Connect with us

Gravity

Published

on

★★★★☆

La distancia entre la tierra y el espacio exterior es de 118 kilómetros por encima de su superficie, a muchos puede no parecerle un trayecto excesivo, pero más allá de nuestra cubierta de protección, se encuentra un paisaje desolador, tan bello como potencialmente peligroso e inhabitable para el ser humano.

Cuarón hace poesía con la cámara, acompañado de una impecable fotografía cósmica y de una banda sonora sideral que forman un todo casi perfecto. Y todo eso, además, está rodado con maestría Hitchockiana, consiguiendo una tensión que no decae en los 90 minutos que dura el film.

Sin embargo, por encima de toda esa perfección técnica inigualable (con un 3D que de una vez aporta algo) está el ‘más difícil todavía’: conseguir que el espectador entre en la historia y vuelva a sentirse niño, insignificante ante la grandiosidad del espacio, aprendiendo como en los primeros años de vida como funciona un entorno que le es totalmente desconocido.

Entrando en el terreno subjetivo, con Gravity tuve una experiencia personal muy significativa.
En 1999, cuando yo tenía 09 años, se inauguró en Port Aventura una nueva atracción, Sea Odyssey, dónde figura que los visitantes forman parte de una expedición submarina guiada por un delfín en donde se encuentran un temible monstruo marino. La intención es hacer sentir a los visitantes como si realmente estuvieran dentro de un submarino bajo el mar, cuando en realidad están sentados encima de una butacas que se mueven enfrente de una pantalla. Recuerdo el impacto que tuvo en mí esa atracción, y es un impacto similar al que tuve con ‘Gravity’, con la gran diferencia de tener 14 años más, una carrera universitaria (sin trabajo fijo, por supuesto) y un criterio bastante más formado que cuando era niño. Realmente vibré con cada fotograma y me dejé las uñas en los reposabrazos de la butaca. Sólo por eso ya me parecen los 10 euros mejor invertidos en una sala de cine. Ver a hombres hechos y derechos de 50 años estremecerse en una sala oscura con unas gafas ridículas realmente no tiene precio.

Ya me estoy alargando, pero creo que esas críticas a un guión plano, aunque puedan tener fundamentos, en ese caso son secundarias, pues es tal la perfección técnica del filme que poco importa que en algún diálogo se le vea el plumero Hollywoodiense a la película, ni tampoco que Clooney haga su personaje ‘Nespresso’ por excelencia: simplemente hay que dejarse llevar por esa experiencia audiovisual irrepetible, que sin duda marcará un antes y un después en la narrativa 3D en particular y en la historia del cine en general.

Es cierto que el guión es relativamente plano, y los gafapastas se sentirán traicionados por no poder aplicar a los personajes de la cinta las teoría freudianas que han aprendido en clase , pero no creo que Cuarón tenga pretensiones de ser Bergman. Sin embargo si que se pueden percibir claras metáforas al inicio de la vida, como una clara alusión a un feto dentro del útero materno o los primeros pasos a dos patas de un bebé. Interpreto que lo que Cuarón pretende, como ya he comentado, es retratar esa impotencia en un entorno nuevo para el hombre, dónde todas las reglas que ha aprendido en sus años de experiencia terrestre no sirven para nada y se siente como un bebé que no alcanza a entender lo que pasa a su alrededor.

Para acabar, solamente queda recomendar la película a todo el mundo que quiera sentirse niño de nuevo, ya que si alguien queda indiferente ante tanta belleza, ante esa experiencia audiovisual sin precedentes, o no tiene corazón, o tiene una idea muy equivocada de lo que es el cine.

Advertisement
Comments

Reviews Series

¡Checa lo nuevo de The Flash: Seeing Red!

Publicado

on

The Flash

Episodio 11

Temporada 5

Un episodio sin Cisco Ramón.

Cicada ha vuelto a amenazar en The Flash en el episodio de esta semana.  Y a pesar de que el villano ha gastado su introducción, Seeing Red fue un episodio muy bien con sólidos momentos emocionales.

Después del episodio de la semana pasada, que sirvió para darle a XS su propia misión, es bueno tener a Flash de vuelta, al igual que a Ralph. Pero Joe todavía está en el Tíbet, y Cisco está en un sitio de Tannhauser desarrollando una cura para metahumanos.

Cicada consigue una lista de meta criminales de un oficial de policía de la CCPD, quien previamente fue hipnotizado por un meta, y comienza a matarlos. El equipo Flash arruina el plan e interviene, pero ni siquiera Flash, XS, Ralph y Killer Frost pueden detenerlo, y reciben un gran golpe.

Desafortunadamente, Cicada evoca el estilo de Bane con XS y le rompe la espalda en una escena increíble de ver. Esto lleva a un giro emocional en STAR Labs cuando Barry e Iris lidian con el hecho de que su hija está paralizada, al menos hasta que su cuerpo se aclare de energía oscura, y su curación acelerada entre en acción. Grant Gustin y Candice Patton ofrecen una actuación que se asemeja a dos padres que lidian con el hecho de tener a un hijo enfermo, y padres que luego deben entregar esa noticia a Nora. Jessica Parker Kennedy actúa bastante bien al reaccionar que ya no puede caminar más y vende muy bien sus líneas.

De hecho, la herida de Nora provoca una furia asesina en Barry, tanto que los poderes empáticos de Cecile lo captan. La rabia incluso se ve en una acumulación de energía en el traje de Flash. Esa pelea es después de que Team Flash determina que la mejor manera de evitar que los metas sean asesinados por Cicada sean transportarlos desde Central City y llevarlos a la protección de testigos, con nuevas identidades.

Hablando de Ralph, tiene su momento heroico en el episodio, así como algunas buenas escenas con Killer Frost (quien tiene mucho tiempo en pantalla). Ella quiere arruinar la investigación de la meta-cura, y teme que Caitlin se inyecte la cura en caso de que se canse de ella. Sin embargo, Ralph se conecta con “Frosty” y explica lo mucho que ella significa para Caitlin, y que él entiende la necesidad de una cura. Killer Frost también pelea con Cicada, y sostiene una pelea, extrayendo sangre del villano. Frosty retira la daga de Cicada con tiempo suficiente para que Flash se encienda, y ahí es cuando su energía de ira se acumula con la intención de acabar con el malo.

Y hubieramos que haya matado a Cicada. Es un meta asesino en serie que paralizó a la hija de Barry e Iris. Con eso en mente, lo que iba a hacer Barry estaba justificado. Pero con Nora completamente curada y corriendo como XS, evita que su padre se exceda. Flash se da cuenta de que la ira que casi lo empujó al límite es la misma que impulsa a Cicada, y se resuelve para salvar a la hija del villano, Grace.

Lamentablemente, el actor Chris Klein no puede volver más interesante al villano con una actuación que en gran medida está gruñendo como un vago con acento ingles. 

Otro desarrollo interesante que tuvo lugar durante el episodio fue el interrogatorio de Sherloque a Nora. Aún con el caso del lenguaje de tiempo en su libreta y después de descubrir que los archivos de Nora fueron borrados de Gideon, Wells descubre que Nora West-Allen está trabajando con alguien más. Esta revelación nos hace pensar que Reverse Flash volverá a la serie.

La investigación de Sherloque también lo pone justo en el camino de la mamá, Iris, quien lo ve interrogando a su hija. En términos muy claros, ella le dice que se aleje. Una vez más, es grandioso ver a Iris y Barry acomodarse en sus nuevos y viejos papeles como padres presentes y futuros de Nora.

Calificación: 5/5

Continúa leyendo