Entrevistas Cine

El sueño más largo que recuerdo y la presencia de la ausencia

Publicado el

El director Carlos Lenin estrenó el cortometraje en el Festival de Sundance.

Cuando el cineasta Carlos Lenin y la productora y actriz Paloma Petra se sientan para hablar de lo que plasman en sus películas, parecería que todo se liga a la violencia, al narcotráfico o a las desapariciones. Lo cierto es que para ellos la idea es no específicamente tocar estos temas como tal, sino contar historias desde la realidad que le toca a su identidad y entonces, desgraciadamente, todo se toma de la mano.

Así surge la esencia del cortometraje El sueño más largo que recuerdo, que explora el violentísimo hecho de la desaparición forzada como una forma de « agendar una realidad desde un lugar muy íntimo, muy desde lo cotidiano porque también lo íntimo y lo cotidiano es político y desde ahí se puede compartir una reflexión, un testimonio », dice Lenin.

Y es que al hablar de desaparición, la mirada Lenin y Petra, parecen irse un poco a un lugar poco luminoso y en el que las palabras de tortura, incertidumbre, dolor, limbo pero también los de lucha y resistencia prevalecen, es por eso que el director basó este trabajo en este concepto que para él, “forma ya parte de la identidad, perpetuado por la impunidad”.

“Acá en Nuevo León hay una frase que utilizaban mucho en un libro en donde recopilaban cartas entre familiares de desaparecidos, que es ‘la presencia de la ausencia’ y creo que justamente un desaparecido es ese recordatorio permanente de una humanidad, de una persona que no está. Creo que lo trivializamos mucho cuando lo reducimos a cifras, se nos olvida que son personas, son maestras, maestros, gente que amaba, que soñaba que respiraba, personas que no quieren que sepamos donde está y eso, es un presente… creo que el desaparecido como concepto, como realidad, es en efecto es la más fehaciente representación de lo que es México. México es un desaparecido o la mexicanidad es un desaparecido, no se como decirlo”, dice Lenin.

A través de imágenes evocadoras, como suele ocurrir en la cinematografía hasta ahora realizada por Huasteca Casa Cinematográfica, el cortometraje cuanta la historia de Tania, interpretada por Paloma Petra. “Ella es una mujer joven que está luchando por encontrar a su padre, lo busca, pero mientras tiene que lidiar con la necesidad y la realidad de querer dejar su pueblo para hallar nuevas oportunidades de trabajo, siempre con la consigna de tratar de no olvidar”, explica la propia actriz, en entrevista.

El personaje de Tania, tiene ciertas similitudes con el de Paloma –el cual también interpreta- dentro del largometraje La Paloma y el Lobo (Carlos Lenin, 2019), pues también retrata a una mujer fuerte con luchas internas y búsquedas de un bienestar futuro.

“En el caso de Paloma era importante para mi que fuera una morra fuerte, y eso pasa también con Tania porque obviamente tienen sus vulnerabilidades pero que al final buscan tomar una decisión que tiene que ver con ella y no con alguien más, porque muchas veces los personajes femeninos están escritos para que aporten a la narrativa de los personajes masculinos y era importante para mi que no sucediera eso en estas películas”.

Por eso toman decisiones muy trascendentales para ellas mismas, -continua Petra-; Tania quiere irse de su pueblo y Paloma más bien quiere regresar a el y al final de todos los procesos dolorosos que están viviendo saben que lo harán aunque duela y esas son muchas decisiones que tomamos mujeres acá en el norte y en el país. Otra parte importante es que en las dos películas, deja a su pareja para hacer lo que quiere y a veces como mujeres se nos enseña lo contrario; que tenemos que complacer al hombre y asirnos a lo que él quiere, sus necesidades y procesos y  aquí, sí es te quiero, sí es que me duele, pero la voz que llega más es la de que tengo que ser mi propia persona y hacer mi vida”, destaca Paloma Petra.

La historia que concluye un trabajo iniciado por Lenin en el 2017, fue filmado en General Zepeda, Coahuila y de muchas maneras, busca incentivar la reflexión y la acción en torno a este fenómeno que atraviesa de distintas maneras a la sociedad mexicana.

“Creo que hay que reconocer que de alguna u otra forma somos cómplices de este silencio, de esta impunidad porque al no reconocerla, jugamos el juego del estado, o el juego de ‘no pasó o para mi esto no es una realidad’. Yo invitaría a la gente que, aunque sea doloroso, tratemos de entender esta problemática y dejemos de criminalizar a los y las desaparecidos porque eso se hace como efecto automático, como esta frase terrible de « pues en algo andaba », y es como que no podemos permitir que este discurso se perpetúe o que sea el único porque creo que es muy similar al discurso que en los años 60 o en los 70 se articulaba alrededor de los y las desaparecidas políticos, que decían « en algo andaba » o el presidente ese que decía « pues sus hijos no son blancas palomitas », pero no, pues siempre hay un pretexto para no hacer justicia, para que la impunidad prevalezca y invitaría a la gente a que pasemos ese nivel de reflexión en torno a esta problemática, necesitamos que esta práctica desaparezca, deje de existir y encontrar a nuestros y nuestras desaparecidas para vivir en un país más democrático”, concluyó.

El cortometraje fue inscrito al Festival de Sundance 2021 y elegido en su competencia.

Agregar comentario

Destacado

Copyright © 2010 - 2018 YouRocket by PantallaTotal SL / hola@yourocket.com.mx

Salir de la versión móvil