Connect with us

Reviews Comics

Drain, un festín para los sentidos

Published

on

De que va:
Sus lagrimas se confunden con los copos de nieve que caen a su alrededor mientras permanece de rodillas frente al lugar de reposo de la malograda existencia de su familia, que ahora es la encarnación de la frustración y la injusticia. Una chica cuyo cabello es desdibujado por el viento que lo único que logra es avivar el dolor de su corazón que clama venganza. A sus espaldas siente la llegada de los culpables de la pesadilla en que su vida se ha convertido. Su rostro de rasgos delicados se transforma al tiempo que su hermoso kimono cae al suelo, dejando ver sus sensuales formas cubiertas por un impresionante uniforme de combate que ahora la convierten en la peligrosa visión de una bella mujer consumida por el rencor. No tardará mucho para que su espada pruebe la sangre de esas dos criaturas que mostrando los colmillos en una irónica sonrisa se atreven con todo el cinismo del mundo a ponerse frente a sus ojos. Con una brillante y sobrecogedora tormenta de nieve como fondo, la chica rompe el aire con el filo de su espada, es tiempo de venganza, es un día sangriento.

Esta es una breve semblanza de las primeras viñetas que ofrece Drain, uno de los lanzamientos más espectaculares que hizo en 2007 la editorial Image comics, que apuestó por llevar a los terrenos del comic estadounidense, el arte de los ilustradores orientales logrando títulos por demás interesantes, pero sobre todo de una gran belleza.

Comentario:
Con un guión sumamente sugerente, obra de C. B. Cebulski, quien también se hiciera cargo de la historia de Compass, el otro gran lanzamiento de Image, Drain tiene como responsable del arte gráfico a la asiática Sana Takeda. Ilustradora que participara en X-Men Faire tales número uno, y que en esta ocasión apuesta por presentar composiciones un tanto estáticas, pero que por otro lado resultan muy expresivas. En cada una de ellas los colores de los fondos se confunden con los de la ropa y de los rostros de los personajes en visiones deslavadas que ante la escasez de los diálogos sirven para terminar de transmitir el mensaje a través de sensaciones. Los fuertes contrastes de luz son parte vital del concepto, así como las texturas que se convierten en elementos fundamentales para dotarle de una mayor contundencia a cada una de las secuencias. Secuencias que por cierto están conformadas por viñetas de gran tamaño que van desde un tercio, hasta páginas completas. Destacan sobre todo los puntos de vista con los personajes en primer plano con cielos tormentosos a sus espaldas dotándole de un mayor dramatismo a la historia.

ENTRE LO BLANCO Y EL PURPURA
Un detalle importante es la sangre, que aunque no es una constante, si es de gran relevancia e impacto visual cuando aparece mezclándose con el blanco de los ambientes nevados que sirven como fondo para la historia. A la par también se incluyen ciertos toques de sensualidad y erotismo. Esto por supuesto, hace de Drain un comic tan bello como violento. Esta ambientado en Japón, con una historia milenaria y tiene fuertes dosis de aspectos tradicionales de la cultura asiatica.

En resumen se trata de un producto que sin llegar a ser brillante, si es un concepto bien terminado, con una narrativa y temática adulta que busca más la sugerencia que la literalidad. La belleza y la violencia son sobretodo los dos elementos que lo caracteriza y demuestran cómo un comic puede alcanzar altos niveles de virtuosismo conviertiendose en un fastuoso banquete para los ojos.

Editorial de Origen: Image Cómics

Advertisement
Comments

Reviews Comics

The Umbrella Academy llega a Netflix, pero hablemos del cómic

Publicado

on

Cuando el líder de la banda My Chemical Romance anunció que publicaría un cómic de su autoría, muchos pensaron que solo se trataba de un capricho adolescente que ahora pretendía hacer realidad, sin embargo, no podían haber estado más equivocados. Y es que aunque Gerard Way se apunta en la línea de las populares propuestas de superhéroes juveniles, decide apostar más por el drama que por la aventura, para desarrollar un entramado familiar lleno de secretos, y entregar no solo una obra sumamente personal, sino inteligente y con identidad. Cada una de las secuencias en las que se va presentando con cautela las líneas arguméntales, esta impregnada de un tufo de resentimiento, resultado de algo que se da por entendido y que salió realmente mal. Los protagonistas son un malogrado grupo de metahumanos, seleccionados y entrenados desde bebés, por un filántropo benefactor que esconde un peculiar secreto, con el afán de salvar a la tierra de una terrible amenaza. Pero en el transcurso del plan a largo plazo, la tragedia los alcanza, uno de ellos muere y viene la inevitable separación del equipo.

La historia es truculenta, llena de intrigas, secretos, traiciones y culpa, pero lo mejor es que coquetea muy poco con el espectador y prefiere intrigarlo, para engancharlo con personajes que por encima de su naturaleza súper heroica, están marcados por errores propios y ajenos, son seductores, pero melancólicos y burlones, con mentalidades enfermizas -uno al estilo Space Opera, otro con reminiscencias al cine silente, uno más tremendamente histriónico-, y que a pesar que de forma inevitable están en el camino hacia una redención, ésta no asegura consuelo alguno.

En cuanto al apartado visual, perpetrado por Gabriel Ba, es una especie de cartoon enrarecido, con juegos de sombras al estilo de Mike Mignola, que enfatiza la extravagancia del concepto, sin diluir en lo más mínimo lo cruento y retorcido de las situaciones. Publicada originalmente por Dark Horse, The Umbrella Academy es traída a México por Editorial Kamite en formato de miniserie y en tomos recopilatorios, lo cual le hace ideal para aquellos que no quieren engancharse con historias interminables, aunque es un hecho que después de leer las primeras páginas, no resistirán a llegar hasta el final.

Continúa leyendo