El terror sin explicación en 22 July

El gigante de streaming, Netflix, llegó al Festival Internacional de Cine de Toronto con una historia verdaderamente impactante basada en hechos reales llamada 22 July. El filme narra los violentos ataques del 22 de julio de 2011 ocurridos en Oslo y Utoya, Noruega, que dejaron 77 muertos y muchos heridos.

En este filme, su director Paul Greengrass (a quien recordamos por la trilogía Bourne), nos da el enfoque que tiene Anders Behring Breivik (Anders Danielsen Lie), un autodenominado extremista cristiano de derecha con odio hacia los musulmanes, mismo que detonó una bomba en la sede del Primer Ministro, en Oslo, con la que causó ocho víctimas, tras salir de su casa manejando una van con explosivos y abandonarla en el mismo lugar.

Después, vestido de policía, tomó un ferry hasta la isla de Utoya, en las afueras de la capital, y asesinó a sangre fría a adolescentes que asistían a un campamento juvenil del Partido Laborista. Según el reporte de la policía local, 69 personas perdieron la vida en ese segundo atentado. Esta emocional historia recae en su protagonista o sea, el terrorista que en ningún momento se muestra arrepentido tras el atentado. También Greengrass nos explica lo que que siguió para el país hacia la reconciliación y la recuperación.

Greengrass construye una película de emociones y dudas con base al libro “One of Us” de la periodista Asne Seierstad, en donde se dedicó a analizar el caso del hombre atacante, que curiosamente, resultó ser un cercano a ella, y que al inicio de la película realmente te cuestionas qué es lo que ha obligado a este atacante a cometer tal delito, que se condensa en su buena producción para lograr ejemplificar ambos ataques, rodada con cámara en mano y con el ritmo que caracteriza el cine del director y quien se dedica a explorar lo que pasó después de los atentados.

Un filme que nos proyecta por un lado, la lucha por la supervivencia y la superación del atentado de uno de los adolescentes y los problemas de violencia en todo el mundo, Viljar Hansen (Jonas Strand Gravli) que logró salir del campamento con vida, pero muy herido y con ganas de venganza, por otro, el proceso en la que el asesino prepara su defensa para el juicio junto a su abogado.

Cabe destacar que 22 July está formada íntegramente por actores noruegos hablando inglés, los cuales brillan por sus actuaciones y acento (algunos jóvenes estaban por primera vez ante la cámara), que ayudan a consolidar una película repleta de diálogos que para nada se sienten forzados pesé a su duración de un poco más de 2 horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here