Contacto

Entrevista: Ari Brickman guionista y actor de «Todo lo invisible»

TODOLOINVISIBLE

Cine Mexicano

Entrevista: Ari Brickman guionista y actor de «Todo lo invisible»

Adaptarse a una nueva normalidad es complicado, y es una situación que podemos entender después de un año en cuarentena; cambiar la forma en que vivimos es complicado y frustrante, eso lo sabe bien Jonás el personaje principal de «Todo lo invisible» película que llega a los cines a partir del 22 de abril en 400 salas y protagonizada por Ari Brickman, Barbara Mori, José Maria de Tavira y Daniela Schimdt.

Tras un accidente de coche Jonás (Ari Brickman) queda ciego y su vida cambia por completo. Así  mientras lucha por conseguir una indemnización por el accidente, Jonás tendrá que enfrentarse a sus emociones, a su vulnerabilidad y renuencia al inminente cambio de vida. De esta manera emprende un camino de aceptación, reencuentro y conciliación con heridas del pasado.

La directora de «Todo lo invisible», Mariana Chenillo, contó con el respaldo creativo de  Ari Brickman, quien además de protagonizar y escribir esta historia también se encargó de musicalizarla, logrando conjugar sus pasiones artísticas en una película que invita a reflexionar sobre ese instante que puede cambiar por completo la vida de una persona.

YouRocket tuvo la oportunidad de entrevistar a Ari Brickman y platicamos sobre su proceso creativo dentro de este filme.

TODOLOINVISIBLE1

 

Esta semana se estrena «Todo lo invisible», y me gustaría que nos platicaras de tu personaje (Jonás) ¿cómo lo fuiste desarrollando?

Mi personaje es un dentista de clase media que está casado y tiene dos hijas. Al principio de la película este tiene un accidente que no parecería demasiado aparatoso, pero se queda ciego. De ahí se desarrolla la trama y la búsqueda por encontrar un camino para salir de tal situación. Empieza con una negación tremenda, porque en general nos pasa a todos cuando nos enfrentamos a situaciones de este tipo, se vuelve difícil de aceptar.

Esta historia la escribimos Mariana Chenillo y yo, entonces en el proceso de escribir el guion fuimos obviamente construyendo al personaje, y como tuve el privilegio de estar en él, pude también investigar e irme documentando. Primero con una experiencia muy personal de Mariana, porque a ella de alguna manera, hace muchos años se le desprendió la retina; en ese proceso fue que empezó a cuestionarse: ¿Que pasaría si me quedo ciega? Entonces ya tenía mucha información que me fue compartiendo. Después cuando nos acercamos a la filmación, hablamos con gente que había pasado por un evento similar y que muy generosamente me compartieron sus experiencias, y de eso fui nutriendo al personaje. Después Bárbara Mori dijo que teníamos que vivir la experiencia juntos, entonces nos fuimos por la ciudad con los ojos vendados a experimentar la vida desde ese otro lugar.

 

Y justamente lo que me llama la atención de tu personaje y la historia es que en la primera escena lo vemos siendo feliz, viviendo una vida normal con sus hijas, incluso va cantando en el coche, dos minutos después vemos y sentimos la frustración que siente  al perder la vista, ¿qué tan complicado fue para ti llevar a tu personaje de este punto en el que es feliz, al otro en el que, nosotros como espectadores, también nos sentimos frustrado al notar que ya no podrá hacer una vida normal, y también tiene que adaptarse a una nueva normalidad?

Claro. Esta película ha sido el mayor reto de mi carrera. Justamente porque el personaje es tan complejo y tiene capas. Tiene que enfrentarse  a lo más obvio que es la ceguera; y por otro lado tiene que enfrentarse a  las sutilezas, las relaciones con su esposa e hijas, con el mundo que lo rodea y tratar de reencontrarse a sí mismo. Reencontrar su valor en la vida porque pierde mucho.

Pero para mí la película tuvo otros retos, ser el responsable junto con Mariana de la historia y también hacer la música. Fue una experiencia tremendamente enriquecedora

 

Cuando escribiste el guion para esta película, ¿ya tenías claro que tú ibas a ser el protagonista?

Sí, fue una insistencia de Mariana y bueno, no puedo negar mi involucramiento, pero si. Nosotros nos conocimos en su primera película que se llamó «Cinco días sin Nora», desde ahí formamos esta amistad y teníamos la idea de generar algo juntos. Nos tardamos un rato y fuimos investigando diferentes opciones de historias y después nos enfocamos en ésta. La idea era que ella la dirigiera y que yo actuara, que ella la editará y que yo hiciera la música.

 

¿Fue complicado para ti escribir un personaje del que tú sabes que le vas a dar vida? ¿No te limita o no te pone trabas al momento de hacerlo?

Pues yo creo que sí implica muchos retos escribir para uno mismo, porque hay ciertas cosas a las que a lo mejor no te quieres enfrentar o ciertos miedos, pero al mismo tiempo el hecho de hacerlo de manera conjunta con Mariana, me permitía justamente hacer este ping pong donde ella tenía algunas cosas muy claras del personaje y, aunque yo no quisiera, íbamos a tener que entrarle por ese lado. Y esa es la ventaja de trabajar en equipo. Al mismo tiempo está el privilegio de crear esta historia para después poderla encarnar.

Normalmente como actor, recibes tu texto un poco antes de participar, aquí es algo que ya teníamos y estábamos empapados. Para cuando filmamos, tanto Mariana como yo estábamos ya en una claridad y  en una complicidad para poder contar la historia.

 

Tu personaje tiene estas visiones, las cuales en un principio parece causarle miedo, aunque poco a poco las va aceptando como parte de esta nueva vida que lleva.

Sí,  justo ese síndrome se llama Síndrome de Charles Bonnet. Conceptualmente sabíamos y lo entendíamos, pero pensamos en cómo poder usarlo en una película, a pesar de que es muy cinematográfico.

Habíamos leído acerca de este síndrome. Tanto Mariana como yo hemos leímos mucho a un neurólogo, doctor que ya falleció hace unos años, Oliver Sacks, y en uno de sus libros habla de este síndrome, así como habla de muchos otros síndromes porque éste se parece mucho al síndrome que tiene la gente cuando pierden un brazo o una pierna, que la pierna sigue doliendo o que la siguen sintiendo a pesar de que ya no está. El Síndrome de Charles Bonnet es lo mismo pero con la vista: se tiene la carencia de imagen directa que ya no llega desde el exterior cuando te quedas ciego, entonces genera que el cerebro no entienda bien qué está pasando y las neuronas empiezan a generar imágenes supliendo un poco la falta de imágenes reales. Y estas imágenes generalmente vienen de otras que  tienes en el cerebro o por historias que te han contado. Entonces había esta posibilidad de narrar su problemática  a través de un síndrome que es real y que a lo mejor mucha gente piensa que es raro, aunque como bien dices, conforme avanza la película lo empiezas a entender.

Platicando con gente que muy generosamente nos abrió sus puertas y que ha pasado por este tipo de experiencias, creo que casi con todos con los que platiqué a pesar de que no ubicaban al síndrome por su nombre, les preguntábamos cuál había sido su experiencia al principio de perder la vista, y todos hablaban de algo así. Porque al parecer es bastante común y es fuerte, porque estás solo en tu cuarto y sucede generalmente con menos luz, esta imagen cobra fuerza. Entonces se vuelve muy real, a tal punto que piensan que están viendo, pero en realidad son imágenes producidas por el cerebro.

 

Cuando empiezan estas visiones da cierto miedo, piensas que la película te va a llevar por otro lado, pero es interesante darse cuenta que este síndrome existe y, como dijiste, mucha gente lo padece.

Sí. Bueno, por un lado es algo que me gusta de la película, que parece que se va a convertir en una de terror. Bueno, a lo mejor sí es terror para Jonás en ese momento, pero poco a poco entiendes y descubres lo que está pasando. Y si tienes ganas terminando la película investigas un poco .Ojalá también este tipo de historias ayuden a generar empatía en un país donde nos hace mucha falta para con la gente con discapacidades, y también con la gente que simplemente es diferente.

TODOLOINVISIBLE2

Como ya nos comentabas, tu nombre aparece como parte de los créditos de la música. ¿Cómo fue la inspiración para escribirla? Porque supongo que no es lo mismo escribir todo un guion para una película y luego trasladar eso a un formato musical.

Efectivamente. Y sí, la inspiración es directamente la historia y el título, estaba tratando de buscar esa simbiosis entre la música y la trama. Y de la inspiración para toda la música hubo algo muy concreto. Había un momento que ya teníamos claro que era este reencuentro del dentista, que ya no puede ser dentista, y que se queda ciego, siempre pensamos en ese reencuentro con su pasado y que es un pasado musical. Con ese pasado de cuando estaba joven, tenía su banda y hacía sus canciones, que era un lugar donde él podía reencontrarse a sí mismo o por lo menos a una parte de él. Entonces, toda la creación de la música viene de ese momento, es el momento donde él toca teclado. Todo derivó de ahí.

Fue una construcción donde también me fue guiando Mariana, mientras ella editaba yo hacía música y la íbamos probando. Fue un proceso muy largo, de muchos meses donde tuvimos que ir limpiando y dejar solamente lo necesario.

 

Lo que veo es que te metiste en un proceso creativo complejo, fuiste guionista, actor y músico. Para ti, ¿qué tan difícil fue ponerte el chip de cada uno de estos trabajos que realizas en esta película? ¿En alguna otra película habías colaborado de esta forma?

Nunca me había tocado mezclar todo en un mismo producto. Sí había hecho música para cortos, pero nunca había hecho para un largometraje. Entonces para mí fue un proceso muy disfrutable porque tenía muchas ganas de hacer esto.

Ya he estado en estas tres vertientes pero nunca de forma conjunta. He hecho música desde hace mucho, sobre todo me enfocado a hacer canciones. Por el otro lado, he sido actor. Escribo desde hace mucho, más como para mí y tratando de encontrar la ruta. Me gusta también escribir canciones que justamente son como historias pequeñas.

Fue un reto tremendo que desde hace mucho quería hacer, lo había estado deseando. Estoy muy agradecido con Mariana, estoy agradecido con Tigres Films que me dieron toda la libertad para jugar en diferentes canchas.

 

La película ya también tuvo un retraso en su estreno debido a la pandemia, estaba planeado para el año pasado, aunque sí pudo ser vista en el Festival de Cine de Morelia. ¿Qué te pareció la experiencia de llegar a la cartelera ahora con esta nueva normalidad, a como se hacían los estrenos antes de que toda esta pandemia nos cayera y nos encerrara en casa?

Por un lado obviamente extrañamos las fiestas, la reacción de la gente, la sala llena donde nos podíamos abrazar y hacer ruido  y aplaudir, a nadie le encanta que ya no podemos estar en ese mismo espacio. Pero por otra parte, el privilegio de finalmente compartir la película, de hacerlo de una manera segura en estas salas que tienen todos los protocolos, y en este momento porque siento que es una película que justo como mencionabas, habla de enfrentarse a una nueva realidad. El personaje de Jonás se topa con este tremendo problema en el camino y por más que lo niega, por más que no lo quiere aceptar y quiere esquivar a la vida misma pues no puede, y entonces tiene que aprender a convivir, aprender a ser flexible, encontrar otra ruta. Creo que después de este año pandémico nos ha pasado a todos, estamos en esa desesperación y con mucha tristeza, en muchos casos gente que se nos ha ido; pero al mismo tiempo, teniendo que aceptar que esta es la nueva realidad.

Siento que al cine, la música, las historias, son bálsamos, espacios justamente que nos hacen diferentes a los animales, pues a través de las historias y de la música es como los humanos podemos reinventarnos, reconocer, encontrar otras maneras de relacionarnos y de solucionar problemas.

A pesar de pasar por momentos oscuros esta es una película que te puede golpear, pero al mismo tiempo también tiene humor y al final ojalá te saque una lagrimita.

 

En este año pandémico, el cine, las series, la música, las obras de teatro a través de streaming evitaron que muchos nos volviéramos locos en casa. ¿A ti te inspiró para contar nuevas historias  en el cine o para crear nuevas canciones?

Sí, sí hay algo. Este espacio, y modificar nuestro entorno y nuestra realidad para estar en una convivencia mucho más intensa con nuestra familia y demás, pues sí ha dado muchas reflexiones, muchos cambios. Y pues afortunadamente también he tenido mis destellos creatividad en medio de todo. Ahora estamos escribiendo otra película con Marina. Tengo ahora el privilegio de participar también en otra serie como actor.

La música es algo que siempre hago. Por cierto, también me gustaría compartir que así como sale la película el 22 de abril en cines,  a partir de ese día también sale la música en plataformas musicales para la gente que le guste la canción o la música en general de la película, puedan  regresar a casa y escucharla.

 

Finalmente, ¿algún mensaje que quieras dejarle a nuestros lectores de YouRocket?

Siento que vale muchísimo la pena ir al cine ahorita que se puede hacer de una manera segura. Nosotros vivimos esa experiencia, la verdad es muy bonita la experiencia de ver cine en una sala después de que llevamos todo este año viendo series y películas en nuestras casas. Regresar a una sala, escuchar y ver la imagen es un bálsamo para el alma. Ojalá que se animen a ver «Todo lo invisible», creo que es una película que los puede tocar en este momento.

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de Cine Mexicano

Top