Connect with us

¿El 3D está muerto?

Publicado

el

Las películas en 3D definitivamente están muertas, o al menos, eso parece.

En el 2010, tuvimos el ‘Efecto Avatar‘, pues muchas películas optaron por este formato y la mayor parte de los estudios de cine querían proyectar de esta manera sus películas, llevando esto a una tendencia a los nuevos consumidores.

Esto, por supuesto, no fue nada nuevo, ya que el 3D era una moda tanto en los años 50 como en los 80, pero se suponía que sería diferente ya que el 3D digital marcaría el comienzo de visuales más limpios, menos daños y una nueva herramienta para que los directores pudieran utilizar una nueva narración cinematográfica.

Eso no sucedió. Si bien hubo una moda con las películas en 3D después del éxito de Avatar y Alicia en el país de las maravillas, esa moda se extinguió de nuevo. A través del sitio Variety, los ingresos en taquilla para películas en 3D en Estados Unidos y Canadá cayeron un 18% en 2017, exactamente con 1,300 millones, también la Motion Picture Association of America dice que fue la peor caída en ocho años, y fue abrupta con solo 2.2 mil millones en ingresos generados por películas en 3D en 2010.

Las productoras han intentado impulsar el 3D en cuestiones comerciales. Ya que, era una forma de vender un boleto más caro, y una experiencia que solo los cines podían prometer. Era una forma de combatir tanto la televisión como la moda de los servicios de plataforma en línea como Netflix, y tal vez si los estudios se hubieran ocupado de la tecnología en lugar de abusar de ella, no estaría muerta en estos momentos. Tal como es, los estudios trataron que el 3D fuera una mina de oro y lo explotaron al máximo de la forma más sucia posible. Ahora está muerta, los consumidores ya no les interesa el formato, y si bien todavía hay versiones en 3D, la tecnología ya no les importa.

Es una pena porque no hay nada más malo que un terrible uso del 3D, y sin embargo, después de ocho años de lo que debería haber sido el boom de la tecnología, pocos directores y estudios pudieron hacer algo al respecto. El 3D se convirtió en algo obsoleto, pero rara vez necesario. La calidad de la filmación en 3D varió de una imagen a otra, pero por ejemplo con Gravity, había muchas cosas donde el 3D se sentía como algo innecesario. La gente se burlaba de la post-conversión que hacían para apresurar y un ejemplo de eso está Furia de Titanes. Luego, los directores promocionaban cómo estaban filmando de forma natural en 3D, pero a la gente no les importó o no se dieron cuenta.

Paramount retrasó G.I. Joe 2 durante casi un año para darle una conversión al formato, y la película sólo pudo conseguir 122 millones en taquilla. La tecnología que se suponía que era “revolucionaria” como el HFR 3D en The Hobbit fracasó y mientras en las demás partes del mundo aprovecharon la tecnología 3D, las personas americanas comenzaron a perder el interés.

La televisión 3D básicamente ha sido abandonada a favor del 4K y HDR. La gente quiere visuales más limpios, nítidos y vibrantes, pero no quieren los obsoletos lentes y no quieren que salgan cosas de su pantalla. Los estudios se encuentran ocupados promocionando el 4K Ultra HD como entretenimiento de alta gama para el hogar, no como una versión 3D de la película.

Añadiendo a eso, los estudios parecen haberse alejado de promover el formato a nivel nacional. Cuando vas a funciones para películas que se lanzan en 3D, la productora ya no se molesta en mostrarlo en ese formato, mientras que antes el 3D era obligatorio. Pero últimamente, las proyecciones de películas como Coco y Ready Player One se presentaron en 2D, con pocas funciones en 3D. El 3D se ha convertido en una idea de último momento, y los estudios saben que eso ha dejado de ser un formato interesante para los directores, a excepción de James Cameron y tal vez algunos otros más.

La pregunta aquí es si las secuelas de Avatar reutilizarán el 3D o Cameron será el último en impulsar la tecnología. No creo que haya muerto realmente el 3D (la próxima revolución, si es que hay será un 3D sin lentes), pero no ha despertado el interés en la mayoría de los directores, ya que no sabían cómo usarlo, y aquellos que lo hicieron estaban a merced de una pobre proyección. Simplemente había demasiados lugares para arruinar la tecnología y muy pocos incentivos para hacerlo funcionar correctamente.

Tal vez, el 3D regrese en algún momento, pero no nos sorprendería si la taquilla continúa disminuyendo y el público decide deshacerse de los lentes por completo. Recuerden que las secuelas de Avatar será con 3D pero sin lentes. Puede hacer un triunfal regreso. Pero, por ahora, descanse en paz.

 

Advertisement
Cargar Comentarios