Connect with us

Camille Claudel, 1915

Published

on

★★★☆☆

Camille Claudel fue una escultora francesa, hermana del poeta, dramaturgo y diplomático francés Paul Claudel, ahora el director Bruno Dumont emplea dos intertítulos, uno al comienzo y otro al final de su película. Entre ellos no se presenta un biopic cualquiera de la escultora, sino el aislamiento de una mujer que “ya no es una criatura humana” y que sufre este desposeimiento afectivo (su familia y su antiguo amante) y material (su taller, sus herramientas, sus obras).

La película se centra en una anécdota de Camille y su hermano Paul (Jean-Luc Vincent), que la visitara una sola vez a lo largo de la película. Paul emplea esta visita como etapa en su propio camino hacia la fe, y salvo su monólogo y cuatro o cinco páginas de diálogos de Camille, la cinta carece de intervenciones orales. Dumont limita, así, toda impresión de recitación, cosa que a lo largo de su filmografía ha tratado siempre de prohibir; de ahí su trabajo con actores aficionados. Rodó en un asilo de verdad, con pacientes y personal reales alrededor de una Juliette Binoche habitada por el personaje de Camille Claudel, llena de dolor, de iluminaciones y de extinciones. La actriz, que tiene la misma edad que Camille tenía entonces, ofrece una interpretación exigente basada en una idea precisa sobre el estado emocional del personaje sin que por ello se anule una componente de libre improvisación. Se trata de la primera vez que Bruno Dumont trabaja con una actriz de prestigio, lo que quizá convierta a la película en una obra aparte en su filmografía y en la de la actriz, que fue quien se puso en contacto con el director para trabajar con él.

Una sofisticada y vanidosa búsqueda de catadura moral utilizando el caso de Camille Claudel para inspirar autenticidad y compromiso ético, ahora que ser feminista es políticamente correcto y relativizar el valor de figuras masculinas catalogados como genios vende bien como acto de justicia histórica y valiente denuncia. Sentido que se descubre en la excesiva pretensión de realismo, en una absurda pausa que no añade sin embargo contenido ni verdad o fuerza narrativa. Un intento más donde la falta de imaginación y contenido se sustituye por un exagerado culto por el silencio y la falsa introspección como símbolo de lo auténtico, lo digno y lo profundo, enjuagado con la mistificación de las tribulaciones del gran artista y aun peor, usando la honestidad de los enfermos mentales para confundir tintado de realismo lo que es pura y baja soberbia.

Advertisement
Comments

Cine

Enfermos de Amor, ¿Qué estás (o no) dispuesto a hacer por amor?

Publicado

on

Una obra que en un poquito más de una hora nos plasma con nueve historias el tema del enamoramiento y sus diversas etapas, algo, más común de lo que creemos.

‘Enfermos de Amor’ ha iniciado temporada con sus presentaciones en La Teatrería, un teatro de la colonia Roma Norte, en la Ciudad de México y que este fin de semana ante un foro lleno que no hacía más que aplaudir y reír, tuvo su estreno con las excelentes actuaciones de: Eréndira Ibarra, Andres Palacios, Esmeralda Pimentel,Nacho Tanham, Mónica Huarte, Adriana Louvier y Alex de la Madrid.

En esta obra dirigida por Rodrigo Nava nos cuenta nueve historias de amor desde diferentes perspectivas y que suceden el mismo día a la misma hora, en donde el director deja atrás la típica comedia romántica para hablarnos de que el amor además de ser complicado también puede ser doloroso.

La producción cuenta un escenario muy sencillo, un reloj digital al fondo y vestuario de diferentes colores que con ayuda de las luces te hacen sentir parte de cada una de las historias en donde hay celos, aburrimiento, infidelidad entre otras cosas.

“Tenemos la fortuna de arrancar con varias fechas sold out, nunca me había pasado en la vida, que antes de estrenar ya estuviera agotado, y es que una obra muy empática con la que todos se identifican habla de todas estas fases del amor, el enamoramiento, la aburrición y la ruptura”, comentó Luis Arrieta a la prensa.

La obra original es de John Cariani, quien es un reconocido escritor de obras como Casi un Pueblo, y de la cual Rodrigo se interesó para dirigir a estos actores ya mencionados que además estarán alternando funciones esta temporada.

Continúa leyendo