Connect with us

Capitán Phillips

Published

on

capitanTras unos años a la sombra de pasadas interpretaciones de lujo, Tom Hanks ha vuelto para poner la palma sobre la mesa con un golpe seco y sincero de autoridad y serenidad ante una carrera que no era como antes. Y lo hace interpretando a dos personalidades muy diferentes. Antes de que podamos verle interpretando a Walt Disney, quiso darnos un grandísimo aperitivo en esta película, Capitán Phillips. Y tanto es así, que la película acaba rindiéndose ante él y olvidando los motivos por los que estaba allí.

Lo que en un principio es una interesante aventura con un avance precavido pero confiado, embarca en un bote lastrado por su propia línea argumentativa. Los juegos mentales, la astucia de los protagonistas y la tensión del secuestro se olvidan. Aquello que me hacía disfrutar en la butaca y que hacía parar el tiempo del mundo para entretenerme con la película, desapareció, me dejó pasmado y renqueado con unos minutos que bien podían haber sido sacos de arena tirando de mis párpados si no hubiera estado allí el señor Hanks.

¿La culpa de ello? Supongo que lo dejaría en una combinación de dirección con pretensión de mucho y poco efecto, junto con una película que queda maravillada con su protagonista y lo abandona a la deriva como si él sólo pudiera guiar el barco hacia buen puerto -junto a Barkhad Abdi como acompañante de gran calidad-. Con esto no quiero derribar la película, ni machacar con pesimismo todo lo que la rodea, simplemente lamentarme por lo que me tenía realmente interesado al principio, eso que me estaba haciendo disfrutar a pesar de la nauseabunda dirección -en la que la cámara estática ha sido olvidada y el movimiento se ha puesto de moda-, aquello que va perdiendo a desgana a sabiendas de que como quiera que sea el final, nos importará poco. El impulso inicial como salto hacia un thriller auténtico y diferente no hará que el viaje sea constante y al mismo nivel.

El optimismo a su alrededor es bastante notorio, pero no termino de encajar el desliz que aparece entre las dos partes diferenciadas de la película. La tensión y el guión de conversación fluida es derrotado por ver quién tiene los huevos más gordos en conversaciones con varios intentos frustrados de reflexión sobre territorios del Cuerno de África.

Recomendación
[usr=7.1]

Advertisement
Comments

Cine

Viernes espectacular de CMLL: Brillante exhibición del Toro Blanco

Publicado

on

Durante el 2018 Rush consolidó su carrera, sus destacadas incursiones en la MLW y otras empresas independientes de Estados Unidos le llevaron al camino de la internacionalización.

El contrato del “toro blanco” con la mítica ROH y los rumores de su llegada a la prometedora AEW (All Elite Wrestling) son la confirmación de que es uno de los mejores gladiadores mexicanos en por lo menos los últimos cinco años.

El explosivo mano a mano que protagonizó con Euforia, el cual encabezó la cartelera del pasado viernes espectacular del CMLL, demostró la empatía que posee con el público y su nivel de idolatría. La primera caída fue pareja, pero se resolvió con un chispazo del heredero de Bestia del ring, cuando atrapó al gigante lagunero y le conectó unas poderosas patadas en cascada que noquearon al rival y decretaron las tres de rigor.

A partir de la segunda, el Ingobernable mayor fue amo y señor de la batalla, incluso se dio el lujo de ser descalificado al arrancar la tapa de integrante de los guerreros.

En la tercera Euforia sacó la casta y vendió cara la derrota y le conectó una espectacular desnucadora al oponente desde la tercera cuerda, pero éste se levantó tras la segunda palmada.

Otro chispazo del gladiador jalisciense resolvió la batalla y aplicó al gigantón su poderoso tiger driver con sabor mexicano, Euforia quedó de cara a las lámparas y el Güero Noriega levantó el brazo de Rush.

Tras la excelente batalla, el respetable reconoció a ambos luchadores y arrojó monedas al cuadrilátero, lo cual cerró con broche de oro la impresionante demostración de poder de Rush. La rivalidad entre estos colosos luce interesante y de seguro a esta gesta deportiva le deparan otras batallas.

Continúa leyendo