Connect with us

Invencible, Odiar y amar al superhéroe

Published

on

Al darle un vistazo a Invincible, uno se encuentra con que la historia no es muy original que digamos, con personajes que de inicio son poco atractivos -nombres tan desangelados como Robot, DupliKate, Atom Eve, Rex Splode- y cuyo diseño visual -sumamente básico- tampoco les ayuda mucho. La premisa es simple, seguimos los pasos de un joven que es el hijo del que es considerado como el superhéroe más grande de la tierra, y que ha sido llamado a seguir los pasos de su padre, pero que habrá de presenciar como este cambia por completo el rumbo de su historia. Un reflejo de la “cotidianidad” súper heroica, que sin embargo resulta tan apabullante, que termina por enganchar al lector en un recorrido impregnado de zozobra sutil, que cuando alcanza los momentos en los que el guionista y el dibujante parecieran conectarse por completo, ofrece secuencias memorables. Es el estilo de Robert Kirkman -creador d The Walking Dead- en su estado más puro, acciones disfrazadas de monotonía que en realidad sólo acentúan y encarrilan las contundentes vueltas de tuerca, que trastocan los arquetipos aparentemente claros. Pero hay algo más, transgrede y homenajea, se trata de la obra de alguien que entiende y disfruta del concepto del superhéroe, que se da el lujo de destruirlo para luego reinterpretalo. Entre lo más destacado, está el episodio en que Invincible sale de la atmósfera terrestre -al inicio del tomo 3- y en donde las restricciones propias de un viaje al espacio, dan pie a un envolvente ejercicio de lenguaje, dándole al “silencio” el completo protagonismo. Se trata pues de una obra que atrapa sin demostrar nunca su intención de hacerlo, pero que una vez que lo consigue, se descubre como una obra inteligente, punzante y muy entretenida. Se publica en México vía Editorial Kamite, en elegantes tomos, con textos complementarios incluidos.

Guión: Robert Kirkman / Dibujo: Ryan Ottley

Por Jesús Chavarría
@jchavarria_cine

Advertisement
Comments

Cine

Viernes espectacular de CMLL: Brillante exhibición del Toro Blanco

Publicado

on

Durante el 2018 Rush consolidó su carrera, sus destacadas incursiones en la MLW y otras empresas independientes de Estados Unidos le llevaron al camino de la internacionalización.

El contrato del “toro blanco” con la mítica ROH y los rumores de su llegada a la prometedora AEW (All Elite Wrestling) son la confirmación de que es uno de los mejores gladiadores mexicanos en por lo menos los últimos cinco años.

El explosivo mano a mano que protagonizó con Euforia, el cual encabezó la cartelera del pasado viernes espectacular del CMLL, demostró la empatía que posee con el público y su nivel de idolatría. La primera caída fue pareja, pero se resolvió con un chispazo del heredero de Bestia del ring, cuando atrapó al gigante lagunero y le conectó unas poderosas patadas en cascada que noquearon al rival y decretaron las tres de rigor.

A partir de la segunda, el Ingobernable mayor fue amo y señor de la batalla, incluso se dio el lujo de ser descalificado al arrancar la tapa de integrante de los guerreros.

En la tercera Euforia sacó la casta y vendió cara la derrota y le conectó una espectacular desnucadora al oponente desde la tercera cuerda, pero éste se levantó tras la segunda palmada.

Otro chispazo del gladiador jalisciense resolvió la batalla y aplicó al gigantón su poderoso tiger driver con sabor mexicano, Euforia quedó de cara a las lámparas y el Güero Noriega levantó el brazo de Rush.

Tras la excelente batalla, el respetable reconoció a ambos luchadores y arrojó monedas al cuadrilátero, lo cual cerró con broche de oro la impresionante demostración de poder de Rush. La rivalidad entre estos colosos luce interesante y de seguro a esta gesta deportiva le deparan otras batallas.

Continúa leyendo