Conecte con nosotros

Cine

FICM 2019: Ya no estoy aquí, lo más importante es bailar

Publicado

en

Ya No Estoy Aquí 10

Fernando Frías de la Parra ha trabajado como director, director de fotografía y editor. Su primer largometraje ficción Rezeta, lo hizo ganador de varios premios, incluido Mejor Película Narrativa en el Festival de Cine Slamdance 2014.

Recientemente dirigió Los Espookys una serie televisiva de comedia estadounidense que se estrenó con gran éxito el 14 de junio de 2019 en HBO.

Este año, Fernando llega al Festival de Cine de Morelia con su filme titulado Ya no estoy aquí, una interesante ficción que habla de la amistad, la violencia y la pérdida de la identidad, algo muy cercano a la realidad de los mexicanos.

Ya No Estoy Aquí

Ulises

En el entorno de un Monterrey violento, una joven pandilla que se hace llamar Los Terkos pasan los días escuchando Cumbia rebajada (Kolombios), dibujando en sus libretas, creando música y asistiendo a bailes en los barrios cercanos. Tienen un líder de 17 años llamado Ulises (un brillante debut de Juan Daniel García), quien disfruta bailar en compañía de sus amigos y que no hace nada más que vagar por las calles y tomar un par de cervezas.

El estilo de Ulises y su pandilla es único; ropa holgada, paliacates y mucho gel en sus feos peinados, hasta cierto punto incómodo, un estilo de cholo que a simple vista se ve peligroso pero quien encuentra el verdadero peligro en las calles de Monterrey, cuando un grupo de jóvenes narcotraficantes comienza a querer invadir el espacio civil y lo involucran en una masacre. Ulises es inocente.

Con esto, Ulises, se ve obligado a migrar a Nueva York, y comenzar de cero. Mientras trata de adaptarse a una nueva ciudad, un nuevo idioma y sus desagradables roommates, recuerda con nostalgia todo lo vivido en Monterrey, sus amigos su música y sus pasos de baile.

Durante una charla que tuvimos con el realizador Fernando Frías, nos comentó que al principio tenía tantas ideas en la cabeza, que se imaginaba que cada una podría ser una película, pero al final, logró homogeneizar todo. Para el realizador, era importante situarse en el 2010, cuando Felipe Calderón gobernaba y el narco comenzó a reclutar jóvenes en las calles. Había masacres y pleitos entre carteles, así como también protestas en las calles.

Su cast se formó de muchos extras y actores principiantes que fueron guiados por el actor y director de casting Bernardo Velasco, quien trabajó con los chavos cuatro meses antes de iniciar el rodaje (2017).  Su producción, la cual se estaba realizando en Nueva York y en Nuevo León, se tuvo que suspender por el terremoto que sacudió la Ciudad de México y sus al rededores en aquél año. Un año después, en julio del 2018, Fernando volvió con cámara en mano para continuar su proyecto.

«Es la primera vez que la vemos terminada, que la vemos en el cine con todo el cast y crew. No me lo creo, me ha costado muchísimo trabajo esta película pero estoy feliz de presentarla en un espacio como Morelia. La gente la ha recibido con mucho cariño y eso me hace muy muy feliz». – comenta Fernando.

Y es que la película tiene un encanto único que recae en su protagonista, quién a momentos incomoda, pero poco a poco vas empatizando con él y con su nueva amiga Lin, una asiática que se le cruza en el camino.

Esta película que pondrá a bailar a muchos, llegará a salas de arte en el 2020.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncio
Comentarios