Contacto

Godzilla, una botarga para hacer temblar el mundo

A2A79998-B5ED-4438-B2E4-0EBBF1D19F47

Cine

Godzilla, una botarga para hacer temblar el mundo

Cuenta la leyenda que fue durante un vuelo en avión sobre el océano, en donde con algunas copas de más, al productor Tomoyuki Tanaka se le ocurrió hace una película sobre un dinosaurio radioactivo cuya estatura iba más allá de los más grandes rascacielos. Quizás sea la única manera en que se puede explicar, como es que alguien podría tener una idea cómo está, alimentada por referencias al mismísimo King Kong, además de las producciones Lost World (1925) y The Beast from 20,000 Fathoms. Insólita resaca que terminaría de tomar forma gracias a una botarga, dando origen a Godzilla, quien debutaría en la pantalla grande para el año de 1954, protagonizando una cinta dirigida por el director  Ishiro Honda, que reflejaba parte de los estragos emocionales del horror vivido por los japoneses durante los ataques atómicos en Hirosima y Nagasaki, durante la Segunda Guerra Mundial.

7FA34F5D-2D1B-4E48-AADF-68EE2F636B0D

Desde ese entonces, la criatura también sería conocida como “El Rey de los Monstruos”, un apelativo que luego validaría y con creces, al enfrentar a toda clase de criaturas gigantescas y absurdas, que iban desde Mothra -que tenía apariencia de polilla- y King Ghidorah -un dragón de tres cabezas-, hasta Hedorah -un montón de esporas en forma de burbuja también conocida como “el monstruo de smog”-, pasando por Biollante -una temible flor mutante- y aquel reptil volador creado en 1956 por el mismo Honda para que fuera su competencia, el tremendo Rodan.

FEC3BEC7-463C-443B-ABDC-0DCCB577DA0A

Dicho puñado de películas que se convertirían en una tradición japonesa, dejaron en claro que si Batman tiene la más popular y llamativa galería de enemigos, Godzilla no se queda atrás, y de paso consolidaron un concepto hoy conocido  como catch fílmico, en donde se apuntan extravagantes producciones que tienen como principal objetivo, poner frente a frente a populares personajes, dígase Dracula vs. Frankenstein (1971), Fredy vs Jason (2003), Alíen Vs Depredador (2004) e incluso Batman v Supermán (2016). Una fórmula con todo el espíritu del fan service, que Godzilla fue de los primeros en poner en práctica mientras se daba el lujo de cambiar de rol, pasando de ser el destructor a el defensor de Japón, en películas que se podían disfrutar en Occidente gracias a las célebres matinées, de las cuales también se convirtió en uno de los personajes favoritos.

7359AF9C-C10F-4A5E-A332-304B7263280B

Ahora que si de precedentes hablamos, no podemos olvidar que fue dentro de su filmografía, que se consolidó el término Kaiju como hoy lo conocemos y que refiere a los monstruos gigantes  -antes englobaba a todas las propuestas enfocadas en los efectos especiales-, además del concepto que los enfrenta con los mechas -así se le llama en el anime a los Robots colosales tripulados-, cómo se puede ver en Godzilla vs Mecha Godzilla de 1974. Todo mucho antes de la llegada del  buen Guillermo del Toro y su Titanes del Pacífico (2013), quien en su momento declaró haber disfrutado siendo niño, de las aventuras de la célebre creación del ya mencionado Tomoyuki Tanaka, propiedad de los estudios Toho.
2748B9F3-FB39-45AC-81B7-511ED39361BE

Al margen de todos sus logros en la tierra del sol naciente de donde es originario, y que además incluyen el haber sido denominado como embajador de turismo del distrito de Shinjuku, la gran lagartija tuvo la capacidad no solo de pasar con éxito del blanco y negro al color, sino de  brincar el charco e invadir Hollywood de la mano de una muy divertida, aunque muy libre versión de sus aventuras que dirigió Roland Emmerich en 1998, dejando atrás los trajes de hule y las maquetas, para vestirse con los efectos digitales, luciendo más delgado y reptilesco.

4665566E-859E-4873-A319-951ADCE6CFA5

Esto luego de también protagonizar cómics publicados por Marvel -alguna vez compartiendo crédito con The Avengers- y otras editoriales como Dark Horse, un par de series animadas -de Hanna Barbera en 1977, y otra en 1998-, algunos videojuegos como Godzilla Destroy all Monsters, además de un comercial en donde jugaba baloncesto en el centro de Tokio con el célebre jugador de la NBA, Charles Barkley.
75B2E745-CFC6-452D-B22F-C62F776FB78D

Claro que a pesar de que ya nadie puede poner en duda su estatus como figura del cine mundial, bueno hasta su estrella en el paseo de la fama de Hollywood tiene y una constelación que lleva su nombre; el “Rey” no se duerme en sus laureles, y mientras la trilogía de películas animadas que protagonizó para Netflix sigue dando de que hablar -de las pocas en donde el drama que propone se puede tomar en serio-, está listo para estrenar la secuela de la película estrenada en 2014,  en donde Gareth Edwards lo regresó al continente americano, pero a diferencia de la de Emerich, conservando mucho de su identidad asiática, sin cambiar tanto su apariencia -solo luce un poco más gordito- y jugando bien con los puntos de vista que en la mayoría de los casos solo permitía ver una parte de su cuerpo, algo mucho más cercano a lo que sería para los ciudadanos el encontrarse en la realidad ante una criatura de tales dimensiones.

94DA35BE-0EE8-4AC9-94E1-5948F67F14D9

Ahora, la idea es llevar al límite el ya mencionado catch fílmico que ya fue apuntado en la película anterior y se ha denominado como Monsterverse, trayendo de regreso a un par de sus enemigos, uno de los cuales por cierto, saldrá de las entrañas del volcán Popocatépetl, ni más ni menos. Esto como preludio a lo que sería el encuentro con el mismísimo King Kong, en su versión vista en la reciente Kong: Skull Island (2017). Sin duda, estamos ante una nueva era para que el Rey de los Monstruos reclame su lugar dentro del cine de fuegos artificiales, por que más allá de las implicaciones sociales que rodearon su debut, se trata de la insólita y colosal encarnación del entretenimiento puro, de ese que se nutría de nuestra capacidad para sorprendernos y soñar con aventuras extraordinaria, y que ahora pretende recordarnos que aún no la hemos perdido.

*texto originalmente publicado en Empire Mx

BCF31FC4-828E-407B-8E2D-ECFF39ECD004

Crítico de cine y analista de cómics. Ha sido editor en publicaciones como Cine Fantástico y Stage One. Ha colaborado en las revistas Chilango, Cine Premiere y Marvin, el periódico El Nuevo Mexicano, así como en programas para Telehit y Canal 22. Actualmente escribe en Revista Empire, Playboy y Time Out Mx, el sitio además de participar hablando de cine en Telehit. Es codirector de YouRockey en Web y YouTube.

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de Cine

Top