Reviews Comics

James Bond VARGR, viñetas de amor odio para el 007

Publicado el

Todo inicia con una persecución, tal y como suele suceder en las entregas de la saga fílmica, solo que esta vez se desarrolla entre las sombras y en un lugar inhóspito, además de que todo claro, resulta mucho, pero mucho más sangriento. Y es que aunque el célebre guionista Warren Ellis conoce a la perfección al personaje y el universo que se ha creado al alrededor de él, también es alguien que se mantiene fiel a su acostumbrada visión crítica y sin tapujos, la cual ha dejado patente con sus participaciones en sagas de superhéroes como Civil War, no por nada en sus declaraciones previas y aquí mismo, entre diálogos mustios pero contundentes, termina denominando al personaje como “Un instrumento contundente de Inglaterra, el despiadado y rencoroso bastardo de un imperio marchito que todavía quiere que el mundo haga lo que se le antoja”. Es por ello precisamente que el también responsable de la estupenda Transmetropolitan, resultó el guionista más adecuado para tomar las riendas de este relanzamiento de las andanzas en cómic de la creación de Ian Flaming. Tomando las novelas originales como base, elabora uno de los más inteligentes y despiadados acercamientos que se han realizado a la figura de James Bond, manteniendo su seductora presencia, pero enfatizando la casi enfermiza autosuficiencia, el clasismo disimulado y la misoginia que le caracteriza. Todo además contando con el aval de los dueños de los derechos de la franquicia.

Así pues, yendo de Helsinki a Berlín, haciendo escala en Londres y hasta llegar a Noruega, el agente pasa de hacerse cargo de una simple operación de rutina, a involucrarse con un siniestro plan que implica utilizar ciudades como campo de prueba para drogas experimentales que sirven como vehículos de compuestos letales. Su reticencia y posterior fastidio ante los nuevos protocolos que limitan su acceso a las armas, lo que por un lado permite que luzcan tanto su capacidad de reacción mental, como sus habilidades en combate cuerpo a cuerpo, pareciera empujarle a rebasar los límites y rallar los parajes del sadismo, cuando tiene oportunidad de empuñar una pistola. Este contrastante accionar del personaje, que va acompañado del cinismo desencantado de sus actitudes, se refleja con acierto a través del descarnado estilo visual de Jason Masters, quien alude a un realismo de aire cinematográfico sin onomatopeyas, para encontrar una enorme fluidez en el desarrollo, culminando algunas secuencias con contrastes de color, justo en el momento en que se muestra más violento. Publicado por Dynamite y traído a México por Editorial Panini, VARGR sin duda es una de las versiones más atípicas e interesantes que se pueden encontrar de Bond, James Bond.

Destacado

Copyright © 2010 - 2018 YouRocket by PantallaTotal SL / hola@yourocket.com.mx

Salir de la versión móvil