Connect with us

Reviews Series

Élite, la serie que resultó ser buena

Published

on

Este fin de semana estrenó la serie española Élite, un nuevo dthriller juvenil de Netflix que está causando opiniones encontradas pero que para nuestro ojo, cumple con todo.

La historia comienza con la llegada de tres jóvenes de clase baja a Las Encinas, un prestigioso instituto que los recibe en sus aulas después de que su colegio anterior se derrumbara. Estos tres, Samuel (Itzan Escamilla), Christian (Miguel Herrán, a quien recordamos por La Casa de Papel) y Nadia (Mina El Hammani), no son bien recibidos por los alumnos y personal del instituto, Nadia en especial, discriminada por su origen musulman a quien la propia directora le pide no use su hiyab en clase, mientras que Samuel, recibe críticas por trabajar como mesero.

Por su parte, Christian, es el caemebien del grupito, quien no solo es súper carismático, sino que también ayuda a quitar tensión a la trama, pues más adelante se verá envuelto en un triángulo amoroso-sexual bien planteado. La actriz mexicana Danna Paola, interpreta a Lu, una de las estudiantes adineradas, quien inyecta “mala vibra” con un carácter frío y sarcástico hacia sus compañeros, a excepción de Guzmán (Miguel Bernardeau), otro niño rico de quién está enamorada y quien -aparentemente- es su novio.

Lo interesante de esta serie es que pese a tener comparativos con la novela mexicana RBD (por el uniforme, no más), con Gossip Girl (por la personalidad de los personajes), es que en realidad la historia se desarrolla sobre el interrogatorio póstumo a un asesinato (nada que ver con 13 reasons why), en donde se involucran los estudiantes, familiares y un ex convicto, abordando temas políticos y de sexualidad importantes que lograron fusionar muy bien.

Ramón Salazar y Dani de la Orden, los directores, ambientan de manera atinada con la ayuda de una banda sonora que refleja tanto los gustos propios como el interés de que la serie suene contemporánea y que beneficie las escenas, pues The National, La casa azul, Love of lesbian y Dorian, dan la melodía al thriller. Las actuaciones de todos son magníficas, pues se supone que todos rondan entre los 16-18 años, pero con un perfil grande de madurez, en donde hacen presencia tres actores de la aclamada La casa de papel: Jaime Lorente (Denver), María Pedraza (Alison Parker) y Miguel Herrán (Río).

Para los que ya estamos más grandecitos, este tipo de series te hacen regresar con nostalgia a revivir tus años mosos, recordar la escuela, las fiestas y las amistades que formaste ahí, reflexionar y poner atención a los pequeños detalles.

Después de Las Chicas del Cable y La Casa de Papel, Netflix nos engancha nuevamente con Élite, y solo podemos decir que estamos más que listos para una segunda temporada.

Advertisement
Comments

Reviews Series

¡Checa lo nuevo de Supernatural: The Spear!

Publicado

on

Supernatural acaba de aplicar un Thanos…

Este final de mitad de temporada comenzó  a sentirse como un episodio bien armado con una buena fotografía y tomas, reuniendo varias cosas presentadas en episodios anteriores y atándolos de nuevo con la confrontación final con Michael. Jack todavía está lidiando consigo mismo de haber sido revivido, mientras que Cas continúa manteniendo secreto su trato con The Empty. Hay un par de momentos que evitan que el episodio sea demasiado oscuro. La videollamada de Ketch sobre el envío del arma que los chicos necesitan por correo fue un momento realmente gracioso y aunque el cameo de Ketch es agradable, esperemos que ya este de regreso. 

Este episodio trajo de regreso a Garth, el cazador convertido en hombre lobo, enviandolo en una misión especial para ver para qué ha estado haciendo Michael con los monstruos. Garth siempre ha sido un personaje secundario, pero bien utilizado. Aunque él mismo ha pasado por cosas realmente severas, nunca ha perdido ese toque humorístico, por lo que verlo en presencia de Michael, al experimentar este ‘cambio‘, lo pone un tanto nervioso. Dicho esto, la situación de Garth lleva a Sam a sentirse más culpable sobre quién envía a las misiones, y eso hace que tal vez las decisiones de Sam cambien en el futuro.

Lo principal de los Winchester es obtener la lanza de Kaia, la única arma que saben que puede dañar seriamente a Michael. Aquí hay un gran problema: Dean no fue entrenado en el arte de sostener una lanza. Oops.

Antes de que nos preocupemos por el deslucido manejo de la lanza de Dean, hay un momento divertido cuando los chicos están listos para enfrentar el arcángel. Como los Winchesters, Cas y Jack avanzan para enfrentarse a Michael con posibilidades imposibles. Durante la pelea final, el manejo de la lanza de Dean es mejor de lo que se mostraba al principio, pero aún así no logra mucho más que un rasguño. Pero eso no es lo que termina destrozando a Dean. Dean empieza a marearse y recordando los momentos donde Michael lo poseía y booom, Michael está de regreso en el cuerpo de nuestro querido Winchester.

El plan de Michael de apoderarse de Dean nuevamente tiene mucho sentido. No había ni razón para que abandonara a Dean en los primeros episodios de la temporada. Pero a medida que los episodios progresaron y nos desviamos, quedó menos claro que fue lo que impulsó a Michael a salirse de su cuerpo. Fue realmente inteligente, y me hace preguntarme cómo superarán a un enemigo que trata al mundo como un rompecabezas.

Un chasquido de dedos señala la orden de Michael de comenzar una invasión en una gran ciudad. El final es a la versión de Thanos de Infinity War.

Calificación: 5/5

¡Nos vemos el 17 de Enero con más episodios!

Continúa leyendo