La 1546468760 Yl4cs0v6sr Snap Image
0

Hace casi 120 años, en diciembre de 1900, específicamente, tres fareros de la isla de Flannan, Escocia, desaparecieron sin dejar ningún rastro. Las autoridades de aquel país se dieron cuenta del suceso tras la declaración de diversos navegantes quienes reclamaron que el faro de la isla tenía ya varios días sin cumplir su rutina. En el lugar, todo se encontraba como cualquier día laboral de estas tres personas. No había rastros de lucha. Los platos estaban limpios, las camas sin hacer y las lámparas limpiadas y rellenadas. Lo más inusual era una silla tirada en la cocina. En términos generales, a estas tres personas se las tragó la tierra, o más bien, el mar.

Este acontecimiento fue tan celebre que se le conoció como “El misterio de Flannan”, dando pie a poemas, novelas, óperas y, hoy en día, películas. Tal es el caso de la opera prima del experimentado productor y director de televisión responsable de diversos episodios de series como The Killing y Taboo (donde sale Tom Hardy), Kristoffer Nyholm con El Misterio del Faro. Un tenso largometraje que si bien aborda esta intrigante premisa lo hace desde un punto de vista especulativo.

V1.bjsyMTU4MDU3O2o7MTgyNDk7MTIwMDszNTUwOzIzNjk

Y no es que sea menos ofrecer una versión propia de hechos verdaderos, los cuales incluso hasta el día de hoy siguen sin resolverse. Sino, lo que en apariencia tiene material suficiente para apostar por un thriller se convierte poco a poco en un drama que conforme avanza se sigue aferrando a un falsa intriga para mantener el interés del espectador. Es decir, si en Jaws (Spielberg, 1975) el suspenso era tan efectivo se debía a que la razón, el tiburón, se mantenía fuera de cuadro como una ente enigmático y toda la narrativa se desarrollaba alrededor de esa figura.

En El Misterio del Faro sucede todo lo contrario, desde el principio ya conocemos a las personas que van a desaparecer: Thomas (el siempre efectivo Peter Mullan), veterano farero y hombre a cargo; James (Gerard Butler), un hombre grande que resiente dejar a su esposa e hijos por seis semanas, y Donald (Connor Swindells), un joven decidido a sobresalir por su pasado como huérfano. Según el guion de Celyn Jones y Joe Bone, los tres hombres tienen en común un pasado doloroso, el cual, aunado a un aislamiento de seis semanas y la llegada de un valioso cofre a la isla, se convierte en un arma de doble filo.

Download 2

La película de Nylhom, por lo tanto, pasa de un misterio a una historia de supervivencia. El dichoso cofre atrae a otros dos hombres (Soren Malling y Olafur Darri Olafson) en su búsqueda. Aquí la cinta alcanza su mayor pico, cuando los fareros se inventan una historia para no entregar el cofre y tienen no solo que combatir contra los extraños navegantes sino también contra su propia codicia y paranoia.

El problema es que Jones y Bone nunca encuentran el tono correcto. Se divaga entre el thriller, el drama, la supervivencia y el terror psicológico. Esto a pesar de un prometedor inicio cuando aún no sabemos cómo los protagonistas van a “desaparecer” y de poderosos paisajes que reflejan el aislamiento. El Misterio del Faro resulta una buena explicación a secas de un misterio memorable.

Iván Elvira

¡Checa lo nuevo de The Walking Dead: Bonds!

Entrada anterior

TIFF 2019: Marriage Story, la ternura de un divorcio

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *