Connect with us

Reviews Comics

Kick-Ass El final que nunca veras en el cine

Published

on

El final, de Kick-Ass, que nos trajeron hace unos años Mark Millar y John Romita jr, nos termino de demostrar la violencia que se puede manejar en los cómics y que no podríamos ver en las películas.

Hit-Girl, esta en la cárcel, y sus aliados intentan ayudarla a salir, sin conseguir ningún resultado bueno, en cambio sus ex compañeros comenzaron a vivir en sus casas de respaldo que usaban como refugios o cuarteles generales, para que no los pudieran ubicar, y al hacer eso, usan sus cosas, como si fueran de ellos, y en modo “vida marital”, y Kick-Ass tiene muchas rencillas con ellos, mientras su vida escolar se acaba, se gradúa y empieza a laborar, alejándose de las calles.

Mientras Hit-Girl, ha causado una revolución en prisión pues no deja de matar a sus compañeros y la psicología o ha podido detener su agresivo comportamiento, y al mismo tiempo Kick-Ass ha llevado una vida normal, aquí lo raro es que si eso fuera en la vida real, el tamaño y el peso de una niña de once años, no podría hacerle daño a los adultos que se ven en las ilustraciones, la ergonomía, y la fisiología estarían en su contra, pero en el comic, todos tienen miedo de estar frente a ella.

De todos los ataques que se suscitan, solo uno saca de su auto exilio a Kick-Ass, su compañero de escuela a sufrido un ataque, y solo en ese momento Dave, busca su traje y sale a las calles, a auxiliar a su antiguo compañero, sin imaginar la batalla, que se ve viene encima.

La mafia que quiere acabar con Hit-Girl y que tiene comprados a varios policías, organiza una forma de acabar con ella, misma que The Motherfucker, el antiguo Red-Mist, después de sobrevivir a un ataque en su contra en el hospital en el que se encontraba recuperándose de lo que le paso en la segunda temporada de Kick-Ass, y hasta su mamá le tuvo que ayudar a sobrevivir al matar al que lo quería matar, llega con toda la intención de ser el que acabe con ella.

Sin embargo con giro de 180 grados, lo que hace The Motherfucker, es rescatarla, sacarla de prisión, y le piden ayuda a su rival/Aliado, Kick-Ass.

Pero un “accidente” rumbo a la mansión donde están reunidos todos los integrantes de la mafia contra la que han estado luchando todo este tiempo, los saca del camino, y gracias al entrenamiento, que le dio Big-Daddy a Hit-Girl,, estos tomos, podemos ver en varias ocasiones como eran los entrenamientos que recibía, Hit-Girl, y como gracias a ellos puede salir con vida de cualquier situación.

De manera sorpresiva llega Kick-Ass para rescatar a Hit-Girl, por desgracia no a The Motherfucker, pero al rescatarla, podemos ver sus sueros de la felicidad que se inyecta para continuar con lo que será su ultimo enfrentamiento, contra todo este grupo delictivo.

Una casa más de resguardo, y un abrazo fraternal, que une a dos héroes, y con ese mismo abrazo se despiden, a diferencia de lo que pueden ver en la película, que al tener a personas reales, que si crecen y por los cuales si pasan los días, podemos ver a los actores que interpretan a estos dos personajes, darse un beso ya en otra etapa de relación, pero en el comic, esto es lo mas intimo a lo que se enfrentan, pues Hit-Girl, no pasa de 11 años. Y aquí saben que pueden no regresar con vida de esta ultima pelea.


Cada uno ataco y defendió un blanco, por un lado Kick-Ass rescatando a su compañero y por el otro y no por eso menos pesado, Hit-Girl, se fue contra la reunión pactada por el jefe de la mafia, pero no iban solo con sus puños, y menos a ver si podían hacer algo, si no porque sabían a lo que iban, llevaban todo lo necesario para terminar con todos.

Explosiones, gas alucinógeno, deseos de acabar con todo y no volver a pelear con nadie, y un final similar para un jefe del peso similar que vimos en el primer final de Kick-Ass.

Las cosas complicadas y algunos trucos bajo la manga, son revelados gracias al uso de sus disfraces, al jugar con la electricidad, en la vida real, asegúrate que si usas botas, estas no tengan en los ovillos por donde pasa la agujeta, aros de metal, porque si no la triste realidad es que acabaras calcinado igual que los villanos de este cómic, con un poco de metal la electricidad puede viajar por tu cuerpo, en esta caso a Kick-Ass no le paso nada, pero no siempre las cosas salen así, pero para fines del cómic, el final se acerca ya.

El final no llego al terminar con el enemigo principal, Hit-Girl se aseguro que todo mal quedara extinto, con un poco de sus gustos personales para terminar con todo este asunto, una pequeña explosión y el final de los policías corruptos llegaba ante sus ojos.


Un adiós, después de muchas batallas, y una adicción surge al mostrar, que una vez que usas un disfraz, no puedes andar en la calle, sin salir disfrazado, aun que claro, existen de disfraces a disfraces.

Un segundo final llega mostrando un avance de tecnología y podemos ver que así como inicio el comic, de la misma forma pero con otro resultado termina

Y muy al estilo de Marvel, tenemos escenas post-créditos, y podemos ver a Hit-Girl que no anda muy bien de la cabeza y que tendremos varios Kick-Ass, por años.

Advertisement
Comments

Reviews Comics

Némesis, cuando el superhéroe tiene un mal día

Publicado

on

La patología del criminal para decantar el arquetipo del superhéroe en una de las más brillantes declaraciones de amor-odio contra los mismos, que ha entregado hasta ahora Mark Millar -responsable de estupendos títulos como Jupiter Legacy y Kick Ass-, quien además se da el lujo de sustentarla sobre una critica despiadada acerca de dos de los males que carcomen las sociedades modernas, la doble moral y el obsesivo afán de convertirlo todo en un circo mediático; eso es Némesis.

Claro que el principal acierto de esta miniserie no es solo que tiene como protagonista al villano, sino que éste es prácticamente la contraparte del célebre vigilante de Ciudad Gótica -quien de por sí ante sus propios ojos debería estar mínimo tras las rejas-, solo que llevada al extremo, con todos los recursos que el dinero puede comprar, incluyendo tecnología y entrenamiento, puestos al servicio de una mente tan brillante como retorcida, que impulsada por una inagotable sed de venganza, va elaborando juegos despiadados en los que sumerge a distintos jefes de policía del mundo, mientras mata y hace explotar lo que se le venga en gana. La trama es poderosa y truculenta, salpicada de diálogos que no tienen desperdicio e irónicos enigmas que preceden los ataques más letales y devastadores, enfatizando la crítica que adereza todo el concepto.

Pero si el guion es estupendo, el arte perpetrado por Steven McNiven no podría ser mejor. Con trazos delgados para los personajes, sobre fondos simples en viñetas de cortes horizontales y carentes de onomatopeyas, para composiciones de clara naturaleza fílmica que de pronto explotan en ilustraciones a página completa; ofrece una espectacular propuesta de violencia choqueante, pero irresistible y sofisticada, impulsando un desarrollo trepidante que en mucho nos recuerda a Batman Dark Knight de Christopher Nolan, con la diferencia que si en aquella el Joker asume el protagonismo la mayor parte de la película, para luego al final, cederlo convenientemente a Batman, aquí el villano no lo suelta nunca.

Así pues, aunque Némesis no es para todas las sensibilidades, se trata de una joya del mundo del cómic que bien vale la pena descubrir, o revisitar si ya lo conocen, más ahora que Millar World está por llegar a Netflix, además de que Panini Cómics lo trae de regreso al mercado mexicano en estos primeros días del 2019, a través de una edición de lujo en pasta dura, que incluye galería de portadas, procesos del diseño de páginas e interesantes y entretenidos textos de los autores.

Editorial de Origen: Icon
Pública en México: Panini Cómics

Continúa leyendo