Contacto

El paraíso de la invención o la cuota por el arte

1755E6D4-E115-452C-A7F1-503320FD2DDB

Butaca Alternativa

El paraíso de la invención o la cuota por el arte

Una mujer fuma innumerables cigarros mientras rellena su vaso de whiskey, con la mirada perdida, o mejor dicho, habitando el pasado, habitando el anhelo, respirando el deseo de lo que ya no existe. La belleza de su imagen perdura como una obra de arte, con sus heridas latentes. 

En otro espacio, un hombre, elegante en su vestir, educado en su hablar, se dirige a su hija tratando de hallar algo que hace tiempo no tiene; indaga en las palabras de grandes escritores, las ideas compartidas de filósofos antiguos y, sin querer, en sus propios dolores. 

Con estos personajes y la aparición de una brillante niña, hija de ellos dos, comienza a dar forma El paraíso de la invención, más reciente obra de la dramaturga Isabela Coppel que explora los universos del arte y el precio que hay que pagar por formar parte de él, ya sea como musa y objeto del mismo o como creador, ese que busca constantemente ese espacio que Shakespeare nombró con el mismo nombre que lleva esta puesta en escena.

La obra cuenta la historia de una mujer que, en su muy temprana juventud, fue musa de un artista, quien plasmó su imagen en una emblemática pintura. De esa relación artista-inspiración, nació el amor y un matrimonio al que ella se entregó por completo, aunque una tragedia impidió que el idilio continuara. 

En su soledad, la mujer inicia una nueva relación con el hermano de aquel artista, y tiene una hija con él, a quien cría junto con una niñera mientras lidia conviviendo con sus recuerdos, sus anhelos y su propia nostalgia, mientras su nuevo marido busca seguir su carrera como escritor, estando apartado de la relación familiar que intenta conquistar a través de su hija, quien también funge como su nueva musa. 

Bajo la dirección de Lorena Maza, deslumbra la actuación de la magistral Marina de Tavira, cuyas tablas de años en el teatro no hacen sino brillar más incluso en las cámaras de la transmisión en línea -como se llevó a cabo el estreno de este montaje-. 1F6A26BF-87A6-444F-99F5-FB8E0C59412C

En su personaje, Marina transmite dolor, irradia melancolía, y hasta nos hace sentirnos mareados con el alcohol de su bebida y olemos el cigarro que fuma mientras deja ver en su mirada esa preocupación real  por su hija ficticia, pues incluso cuando todo parece decirnos que no le interesa nada más que su pesar, se vislumbra un deseo constante de protegerla de aquello que ella no se pudo proteger: ser sólo una musa. 

“A este punto todo vicio es medicinal”

El elenco se completa con un impecable Alfonso Herrerra dando vida al escritor y al esposo, así como padre de la niña – interpretada con tino por Catalina Zavala Richard – quien se resguarda en la voraz lectura de toda la literatura clásica que adapta para juegos, recreaciones y analogías.  Así mismo las actuaciones de Regina Blandón, Miguel Jiménez, Pablo Bracho y Luis Miguel Lombana dan cierre exacto al reparto de esta obra que derrama pesar en las pláticas profundas de sus personajes y transcurre entre el misterio, el drama, el humor ácido y doloroso.

“Cuando te quitan todo, necesitas anestesia; algo para seguir la vida”

Todo para llevar a un final inesperado en el que el dolor de una mujer que perdió su amor, su valía para reconocerse como tal, escondiendo – o mostrando – a través de vicios, su añoranza, su pérdida y su anhelo de ser alguien, alguien más.

El paraíso de la invención se presentó a través de la plataforma Teatrix el 27, 28 y 29 de noviembre, contando con la dirección de fotografía de Santiago Torres, la iluminación de Víctor Zapatero y la escenografía de Carlos García Noriega.A8DF8F59-97B5-419C-B165-04D7B6CC1CD360CED2A6-CD08-4615-A1F7-3DD06847FFDF

 

Agregar comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos de Butaca Alternativa

Top