Connect with us

Buckaroo Banzai, la referencia que no muchos notaron en Ready Player One

Published

on

Hacia la mitad de Ready Player One, el protagonista Wade Watts/Parzival tiene una “cita” en el OASIS con su interés amoroso, la inteligente e intrépida Art3mis. Aunque en realidad se trata de una reunión con la intención de continuar con los planes para conseguir las llaves, Parzival lo entiende como una oportunidad de acercarse a la jugadora. Por lo que momentos antes lo vemos preocupado con su mejor amigo Aech en busca del mejor atuendo. Al final se decide por un desaliñado traje gris con camisa blanca y corbata rosa sin ajustar. No hay nada de especial en este outfit, ¿cierto?. Sin embargo, su decisión no es poca cosa. Se debe a que es la vestimenta del protagonista de su película favorita: The Adventures of Buckaroo Banzai Across the 8th Dimension (W.D. Ritcher, 1984).

A pesar de que en toda una secuencia lo vemos vestido así y que Parzival lo menciona explícitamente, no muchos –en especial los más jóvenes- captaron la referencia. Tal y como el resto de los montones y montones de películas y videojuegos referenciados en Ready Player One, The Adventures of Buckaroo Banzai Across the 8th Dimension tiene su propia importancia y grupos de admiradores. No sólo es la película favorita de Wade Watts, entre sus fans se encuentran Wes Anderson, Quentin Tarantino, Kevin Smith, Edgar Wright y, por supuesto, Steven Spielberg y el escritor de la novela en la cual se basa Ready Playes One, Ernest Cline.

De hecho, éste último escribió por puro gusto el guion (lo puedes leer aquí) de la secuela que nunca llegó a realizarse, Buckaroo Banzai contra la Liga Mundial del Crimen. Como vemos, no se trata se cualquier largometraje, la primera y penúltima película de Ritcher es una obra de culto en toda la extensión de la palabra. Aunque en su tiempo nadie la tomó en serio. Sólo una par de meses después de que Spielberg arrasara en taquilla con Indiana Jones y el Templo de la Perdición, las aventuras de Banzai se estrenaba en cines con pocas expectativas, no recaudó ni la mitad de lo que costó: fueron en total 6 millones de dorales cuando su presupuesto constó de 17 millones (según IMDB).

Pero, entonces, ¿por qué se convirtió en una película de culto y cuál es su legado?. El crítico de cine Danny Peary  en su libro Cult Movies definía a una película de culto como esas cintas que provocan un gran interés entre un nicho de personas debido a alguna cualidad extraña o inusual, provocando su trascendencia a pesar del rechazo del público en general. ¡Y vaya que a Las Aventuras de Buckaroo Banzai le sobra lo inusual y extraño!

La película trata sobre el multifacético personaje del título (interpretado por Peter Weller quien después se haría famoso por ser RoboCop): es de padre japonés y madre americana, es un importante neurocirujano, científico, piloto, aventurero, experto en artes marciales y, por si fuera poco, estrella de Rock. Tras desafiar las leyes de la física de la manera más cool posible, Buckaroo abre un portal hacia la octava dimensión, esto debido a un dispositivo que creó junto a su maestro el Dr. Hikita para atravesar la materia solida. El Dr. Emilio Lizardo (John Lithgow conocido después por la sitcom 3rd Rock from the Sun) junto a los Red Lectroids, unos aliens de otra dimensión, quieren apoderarse del dispositivo para terminar de una vez por todas la guerra con los Black Lectroids del Planeta 10; así que amenazan con una explosión nuclear para que Estados Unidos y la Unión Soviética empiecen una Tercera Guerra Mundial que destruiría al mundo si Buckaroo no les entrega el dispositivo. ¡WTF!. Por lo que nuestro héroe junto a su banda de música –y de todo- The Honk Kong Cavaliers les hacen frente para evitar que eso suceda.

Las Aventuras de Buckaroo Banzai es una extravagante mezcla de muchas cosas, desde ciencia ficción, aventuras y acción hasta comedia, romance y melodrama. Entre sus características más hilarantes están que todos los alter ego de los alienígenas tienen el nombre de John, plantear que la celebre emisión radiofónica de Orson Welles sobre la Guerra de los Mundos en realidad fue cierta, pero los extraterrestres lo hipnotizaron para que pareciera que fue sólo la broma que todos conocemos, y poner una sandia a mitad de una secuencia de acción.

W.D. Ritcher era conocido en los ochenta por su trabajo como guionista. Sus créditos incluyen Nickelodeon (1976) de Peter Bogdanovich, el remake de Invasion of the Body Snatchers (Kaufman, 1978) y el clásico de John Carpenter –que en temática no dista mucho de Buckaroo Banzai- Big Trouble in Little China (1986). En estas épocas donde el cine de superhéroes domina la cartelera, las productoras apuestan por los universos compartidos y se recuerda con especial nostalgia lo viejo; a Banzai se le podría adjudicar todo esto mucho antes: no tiene superpoderes pero se le puede describir como un superhéroe encabezando su propio equipo de héroes de características propias para salvar al mundo (¿les suena familiar?), Ritcher quería que fuera una saga de hasta 5 películas; y se alimenta mucho de cultura popular, incluso, podríamos decir que Buckaroo es una especia de Doc Savage postmoderno.

Hay que agradecerle a Cline y Spielberg que incrustaron la mítica película ochentera en terrenos mainstream, sólo esperemos que más de uno se atreva a darle una oportunidad como alternativa a la oleada de Marvel y DC Comics que nos inunda en la actualidad.

Advertisement
Comments

Lucha Libre

Los técnicos brillan en el viernes espectacular CMLL

Publicado

on

En el segundo viernes espectacular, el CMLL dio continuidad a las funciones integradas totalmente por el elenco de casa, además significó un impulso a la nueva generación. La novedad del cartel fue el retorno de los match relámpago en la batalla especial, que enfrentó a Soberano, campeón welter, y Forastero, integrante de los nuevos dinamita.

En la palestra dos estilos opuestos, la espectacularidad acrobática del técnico, y el estilo seco y rocoso del rudo. Hubo un dominio alterno y lances vistosos, pero Forastero impuso su estilo, con un poderoso contra lona dejó a soberano de cara a las lámparas.

La semifinal enfrentó a distintas generaciones, la sangre nueva, Diamante Azul, Ángel de Oro y Niebla Roja, y los experimentados, Rey Bucanero, Shocker y Bestia del Ring. El combate tuvo un buen ritmo, con dominio alterno y rivalidades marcadas entre Niebla Roja y Bucanero, y Diamante Azul y Bestia del Ring. Los jóvenes se impusieron por descalificación en dos al hilo, pero dejó al público con la expectativa de las rivalidades que podrían alcanzar su clímax en el 2019.

En la estelar se dio una inusitada alianza entre Último Guerrero y los dinamita Sansón y Cuatrero, quienes enfrentaron a una espectacular tercia integrada por Carístico, Volador Jr. y Valiente. La alianza ruda funcionó en gran parte de la batalla, en la primera los herederos de los capos de Jalisco arrasaron con sus rivales. Para la segunda caída vino la reacción de los científicos, Valiente rindió con un espectacular castigo al brazo y la pierna al Guerrero.

La tercera caída fue peleada palmo a palmo por ambos bandos, pero los técnicos sorprendieron, Valiente ejecutó un espectacular tope entre segunda y tercera, y se clavó como flecha en el pecho de “el último de su estirpe”. Unos minutos después Volador aplicó su pill driver, y Carístico su vistoso castigo al brazo, lo cual otorgó el triunfo a los técnicos y desató la ovación del público, para cerrar con broche de oro una agradable cartelera de viernes.

Continúa leyendo