0

Después de mudarse a una ciudad nueva, Karen le regala a su hijo Andy un muñeco que se convierte en el mejor amigo del niño. Lo que ellos desconocían es que el muñeco es un ser maligno que tiene vida propia. Andy deberá aliarse con otros niños vecinos para detener a esta diabólica criatura que está provocando muertes en la ciudad.

Esta película es un remake de la saga original de Chucky que comenzó en el año 1988, estando dirigida por el director Lars Klevberg, en donde tenemos a Mark Hamill que le pone voz al muñeco Chucky en la versión original, un muñeco que me ha parecido que está muy bien hecho a efectos prácticos. Tenemos al niño protagonista Andy interpretado por Gabriel Bateman y a su madre Karen interpretada por Aubrey Plaza, ambos hacen muy buenas interpretaciones, son lo mejor de la película junto con el muñeco Chucky.

He de decir que cuando he salido de verla en el cine no me había parecido una buena película, pero conforme han ido avanzando las horas y he ido procesando toda la información, he cambiado totalmente de opinión y me parece una película notable.

En lo relacionado al humor, es un humor a diferencia de la saga original, más basada en lo irónico con ciertos toques de humor negro. Y a nivel técnico es más que correcta, con buenos efectos especiales y con buena música para acompañar a cada una de las escenas, destacar la canción que canta el muñeco Chucky durante toda la película que se te llega a pegar la letra de la canción de las varias ocasiones que la canta. Tampoco escatima en sangre. Pues tiene escenas donde es mejor mirar a otro lado si tienes la sensibilidad a flor de piel.

En definitiva, es una película que os la recomiendo que vayáis a verla durante este verano al cine, que la vais a disfrutar.