanu Reeves, a sus 54 años, sigue conservando su talento para las acrobacias. A pesar que Stahelski incorpora a las estrellas de las artes marciales indonesias Yayan Ruhian y Cecep Arif Rahman, quienes mostraron su habilidad en The Raid 2 (Gareth Evans, 2014) y a los cuales se les nota su capacidad marcial nata, Reeves no desentona. Incluso en la secuencia que comparten los tres, los personajes de Ruhian y Rahaman –una pareja de ninjas– le hacen saber a Wick su admiración al combatir con él. El gag de que John es una especie de celebridad e ídolo en el gremio asesino se maneja ingeniosamente a lo largo de la cinta.

John Wick 3: Parabellum
sigue siendo bastante disfrutable. Aunque los guionistas al continuar aumentando las expectativas, corren el riesgo de no alcanzarlas. Está claro que Reeves en su papel de Wick puede seguir y seguir matando, pero no olvidemos que el objetivo del personaje es parar. A fin de cuentas si esta entrega de la saga fue Parabellum –“prepararse para la guerra”–, quizá, la guerra en sí pueda proporcionarle el tan anhelado fin al personaje y la tan esperada e impresionante culminación para los espectadores. A veces hay que detenerse en lo mejor en lugar de exprimir hasta aburrir.

Continuar leyendo
Patrocinadores
También te puede interesar...
Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Cine

Top