Connect with us

Cargo: el holocausto en la región más salvaje.

Published

on

Inhóspito, de un esplendor salvaje y un vasto terreno para correr por tu vida, así es Australia y no hay mejor lugar para sentir la vida al límite con un holocausto zombi. Claro que así sería en el plan hollywoodense más clásico, porque esta historia sería protagonizada por un grupo de jóvenes buscando sentir una sobredosis de adrenalina, en cambio en Cargo, la protagonista es una enternecedora pareja que se encuentra flotando hacía lo desconocido, buscando escapar de la terrible infección.

En esta cinta conocemos a Andy (Martin Freeman), Kay (Susie Porter) y su pequeña bebé Rosie, esta familia se vio obligada a embarcarse en una casa flotante porque no hay lugar seguro en tierra firme y al menos el agua del río Murray les ofrece algo de protección en contra de los “excavadores”.

Todo parece estar resuelto pero las provisiones escasean y el momento para que deban aventurarse de nuevo en la civilización se vuelve más tenso porque la prioridad de la pareja es la pequeña Rosie. Para Andy no es fácil volver a probar suerte porque ha visto cosas terribles y no cree que valga la pena. Para su suerte encuentra un yate abandonado cerca de la orilla del río y ahí descubre provisiones que les darán más tiempo y entre ellas, una botella de vino para festejar una ocasión especial.

Al día siguiente es su aniversario de bodas y sorprende a Kay con la botella, la nota que la acompaña hace que sienta la necesidad de corresponderle el detalle y se dirige sola al yate, por desgracia Andy no le advierte que dentro del bote hay algo más y lo descubre de la peor manera.

Esta terrible enfermedad que se ha extendido por Australia ha consumido a la población desde hace mucho tiempo, lo peor parece haber pasado ya y ahora solo se puede sobrevivir extremando precauciones. Incluso las autoridades parecen haber diseñado un plan de contención para que los ciudadanos puedan identificar a un infectado y puedan determinar el momento en el que el enfermo pierde la conciencia y se convierte en un “excavador”, el kit de información tiene una herramienta de eutanasia para el enfermo en fase terminal e indicaciones al detalle de cómo librar al paciente de su agonía.

Ahora salir del agua es imperativo Kay tiene poco menos de 48 horas para presentar los últimos síntomas y Andy no se quedará sin hacer algo al respecto. Así es como comenzará una aventura donde entenderán lo difícil que es ser un superviviente y lo triste de ver a tus seres queridos muertos por dentro.

Cargo es una película como pocas que abordan el lado sentimental del género zombi a una escala bastante empática, donde se desarrollan personajes que te atrapan como espectador y a quienes les confías tu atención para llevarte hasta el otro extremo de la historia.

Marti Freeman nunca deja de lucir como un Bilbo Baggins completamente perdido y a la merced de un nuevo terreno inhóspito, la suerte lo ha llevado hasta la región más salvaje de este continente en la búsqueda de un lugar seguro, y la situación lo agobia con el pasar de las horas, de hecho es muy interesante verlo desarrollar un personaje en un holocausto porque tiene esta costumbre de ser un personaje muy simpático y sus gestos y la improvisación de sus conversaciones hace que lo percibas como un personaje muy inocente, y le da un peso importante a su deber de velar por la vida de su pequeña Rosie.

Los excavadores son de los zombis más curiosos que haya visto, al parecer esta enfermedad hace a los portadores bastante sensibles a la luz y tienen la instintiva reacción de enterrar sus cabezas para librar al sol durante el día, y ahora que la “comida” no es tan abundante, tienen la necesidad de hibernar por largos periodos de tiempo.

Esta historia respeta el hecho de que se les pueda evadir fácilmente, sobre todo por el lugar donde se desarrolla la trama. Incluso personas sin armas de fuego como las tribus nativas se organizan de maneras muy efectivas para atraer y acabar con hordas enteras sin daños colaterales, lo cual también es un aporte interesante al género.

Desgraciadamente la locación también llega a jugar en contra del ritmo de la historia, porque las distancias se respetaron en todo momento y vemos una ves más el clásico truco de alargar la trama regresando a los protagonistas al punto de partida, hay constantes secuencias con tomas aéreas para darnos una idea de lo inmenso del paraje, pero su recurrencia se vuelve pesada.

El cierre me parece bueno, es una historia que conmueve y recibes del personaje de Andy más de lo que pudieras haber esperado en un principio.

La recomiendo mucho para pasar un buen fin de semana con los amigos o su pareja, la historia echa mano de poco presupuesto y ofrece un nuevo panorama para los que ya están hartos de los comecerebros de toda la vida.

Advertisement
Comments

Cine

Guillermo Del Toro se va a la animación con Pinocho

Publicado

on

El director Guillermo Del Toro estará como director en el próximo musical stop-motion de Pinocho, el cual tendrá la colaboración total de Netflix y será el primer proyecto animado como director de Del Toro.

La película se espera comenzar producción en Canadá en invierno, dejando en claro que Del Toro quiere perseguir la animación, antes de volver a hacer algo parecido a La Forma del Agua. 

¿Qué opinan?

Continúa leyendo