Conecte con nosotros

Entrevistas Cine

FICM 2019: ‘Sanctorum’ entre la realidad y la fantasía de la violencia en México

Publicado

en

SANCTORUM Poster (1)

Fotos cortesía Calouma

El Festival Internacional de Cine de Morelia presenta como parte de su selección oficial la película “Sanctorum”, cuyo guion y dirección estuvieron a cargo de Joshua Gil. La cinta toma lugar en un México en el que la violencia, la guerra entre el ejército y el narcotráfico, así como la desaparición de personas son  parte del día a día de un pueblo indígena. Y en medio de esta violencia un niño pierde a su madre, el pequeño sin embargo no pierde la esperanza de encontrarla con ayuda de las fuerzas de la naturaleza.

“Sanctorum” se desarrolla entra la realidad y la ficción fantástica, por un lado está la historia la historia de la violencia constante en nuestro país, con esta guerra que parece no tener fin y la cual ha cobrado la vida de muchas personas, un tema con el que lamentablemente cualquier mexicano ya se encuentra familiarizado. Y, por otro lado está la historia fantástica y esperanzadora de un niño quien desesperado por encontrar a su madre se adentra a un bosque en donde cosas mágicas e inexplicables suceden.

“Sanctorum” es el segundo largometraje de Joshua Gil, y la primer película mexicana  que cierra uno de los festivales de cine más importantes en la industria, el Festival Internacional de Cine de Venecia. También participó en 3 Puertos Cine (2016), Impulso Morelia (2016) donde obtuvo una beca del Tribeca Film Institute Rotterdam Lab (2017), Br Lab (2018), BloodWindow (2018), Impulso Morelia (2018) donde obtuvo el premio SplendorOmniaprize, Qumra (2019).

En YouRocket tuvimos la oportunidad de platicar con Joshua Gil sobre esta película que tiene su primera proyección en suelo mexicano  en el FICM 2019.

SIC.34_Sanctorum_Q_A3

Primero que nada, cuéntanos a grandes rasgos de qué trata “Sanctorum”.

“Sanctorum” es la historia de un niño que pierde a su madre víctima del narcotráfico. Un día ella desaparece y la abuela le trata de explicar al niño qué es lo que sucede con ella, pero ante la imposibilidad de contarle qué es exactamente lo que sucedió con ella le explica al niño que para que vuelva tiene que implorarle a las fuerzas de la naturaleza para tratar de que suceda un milagro, el niño lo toma literal. Un día en medio del bosque, va a  evocar por la madre y la naturaleza responde a ese llamado y sucede algo inesperado.

Cuando comienzas a ver “Sanctorum” da la impresión de estar viendo una historia real por el contexto de la misma historia, pero luego vienen estás escenas fantástica que te hacen recordar que al final no deja de ser una película. ¿Cómo surgió la idea de esta historia que mezcla un poco la realidad con la fantasía?

Surge porque leí un artículo hace tiempo del New York Times que hablaba justamente de una generación de niños que estaban siendo criados dentro de campos de mariguana y de amapola. Entonces los niños cosechaban y sus mamás estando ahí con ellos, si tenían que tomar clases ahí las tomaban Era como una comunidad ahí. Eso me llamó la atención.

Le pedí a unos amigos reporteros que si sabían de eso o de algún lugar en dónde estuviera pasando eso que me avisaran, y tuve la oportunidad de acercarme y verlo con mis propios ojos, me pareció fantástico, dije: No puedo creer lo que está pasando acá, prácticamente apocalíptico el hecho de tener algo así.

Entonces, me generó un shock muy fuerte y, a partir de eso, empecé a plantearme la posibilidad de hacer una película, pero no quería que fuera un documental, porque un documental iba a ser muy evidente en qué iba a terminar, entonces lo que hice más bien fue tratar de hacer un híbrido entre este documental y algo de ficción que terminó siendo más fantasía que otra cosa.

¿Qué fue lo más complicado de escribir esta historia?

En realidad escribí muy poco, solamente escribí como 20 páginas de guion porque yo regularmente dirijo más conforme a mi intuición me va dando. Tomo las 20 páginas de guion, me voy a filmar y voy inventando escenas con mis actores, con los lugares, voy como alimentando la historia.

Por eso es importante que la historia sea nuclearmente buena o por lo menos sólida para que puedas seguir vertientes y te siga dando ideas y poniéndole ramas al árbol, por así decirlo.

Lo que si te puedo decir es que fue complicado hacerla, fueron muchas cosas, pero trabajar con niños, trabajar con animales, trabajar con efectos especiales, el clima donde filmamos, conseguir el dinero, todo eso lo pongo dentro del grupo de problemas.

Sanctorum (Dir.Joshua Gil) 1

En “Sanctorum” vemos varios escenarios naturales, ¿en dónde grabaste y cuáles fueron las dificultades de usar estos lugares?

Se filmó en varias partes. Hay una parte que es medio secreta, que es donde fueron los campos de mariguana, la otra gran parte se filmó en la Sierra Norte de Oaxaca, que es una parte comprendida, una Sierra Mixe que se llama Tlahuitoltepec, y otra parte que es estos paisajes que se filmaron en Bolivia.

Para hacer esta película no contrataste actores, más bien fueron militares reales, gente que sí tenía que ver con el narcotráfico, ¿tuviste algún conflicto o en determinado momento te dio miedo trabajar con ellos?

Nunca sentí miedo, la realidad es que todo el trabajo de investigación y de conseguir los permisos lo hice yo. Entonces yo conseguí el permiso para entrar y filmar en los campos, pero busqué mucho antes de decidir meterme a uno, dije: éste me late, éste no me late, éste está chido. Entonces ahí caí, y la gente con la que trabajé ahí era gente chida, gente que aceptó nuestra presencia con sus reglas y que de alguna manera decidió también aparecer ahí. Y nunca me sentí como amenazado ni mucho menos, pero sí había cierto nervio de terminarla lo antes posible e irse, eso sí era de ‘mañana nos vamos porque nos vamos, hay que salirse de acá’, porque sí era una situación un poco intensa de estar trabajando con gente armada todo el tiempo. Llegábamos a los lugares  donde filmábamos con los ojos vendados, entonces si querías salir de ahí no había manera porque no sabías para dónde correr, nos llevaban y nos traían todo el tiempo.

Pero fuera de eso realmente no hubo ningún temor. Tal vez el temor que tuve en algún momento  fue el de no terminar la película por el clima que teníamos todo el tiempo, fuera de eso todo bien.

¿A la gente que decidió aparecer les explicaste de qué trataba la película?

Claro,   todos todos todos, principalmente la gente que tenía que ver con los cultivos sabía perfectamente de qué iba a ir la película, cuál iba a ser su participación, y ellos tenían la libertad de aparecer con su rostro descubierto, nosotros no teníamos problema con eso.

Creo que unas grandes virtudes por las cuales pudimos filmar la película fue justamente porque nosotros siempre fuimos muy honestos con todos y también con las personas que trabajaron en la otra parte de la película que es la parte que ya no tiene tanto que ver con los cultivos; los campesinos y los militares.  Todo esto que también fue explicarles de qué trataba y qué es lo que habíamos hecho desde un principio, porque era complicado para ellos porque ese no era tanto su contexto, el bosque contextualmente no tenía nada que ver con los campos.

Sanctorum (Dir.Joshua Gil) 5

¿Por qué no valerse de actores ya reconocidos?

A pesar de que tuve la oportunidad de haber elegido actores, yo proferí trabajar con gente que trabajara sus emociones de manera más real, y que mejor manera que hacerlo que con gente que realmente trabaja en un capo de mariguana, que realmente sabe qué es haber sido perseguido por el ejército o vivir en medio de un conflicto armado entre narcotraficantes o entre comunidades   indígenas. Para mí esos testimonios eran muy valiosos porque yo también quería que la película fuera descubriendo cosas reales, yo no quería decirla a un actor ‘ahora hazle como qué lloras porque te va a venir a matar el militar’, no me parecía  a mí que fuera nada interesante, prefería llegar a eso mismo desde el conocimiento de una persona que ´si había pasado por esto.

A la hora de encontrar los lugares también aparecieron las personas las personas eran de ahí.

Creo que las reacciones son evidentes, por ejemplo cuando llegan los militares la gente se agacha en automático  y sientes ese miedo.

Sí, porque son como actitudes ya predeterminadas o acciones ya predispuestas a lo que están viviendo.

Lo que me llama la atención es la manera en que presentas la violencia que se vive, está ahí pero en la tomas se ve muy lejano, ¿por qué lo hiciste de esta manera?

Siento que nosotros como mexicanos somos ya muy cercanos a la violencia que una película que ya de por sí tenía que tocar el tema del narcotráfico, no quería que fuera una película que también fuera así como explicita y gráfica con la violencia y vieran la sangre, no quería que fuera eso, pensé que era un estilo ya bastante socorrido. Obviamente tenía que estar presente la violencia pero tenía que ser más sutil, más inteligente y probablemente, más elegante en ese sentido.

En “Sanctorum” también haces un rescate de las lenguas…

Sí, era algo muy importante para mí que al descubrir los espacios y las personas ellas se sentían más cómodas trabajando su idioma original. Para mí era o que ellas hablaran español para que yo pudiera entenderlas o más bien yo tener que entender y acoplarme a lo que ellos estaban haciendo, e hice lo segundo, fue lo mejor, fue lo más rápido, fue lo orgánico, por así decirlo. Y me di cuenta que ellos eran muy buenos en lo que estaban haciendo, a la hora que sentían que estaban  en su universo o hablando su idioma se sentían protegidos, se sentían más naturales.

Entonces fue cuestión de un par de ensayos en los que decidí.

Entonces fue una decisión que tomaste sobre la marcha.

Sí, sobre la marcha, me pareció muy muy orgánico, porque ellos tenían la capacidad de hacerlo en español, pero me gustó más de la otra manera porque aparte la lengua apoya bastante sonoramente hablando con su fuerza a lo que está pasando en la película.

“Sanctorum” llegó al Festival Internacional de Cine de Venecia, ¿cómo te sentiste al ser la primera película mexicana que se presenta durante la clausura?

 Estar en ese festival fue una gran oportunidad, es un festival lleno de oferta cinematográfica de todas partes. Nosotros estuvimos en una sección muy linda que es La semana de la crítica, una sección muy exigente, nuestras proyecciones eran en salas muy grandes y afortunadamente todas llenas, la gente trataba de entender si era una película que estaba basada en la realidad o qué tanto estaba confeccionada o si esto provenía de un universo de los mixes nada más, si nada más los mixes pensaban así. En fin, fue una experiencia muy linda, nosotros tuvimos la oportunidad de vender la película allá a distribución internacional y recibimos invitaciones a otros festivales.

Me resulta curioso esto que comentas que trataban de saber qué tanto se basaba en la realidad, pues aquí en México ya estamos tristemente familiarizados con este tipo de noticias que vemos en televisión o internet, ¿cuál fue la percepción que tuvieron allá?

Lo vieron como una amalgama de cosas en las cuales no sabían interpretar, por ejemplo la matanza y la quema de las personas me decían, ‘¿cómo es posible que suceda esto con un grupo de personas así de la nada?’, pues sí sucede y no solamente una vez sucede frecuentemente. El tema de la policía tratando de encubrir a estos personajes en lugar de perseguirlos. Les parecía que era como una cosa muy poco común y pues sí, es poco común en su país porque para nosotros que vivimos aquí pues esa es la situación. Pero también había un entendimiento muy fuerte de que así es la situación en América Latina y que sucede mucho la relación de la autoridad o la justicia con la sociedad. A partir de eso entendieron la película de una manera muy linda, estaban encantados con este misticismo mexicano que no sabían exactamente bien de dónde provenía y que creo es una cualidad de la película.

SIC.34_Sanctorum_photocall3

Presentas “Sanctorum” como parte de la Selección Oficial en el Festival Internacional de Cine de Morelia.

Me siento muy contento, creemos que va a ser una proyección muy especial porque seguramente van a  estar desde nuestras familias, actores, el crew y es la primera función de la película en México, hay mucha gente que la quiere ver y hay una expectativa fuerte. Creo que es una gran oportunidad de dar a conocer la película y de iniciar un recorrido por festivales por México y seguir su recorrido por festivales internacionales.

Finalmente, algún mensaje que quieras dejarle a nuestros lectores de YouRocket.

Es un gusto para mí poder invitarlos e invitarlas para que vayan a ver la película ya sea en una proyección especial, el sonido sin duda será algo muy especial, una sala 7.1 especialmente para la película. No hay mejor lugar para ver el cine que el cine y que mejor que el Festival de Cine de Morelia

Anuncio
Comentarios