Reviews Cine

Godzilla Rey de los Monstruos: Entrega todo y a la vez nada

0

Godzilla Rey de los Monstruos es una película que pudo ser algo más que lo que presentaron.

Los fans de las películas de Godzilla, y el género kaiju en general, no tienen expectativas altas cuando se sientan a disfrutar de una película sobre monstruos gigantes que se golpean mutuamente. Especialmente, eso es exactamente lo que queremos ver: criaturas gigantes que se golpean entre sí y destruyan todo lo que se interponga en su camino, generalmente en ciudades enteras. Obviamente queríamos algo bien armado. No ser insultados.

El desastre que fue Godzilla en 1998 ha sido bien documentado en los últimos 20 años, y si bien el reboot del 2014 del director Gareth Edwards tuvo algunas cosas buenas, sus errores disminuyeron su impacto en los últimos 5 años.

Kong: Skull Island fue una buena película del universo en muchas maneras, ampliando la acción del monstruo sobre los humanos, creando un tono general sentando las bases para un universo compartido que realmente tenía sentido. Y ahora con Godzilla: King of the Monsters, la tercera película de Legendary Pictures entrega todo, pero a la vez no entrega nada nuevo que aporte a la franquicia. 

Godzilla: King of the Monsters aumenta 10 veces la violencia al intentar inyectar algo de vida en un nuevo grupo de humanos. Pero una vez más, son los monstruos los que reinan la historia. Es muy difícil preocuparse por cualquiera de los pobres mortales, incluso cuando son interpretados por actores talentosos como Kyle ChandlerVera Farmiga y Millie Bobby Brown.

Estos 3 actores interpretan a la familia Russell. Chandler es el Dr. Mark Russell, Farmiga es la Dra. Emma Russell y Brown es su hija Madison. Después de un inicio rápido, y quizás innecesario, que se vincula directamente con Godzilla del 2014, los Russell se separaron. El esposo y la esposa están divorciados, y Madison está cada vez más preocupada por el comportamiento de su madre.

Emma, ​​quien trabaja para la organización Monarch, tiene un plan para hacer un gran uso de Godzilla y todos sus seguidores. Piensen en Emma como un Thanos, y los monstruos son sus Infinity Stones. La doctora cree que los seres humanos han destruido el planeta con su estupidez y egoísmo, y su solución es equilibrar el balance. Monarch ha pasado años buscando y conteniendo monstruos gigantes. Y con la notable excepción de Godzilla, todos los titanes están en estado criogénico. Emma planea despertarlos y controlarlos con un dispositivo que ella desarrolló llamado ORCA. No hace falta decir que esta idea no es tan buena como la mayoría de los personajes humanos. Y, como habrás adivinado, es espectacular. Porque uno de los Titanes que despierta es el Rey Ghidorah, una bestia poderosa que tiene la capacidad de controlar a otros monstruos. La única línea de defensa de los humanos es Godzilla, quien tiene una rivalidad contra Ghidorah.

Esta no es ciertamente la historia más tonta de Godzilla, y hay mucho espacio para crear una historia más convincente sobre humanos que se enfrentan a un apocalipsis de su propia creación. Pero el guión no tiene idea de qué hacer con ninguna de estos personajes. Son escritos con las patas, realmente no hay nada destacable en las motivaciones de los personajes, incluso se puede decir que si no hubieran estado, sería una mejor película. El personaje de Kyle Chandler es tan inútil que podrían haberlo quitado de la película y nadie se hubiera dado cuenta. Hubo una gran oportunidad para hacer que Vera Farmiga se convirtiera en una fascinante villana humana, pero después de una gran escena, el guión la reduce a un personaje de fondo que se estanca con dialogos mal escritos. Y Brown, en su primer papel en la pantalla grande, no hace nada hasta los últimos 20 minutos de la película.

Los dos únicos humanos que tienen relevancia son Bradley Whitford, teniendo el mejor momento interpretando a un científico cómico, y Ken Watanabe regresando a su papel como el Dr. Ishiro Serizawa, quien menciona Gojira varias veces, hartando al público. Pero el hecho es que la única razón por la que estos dos son los mejores actores es debido a que les dan un mejor desarrollo, no por la forma en que están escritas. Whitford es el único miembro del elenco capaz de hacer funcionar cualquiera de los chistes anticuados de la película, y Watanabe aporta una buena parte a su papel.

Pero, dejando a un lado a los humanos. Los monstruos son las verdaderas estrellas, y no decepcionan. Godzilla, en todo su esplendor digital, tiene más presencia en pantalla que el 90% de los humanos. Los otros monstruos también dejan una gran impresión. El rey Ghidorah, con sus cabezas regeneradoras y sus poderes con electricidad, a veces puede ser aterrador. También la música de Bear McGreavy aporta mucha epicidad a las escenas y las batallas entre las criaturas. 

Michael Dougherty como director captura toda esta destrucción, pero no es suficiente con el lado humano. Cuando los monstruos llegan, la pantalla muestra el color naranja, azul para los cadáveres y luces blancas cálidas. El asombro y la majestuosidad de estos monstruos semejantes a dioses, se trasladan a la perfección. Dougherty logra algo bestial con las escenas que involucran a los monstruos, pero cuando se trata del drama humano, la película cae.

Pero este terror tiene un efecto secundario. Está claro que Dougherty quiere tener su propia parte, creando una gran película de monstruos que también entretiene a las personas con peleas de criaturas. El problema es que esos dos no encajan bien en el guión. Tal vez Dougherty esté tratando de mezclar la atmósfera de la película original de Godzilla de 1954 con sus secuelas interminables. No tenemos dudas de que hay una manera de hacer que esto funcione de alguna manera, pero Dougherty y su equipo no lo han descubierto. Como resultado, las peleas de monstruos terminan luciendo increíbles, pero carecen de emoción. La escena de Godzilla peleando contra Ghidorah debería traer emociones, pero el resultado final es vacío y sin vida. Una película de esta magnitud debería provocar un asombro y una emoción sin fin. 

Pero, suponemos que por eso habrá Godzilla vs King Kong, pero King of Monsters no termina convenciendo a nadie de que esta es una verdadera película de la franquicia.

Calificación: 6/10