Connect with us

¿Es imposible hacer una buena película basada en algún videojuego?

Published

on

No es para nadie extraño que la adaptación de un videojuego al mundo del séptimo arte generalmente no deja contento a nadie, tanto los fanáticos de la obra original quedan decepcionados por no cumplir con las expectativas que ellos esperaban al ver materializadas en “carne y hueso” las historias que los cautivaron al pasar horas interactuando frente a un monitor como el público en general que simplemente busca en el cine un entretenimiento se queda muchas veces con un sabor agridulce después de ver este tipo de películas y quienes en el mejor de los casos las califican como “palomeras” y la mayoría de las veces como “malas”, esto deriva en que casi siempre los estudios que las producen tampoco queden contentos al no recaudar lo esperado con ellas e inclusive el director y los actores involucrados en el proyecto lo tomen como un tropiezo en sus carreras.

Ejemplos de este tipo hay ya bastantes en Hollywood, desde la ya lejana “Mario Bros.” (1993) pasando también por éxitos en taquilla como la saga de Resident Evil (2002-2016) hasta el último clavo en este ataúd como lo es “Tomb Raider” (2018) la cual se suponía iba a estar basada en las últimas entregas de la franquicia las cuales han sido bien recibidas por los fanáticos y todos estaban de acuerdo en que una adaptación al cine era más que conveniente y sobre todo con Alicia Vikander en el papel protagónico, y es precisamente el núcleo de cada uno de los ejemplos antes mencionados lo que nos da el primer punto a considerar para condenar este tipo de cintas, la premisa de cada uno es muy diferente y por ende el género en el que se desarrollan, pero lo que tienen en común es que toman sólo el cuadro argumental como un mero pretexto para “exponer” la trama,  ni siquiera “contar” una buena historia.

Cosa que no sucede tanto con las adaptaciones basadas en libros, las cuales por la naturaleza de la obra original se prestan para que el director y sobre todo los guionistas se tomen libertades creativas con la trama de la cinta sin perder el hilo argumental de la historia como en “Ready Player One” que aunque ha dividido muchas opiniones entre los fanáticos que ya han leído el libro todos concuerdan en que es una buena película que es lo que importa y en casos excepcionales terminan hasta siendo consideradas obras maestras de la cinematografía como la saga de “The Lord Of The Rings” no sólo por la crítica o los fanáticos sino por la audiencia, lo que me lleva a pesar que esta sería otra clave, la falta de seriedad con la que muchas veces toman el proyecto los involucrados debido a que el argumento está basado en un medio que muchas veces es tratado como inverosímil en las historias que se cuentan en él.

Pero no todo está perdido, la recientemente estrenada “Rampage” (2018), es una cinta no solamente entretenida y emocionante, sino muchos ya la consideramos la mejor película basada en un videojuego hasta la fecha, claro que mucho se debe a que la premisa de donde está inspirada es bastante simple pues se trata de un juego en el cual el objetivo es que con tu personaje (un monstruo gigante) sobrevivas al ataque de las fuerzas armadas que tratan de evitar que destruyas por completo la ciudad y avanzas de nivel a medida que devastas todo a tu paso y es precisamente lo que obtienes de esta cinta, acción y destrucción obviamente aderezadas con un guión que trata de darle más profundidad a la historia para que no quede tan simple y claro que tiene sus defectos, pero con un protagonista carismático como Dwayne “The Rock” Johnson quien suele comprometerse con los papeles que interpreta,  creo que dejó a todos muy satisfechos y tal vez esa sea la clave para conseguir dicho resultado que la base sea sencilla para poder desarrollar una historia alterna alrededor del mundo que nos plantea el juego que sirve de inspiración.

Para finalizar, considero que lo que realmente falta en este tipo de proyectos es pasión por la obra original, pues hemos tenido gratas experiencias cuando adaptaciones cinematográficas de cualquier otro medio son realizadas con este ingrediente, como lo entregado por los hermanos Russo en el Universo Cinematográfico de Marvel quienes dieron a notar también el respeto por los personajes. Inclusive cuando un videojuego es basado en un cómic o película, cosa que regularmente termina en algo catastrófico sin importar que usen a personajes tan importantes no sólo en el mundo de las viñetas sino de la cultura pop en general, hasta que llegó el estudio británico Rocksteady con un guión del mimísimo Paul Dini, quien recordemos fue de los creadores de la mítica serie animada de los años noventa del hombre murciélago y es una de las favoritas de los fanáticos, para entregarnos lo que hasta el día de hoy es considerado como la mejor forma de desarrollar un juego basado en un superhéroe con “Batman: Arkham Asylum”.

¿Ustedes que opinión tienen al respecto, o que adaptaciones creen que hayan sido infravaloradas en su momento?

Advertisement
Comments

Cine Mexicano

Las niñas bien, un retrato sobre la clase alta en crisis

Publicado

on

La cinta de Alejandra Márquez Abella protagonizada por Ilse Salas se presentó en la Competencia del FICM

Una visión alejada de la comedia y de la exaltación de la clase privilegiada en México es lo que representa la nueva película de Alejandra Márquez Abella, Las niñas bien, que el día de hoy fue presentada y aplaudida en la tercera jornada del Festival de cine.

Con un guion realizado por la misma cineasta que tuvo a bien realizar una extensa investigación en los textos de la escritora Guadalupe Loaeza, con los que poco a poco dio vida a su personajes y el arco de los mismos, el filme ubicado en el año de 1982 cuenta la historia de Sofía – grandiosamente encarnado por Ilse Salas- una mujer rica que en medio de la frialdad de su entorno de lujos se enfrenta a una crisis económica que la atraviesa de diversas maneras.

“Queríamos estar alejados de la comedia porque habíamos visto como se había tratado el tema de la clase alta de manera risible y no era lo que queríamos lograr”, dijo la productora Gabriela Maire, quien estuvo en conferencia de prensa junto con la directora y actrices como Ilse Salas y Johanna Murillo.

“Hay muchos factores, por ejemplo el que a estas mujeres de les llame ‘niñas’ como una forma de infantilizarlas y ver que no pueden tomar decisiones. Queríamos explorar las formas de relacionarse de estas mujeres; que éstas muchas veces significan dejar muchas libertades y lo eligen hacer aunque se toma la libertad como un accesorio más, un símbolo de estatus”, explicó Márquez Abella.

Los retos de este trabajo que cuenta con un gran trabajo de ambientación y vestuario no fueron pocos, pues además de la selección de textos, se tuvo que desarrollar cada uno de los personajes, la música de la época que otorga un sentido especial a la atmósfera, todo para “estar orgullosos y contribuir a ese cine mexicano que queremos tener”, como lo señaló el productor Rodrigo Sebastián González.

El filme que llegará a cartelera comercial en el mes de marzo (2019) no busca en ningún momento redimir a la clase alta, sino criticar con crudeza y contar desde dentro situaciones de este grupo que encabeza la sociedad mexicana.

El elenco que nutre este proyecto es amplísimo y en él se cuentan a profesionales como Flavio Medina, Cassandra Ciangherotti, Paulina Gaitán, Jimena Guerra, Daniel Haddad, Alfonso Borbolla, etc.

Continúa leyendo