Connect with us

El gran maestro

Publicado

el

el gran maestro★★★★✩
En vísperas de la invasión japonesa, el gran maestro del norte Gong Yutian (Qingxiang Wang), asiste a Foshan, al Pabellón Dorado, invitado por los maestros del sur para celebrar su retiro de las artes marciales. La Manchuria ya tiene sucesor y el honor recae en Ma San, discípulo favorito de Yutian. Antes de su jubilación el anciano concede al sur su propio heredero, por lo que comienza su búsqueda. Ip Man (Tony Leung), un profesor del arte marcial Wing Chun, es el elegido para que desafíe a Yutian. Pero Gong Er (Ziyi Zhang), la joven y bella hija del maestro, se opone al enfrentamiento pues considera que Ip es más joven que su padre. El luchador deberá entonces combatir con Yutian y después con ella. A partir de este encuentro Ip Man se cruzará en diversas ocasiones con Gong Er. En ese mundo regido por las artes marciales, las rivalidades y la guerra, tiene lugar la improbable historia de amor entre los dos héroes.

“The Grandmaster” no es una película de artes marciales al uso, ahí está la grandeza de la película y lo que ayuda a que el cine de Wong Kar-Wai tenga sentido entre combates de kung fu. La película no es siquiera una biografía en el más estricto sentido de la palabra. El realizador chino se centra en hablar de filosofía pura, de poesía a través de espectaculares combates que ponen el vello de punta. Si de un tema trata la película es del kung fu, pero no solo a nivel de arte marcial, a nivel de forma de vida. Elige la figura de Ip Man, interpretado por Tony Leung para hablarnos de ello, pero no es una película que abarque toda la vida del maestro de Bruce Lee. Solo es un personaje más en un precioso poema visual.

La película se extiende un poco, dura un poco más de dos horas, con algunas escenas que creo que pudieron depurarse, pero en general quedo hipnotizado con algunas de sus escenas, sobre todo en esa que llega casi al final, donde se hace presente un Kar-Wai totalmente reconocible, en filmar la nostalgia, el anhelo, el desamor o los amores imposibles. Esas escenas están tan cargadas de belleza, que me hacen olvidar inmediatamente todos los pequeños puntos negros de la trama.

A pesar de todo, tengo que reconocer que no es uno de los mejores trabajos del director, pero aún así me ha parecido un homenaje especial a la figura de Yip Man y a las mismas artes marciales. Como siempre, el trabajo visual y técnico es destacable, con una excelente fotografía y buen uso de la música. Pero si hay algo que resaltar, además de la destreza visual del director, es el trabajo de los actores, que aquí cuenta con tres de los mejores actores del cine asiático, desde el excelente Tony Leung, que aquí brilla con luz propia, la hermosa Zhang Ziyi, quien interpreta a Gong Er, que aquí también hace un excelente trabajo y otro de los actores fetiche del director, como es Chang Chen.

En síntesis, aunque no es de los mejores trabajos del director, es una cinta recomendada, para ver apartes de la vida de este personaje tan importante de las artes marciales, para ver el excelente trabajo de los actores, y para ver una vez más el trabajo, tras de cámaras, de uno de los mejores artistas visuales del cine contemporáneo.

Continuar...
Advertisement
Cargar Comentarios

Cine

EL DERVICHE Y LA MUERTE, CUESTIONAMIENTOS SOBRE LA NATURALEZA HUMANA

Publicado

el

“A tí te parece que es la muerte, pero es el nacimiento. La tumba te parece una mazmorra, pero el alma se ha vuelto libre.”

Desde hace varios siglos, la tierra de los Balcanes es caldo de cultivo de marcados contrastes socio-políticos y de la polarización ideológica gestada en los últimos 20 años. Considerada una de las obras maestras de la literatura serbia, “El derviche y la muerte” (editada por Sexto Piso) de Meša Selimovič es una profunda viviseccion de la naturaleza humana. Realizada en un formato de meganovela, el texto de Selimovič cuestiona la moral de un hombre sometido por su fé religiosa, vocación que sostiene de manera estoica ante la tentación de lo mundano. La tranquilidad de este peculiar monje se desmorona, cuando se ve envuelto en un dostoievskiano embrollo, ocasionado por los delitos de su hermano. Una recreación puntual de la Serbia dominada por el imperio otomano y la construcción de ambientes oscuros y opresivos (al estilo de Gogol en “Viy”), son el telón de fondo de este relato fascinante sobre una batalla entre un mundo onírico y una realidad angustiosa. Selimovič vislumbra el retrato de una sociedad diversa y un profundo discurso sobre la libertad y la tolerancia, a partir de un relato con una narrativa que parece lenta y pasmosa, pero que al mismo tiempo seduce al lectores con su riqueza poética. En tiempos revueltos “El derviche y la muerte” desvela cuán diversos somos y la necesidad de aceptar esas diferencias para sobrellevar el caos cotidiano. (más…)

Continuar...