El festival de cine México-Alemania y sus cinco años en San Luis

    Sirviendo como punto de encuentro entre la cinematografía de Alemania y México, lo que se convierte en su principal oferta, el Festival también denominado como CineMA, alcanza su quinta edición y lo hace de la mejor manera. Cinco jornadas dedicadas a todos los amantes del cine, sobre todo los jóvenes, quienes hasta ahora representan el mayor porcentaje entre los asistentes, quienes hasta ahora han mantenido llenas tanto la sala en Cinemex Plaza Citadella, como los espacios de Stamina 3D Training Center y de la Universidad del Centro de México, por que además de las proyecciones y conferencias, acertadamente se han ofrecido talleres enfocados en las áreas de Actuación, Diseño de Vestuario, Combate Escénico y Guión, a cargo de profesionales como Laura Coutiño, Claudia Goytia, Alberto Legorreta y Miguel Ángel Barrera. Entre los conferencistas se incluyó al veterano actor Mario Castañeda, responsable de hacer las voces de populares personajes para producciones de cine y televisión como Dragon Ball y Los Años Maravillosos, y cuyo encuentro con el público fue a través de una charla amena y muy esclarecedora, en donde con un tono casual abordó desde cuestiones técnicas, hasta los diversos perjuicios y situaciones actuales –como la llegada de los youtubers- con respecto al rubro del doblaje en nuestro país. Para este domingo, se espera haga lo propio el actor Humberto Busto, quien además presenta una muestra de sus trabajos como director, incluyendo el cortometraje, La Teta de Botero. Entre la selección de películas, que por supuesto son el platillo principal, han destacado títulos como Un Monstruo de Mil Cabezas de Rodrigo Plá, inteligente crítica que encuentra su mayor virtud en el intenso desarrollo y las actuaciones medidas y matizadas, además de Mi hija Ana Frank de Raymond Ley, nueva revisión de la conmovedora historia que se ha convertido en un testimonio indispensable del holocausto, y que aquí encuentra forma a través de una sugerente y al mismo tiempo muy digerible mezcla de drama y ficción. Y para redondear el que puede considerarse uno de los eventos fílmicos en desarrollo, más consistentes en el interior de la república, ya se espera la llegada del talentoso actor Noé Hernández, recién ganador del premio Ariel por la excelente La Tirisia de Jorge Pérez Solano y 600 Millas de Gabriel Ripstein, que también está dentro del programa. Así pues, es como hasta ahora transcurre el Festival de Cine México-Alemania, en la ciudad de San Luis Potosí, que pese a las lluvias que en los primeros días colapsaron las calles y avenidas principales, ha logrado captar y hacer efectiva, la atención de un público ansioso de disfrutar del cine en sus diversas formas. Lo mejor, las actividades son gratuitas.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Please enter your comment!
    Please enter your name here