Contacto

El poder femenino en la lucha libre mexicana

86964BDF-B12B-4B58-85F5-50BC8A6F23A8

Lucha Libre

El poder femenino en la lucha libre mexicana

A raíz del éxito de «Los tigres del ring» (1957) de Chano Urueta, estrenado tres años después de su realización, a René Cardona se le ocurrió recrear esta idea en una versión fémina. En «Las luchadoras contra el Médico Asesino» (1961), Lorena Velázquez y Elizabeth Campbell interpretan a dos justicieras del ring en conflicto con un científico loco y la siniestra Vendetta, encarnada por la gran Chabela Romero -pionera de la lucha libre femenina-. A pesar de las típicas falencias del cine de enmascarados, la cinta de Cardona concedió el protagonismo que en la cotidianidad todavía no se daba a las mujeres. En la película también participaron Martha «Güera» Solís, Magdalena Caballero, Toña «La Tapatía» e Irma González. Gracias a un positivo resultado en taquilla, las aventuras de «Venus» y «Golden Rubí» tuvieron tres secuelas más: «Las lobas del ring» (1964), «Las luchadoras contra la momia» (1964) y «Las mujeres pantera» (1966) -en esta Ariadna Welter sustituiría a Lorena Velázquez-.
0F979B41-A4C8-49AE-B38A-34414C154780
Junto a las ya citadas luchadoras, figuraron otras guerreras del ring de aquellos años como Marina Rey, Refugio González, Betty Grey y María Guadalupe Delgado. Durante un año clave para la mujer en el deporte, con una Enriqueta Basilio responsable de encender el fuego olímpico y Marí Tere Ramírez ganadora de una medalla en natación, se estrenan «La mujer murciélago» y «La horripilante bestia humana», cuyos filmes tienen a enmascaradas como protagonistas. Filmada también en 1968, pero estrenada un año después, «Las luchadoras contra el robot asesino», es la conclusión deslucida (con Regina Torné como protagonista, y con escasas y pésimas secuencias de lucha libre femenil) de las aventuras de las justicieras del pancracio. A partir de este momento las luchadoras fueron marginadas de los cuadriláteros en el séptimo arte. En los años de la liberación femenina y del terreno ganado por las mujeres en el deporte, las luchadoras eran vistas como un objeto curioso y tristemente sub valuado en las carteleras.

CE340D2B-CC55-4C26-AE9E-202A3C188F53

No obstante, la labor de Chabela Romero y compañía inspiró a otras damas en décadas posteriores, entonces se conocieron los nombres de Estela Molina, Chela Salazar o Irma Aguilar. En los ochenta y con la vuelta de la lucha libre a la televisión, el deporte espectáculo concedió un espacio mayor a las mujeres, en ese entonces se hablaba de gente como las hermanas Moreno, Xochitl Hamada, Lola «Dinamita» González y Martha Villalobos. Siempre proclive a la polémica, a Antonio Peña se le reconoce el impulso de la lucha libre femenina, gracias al desarrollo de una mítica rivalidad entre Lola González y Martha Villalobos, la cual comenzó en la entonces EMLL (CMLL) y culminó en AAA. La primera, en el bando técnico, representó a esa belleza femenina que arrancaba los suspiros del público masculino; la segunda, en el bando rudo, una voluminosa rival de gran personalidad, pícara y carismática, con una gala de recursos poco ortodoxos.

E7937290-2F6B-45DD-9C7D-538E85099576

La conclusión de la rivalidad entre ellas en la segunda mitad de los noventa también significó un impulso para una nueva generación de luchadoras a las que AAA dio su apoyo, como Lady Apache, Mari Apache, Cynthia Moreno, Tiffany y Estrellita, y las entonces bisoñas Faby Apache y Sexy Star. Al inicio del siglo XXI, el CMLL tomó la decisión de darle relevancia a su elenco femenino, en el cual destacaron talentos como Marcela, Amapola, la Comandante, Dark Angel y Princesa Sugehit. Hoy, la lucha libre vive un momento importante, junto a las de mayor experiencia en AAA y CMLL, se ha unido una generación de luchadoras que combinan el trabajo en el gimnasio con una ardua preparación técnica. En AAA destacan Lady Shani, Hiedra (una de las dos herederas de Sangre Chicana), Lady Maravilla y Big Mami (la carismática alumna de Martha Villalobos); mientras que en el CMLL figuran Dalys (de origen panameño, pero formada en México), Reina Isis, Lluvia (también hija de Chicana), Avispa Dorada, Sanely y Jarochita.

D047952C-9A55-4876-92DC-D513701B9DEC

Cabe resaltar los casos de Keyra y Metálica (campeona nacional del CMLL), ambas provienen del sector independiente, e incluso participaron en la lucha extrema, no obstante ambas destacan en las dos empresas más importantes de la pancracio nacional. La lucha libre femenina ha cobrado tanta importancia, que manera inédita el CMLL tendrá un tercer galardón para sus amazonas del ring. El campeonato mundial de parejas, el cual se disputará en la función de este viernes espectacular del CMLL, enfrentará a los binomios de Amapola y Metálica, y Lluvia y Jarochita. Queda una asignatura pendiente: la internacionalización de las luchadoras mexicanas. Si bien es cierto las mexicanas ya alternaron con foráneas en Japón y Estados Unidos, ninguna han logrado establecerse en alguna empresa extranjera, más con la abundancia de talento entre las luchadoras mexicanas la posibilidad luce cercana.

95987A56-96A1-47A7-B7D8-3C289C77A967

Continue Reading
Patrocinador banner
También te puede interesar...

Periodista independiente, interesado en temas culturales, como cine, teatro y literatura. Fanático de la lucha libre y otros deportes. Escritor y dibujante conceptual en la soledad.

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de Lucha Libre

Top