Con el Rayo de Jalisco presente, un Coloso Canadiense conquista el Grand Prix 2018 del CMLL

Noche fría y lluviosa en la Ciudad de México, vaticinio de una derrota amarga  para el Último Guerrero, una de las últimas figuras del “pancracio” nacional.

El evento especial del CMLL en octubre comenzó con una primera lucha algo monótona, pero el encordado se calentó con la segunda batalla, un duelo de féminas en el cual se impuso la tercia técnica integrada por Marcela, Jarochita y la novata Avispa Dorada, quién mostró buenas hechuras.

En el match relampago Gran Guerrero derrotó a Valiente, quién estuvo algo errático, cuestión que aprovechó el joven lagunero para vencerlo.

Para la batalla semifinal, L. A. Park, Místico e Hijo de L. A. enfrentaron a Cibernético, Cris y Bárbaro Cavernario. Una lucha recia y con espectaculares vuelos, en la que príncipe de plata y oro y los huesudos salieron avantes.

Por fin llegó la batalla estelar, tras una emotiva ceremonia en la que Rayo de Jalisco Jr. portaba la bandera del CMLL. Disputaron la copa: Okumura, Dark Magic, David Finlay, Matt Taven, Gilbert “el boricua”, los Briscoe Brothers y Michael Elgin por el bando internacional; Cuatrero, Sansón, Hechicero, Euforia, Diamante Azul, Terrible, Volador, Caristico y Último Guerrero, por la facción mexicana.

Okumura y Cuatrero fueron los primeros eliminados y resultaron decepcionantes las intervenciones de Dark Magic y Diamante Azul, el estadounidense mostró poco y el otrora ganador del Gran Prix fue derrotado muy temprano.

Sorpresivamente los Briscoe, estrellas de ROH, tampoco llegaron a la parte final. Resultaron gratos el desempeño de Flip Gordon, quién mostró un buen nivel,  y la participación de Volador, que se quedó a un paso de la final.

En el clímax del torneo los Guerreros encararon a Gilbert y Elgin. Euforia venció al boricua con su espectacular llave de rendición, un castigo a los brazos y la espalda. Parecía que los mexicanos tenían la mesa servida para dar el triunfo al CMLL.

Sin embargo, el canadiense sacó la casta y elminó a Euforia con su poderoso power bomb. Entonces el último de su estirpe y el coloso de la New Japan, protagonizaron un impresionante duelo, más se impuso la fuerza del extranjero, quién levantó sobre sus hombros al rival y con un fantástico giro que culminó en una poderosa desnucadora puso contra las cuerdas al Último Guerrero.

El Rayo entregó la copa a Elgin, acto seguido el lagunero reconoció su superioridad, pero lo retó a un mano a mano. ¿Acaso está por surgir una rivalidad?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here