Connect with us

Dallas Buyers Club

Publicado

el

★★★★★

Basada en una historia verídica, ‘Dallas Buyers Club’ vuelve a retomar los años de desconcierto y terror que se sufrieron entorno al ‘Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida’. Es curioso llamarlo así y que es haya que parezca diferente, igual de curioso que resulta ahora echar la vista atrás y descubrir documentos e historias sobre los primeros años de investigación sobre esta enfermedad. A la vez que se intentaba conocer lo máximo sobre ella, la sociedad volvía a dar muestras de su desfachatez y falta de escrúpulos al querer segregar a la comunidad que la sufría. Uno de los mayores ejemplos fue el jugador Magic Johnson, persona a la que admiro desde siempre, quien se convirtió en un icono por su sensatez y luchó por integración de los desfavorecidos por esta causa, defendiendo que sus vidas valian la pena bajo cualquier circunstancia aunque muchos los dieran por muertos, abstraídos por culpa de su miedo.

Al igual que Magic hubo muchísimas figuras, tanto famosas y anónimas, que creyeron en sus posibilidades y gracias a su esfuerzo no sólo ellos han mantenido un buen nivel de vida, si no muchos otros enfermos que han visto cómo sus esfuerzos han repercutido positivamente con el paso de los años. Rod Woodroof (McConaughey) es el encargado hacer avanzar la película más allá del mes de vida que le habían dado como máximo en un principio. Su interés por seguir viviendo le hizo buscarse métodos alternativos de supervivencia, consiguiendo crear la esperanza en muchos que veían todo perdido.

Ahí apararece la mejor parte de la película. Matthew McConaughey consigue hacernos mirar a la enfermedad a los ojos con una actuación nerviosa pero firme y haciendo que su personaje sea totalmente real para un espectador que sufre con cada tos y le apoya en cada escena que intenta boicotear a las abusivas y destructivas farmacéuticas. La mejor interpretación que le hayamos visto. Últimamente estás irreconocible, ¡quién te ha visto y quién te ve! Pero no es el único que se sale de sus cabales y que ha perdido 20 kilos para la ocasión. Jared Leto tiene ganado otro puesto entre los grandes secundarios/as por volver a hacer de drogadicto (es recordar ‘Requiem for a Dream’ y dejarme los pelos de punta).

Está claro que las interpretaciones son una maravilla, no podían ser menos cuando la película las abandona a su suerte para que todo gire a su alrededor. Los planteamientos sobre la conducta de cinentíficos y farmacéticos son necesarios y adecuados, pero no están bien explotados, parecen forzados cuando Rob adopta el estilo Breaking Bad para crear su Club de Compradores. La evolución del personaje es coherente, no está mal tratada; un detestable cowboy destrozado por las drogas, misógino y homófobo reconsidera su opinión, pero sigue siendo igual de capullo. Termina cayéndonos bien y demostrando la ternura de la película, la cual no es más que una historia robusta aunque afectiva, contada de manera correcta y sin tomar riesgos que puedan hacerla destacar. Pasarás el rato pero, sobre todo, disfrutarás mucho de sus actuaciones, el resto queda relegado a un segundo plano.

Continuar...
Advertisement
Cargar Comentarios

Reviews Cine

Guava Island: Un mediometraje que no te puedes perder

Publicado

el

Guava Island, otro trabajo glorioso de Donald Glover

Guava Island inició como un proyecto secreto del actor Donald Glover aka Childish Gambino que lo conocemos por la gran serie Atlanta que pasan por FX y aquí es protagonizada también por una hermosa Rihanna que nos llevan hacia una historia donde recorremos por qué la vida nos da cosas que debemos de aprovechar, no importa las circunstancias o los problemas que comenzarán a aparecer en el camino.

La historia se centra en Denis Maroon, un joven músico que vive en la isla Guava con su novia y que pretende hacer un festival de  música para unir al pueblo, al menos por un día.

Guava Island también hace una representación de las canciones más famosas de Childish Gambino, el cual es dirigida por Hiro Murai, el director que nos trajo Atlanta y ha trabajado con Glover desde el inicio. Aquí Rihanna demuestra una vez más sus dotes actorales, ya que en ningún momento del mediometraje ella canta, sino toda la música se la dejan a Glover y a un par de personas en el elenco.

Fue filmada enteramente en Cuba y bajo el secreto de que nadie sabía que andaban haciendo. El mediometraje inicia con un segmento de 5 minutos animados para contar la historia de Denis y Kofi, el cual implementa una de las mejores animaciones que hemos visto, acompañado con una melodía impresionante. Es un cuento sobre el capitalismo, sobre la destrucción de la naturaleza. La historia de la isla de Guava, de su creación por los dioses para los hombres y de cómo el dominio de la familia Red termina con el paraíso. Escuchar la voz de Rihanna de fondo, hace que la experiencia sea más agradable.

Una de las mejores razones de la existencia de este mediometraje es mostrarle al mundo lo que es capaz Childish Gambino con su música, deleitando con sus grandes rolas, hasta cantadas en ciertas partes en acapella, demostrando el talento involucrado. El director, ya fiel en los trabajos de Donald Glover, ha cuidado que los 55 minutos de historia fueran visualmente bonitos. Quizá la historia no sea digna de Oscar o el guión vaya a llevarse un premio, pero es visualmente increíble.

Se siente a veces como un vídeo musical extendido, pero aunque sea de 55 minutos, la calidad cinematográfica, la fotografía y la dirección atraviesa la barrera de lo que se debe de hacer en un mediometraje. La música sigue a Deni dondequiera que va, se reproduce literalmente cada vez que está en la pantalla. Él es el hombre de la música de la ciudad, siempre con su guitarra como un recordatorio innecesario. Todo lo que hace en la película es actuar, y establecer actuaciones. La película se esfuerza al máximo para probar que la música que Deni lo que hace es energizar a un país en una situación de que no pueden salir de la isla por la pobreza extrema.

Cuando un trabajador de la isla explica su plan de ahorrar lo suficiente para irse a América, Deni se burla. Él sabe que los Estados Unidos son conocidos como buscadores de dinero que la isla, y están menos carentes de oportunidades. “América es un concepto”, el dice. “En cualquier lugar puedes hacerte rico, pero tienes que hacer que otra persona sea más rica en América”.

Después empieza una versión de This is America, implementando con los artilugios de carga como instrumentos y los trabajadores como bailarines. A diferencia de las otras actuaciones en la película, es la única que se siente totalmente surrealista. Murai, quien también dirigió el video de This is America, transpone libremente su coreografía para abordar un nuevo contexto: donde quiera que vaya, incluso en la Tierra de los Libres, no hay escapatoria de la tiranía de los hombres malvados. Mejor quedarse y luchar por su hogar. 

CALIFICACIÓN: 8.5/10

Continuar...