Connect with us

Buckaroo Banzai, la referencia que no muchos notaron en Ready Player One

Published

on

Hacia la mitad de Ready Player One, el protagonista Wade Watts/Parzival tiene una “cita” en el OASIS con su interés amoroso, la inteligente e intrépida Art3mis. Aunque en realidad se trata de una reunión con la intención de continuar con los planes para conseguir las llaves, Parzival lo entiende como una oportunidad de acercarse a la jugadora. Por lo que momentos antes lo vemos preocupado con su mejor amigo Aech en busca del mejor atuendo. Al final se decide por un desaliñado traje gris con camisa blanca y corbata rosa sin ajustar. No hay nada de especial en este outfit, ¿cierto?. Sin embargo, su decisión no es poca cosa. Se debe a que es la vestimenta del protagonista de su película favorita: The Adventures of Buckaroo Banzai Across the 8th Dimension (W.D. Ritcher, 1984).

A pesar de que en toda una secuencia lo vemos vestido así y que Parzival lo menciona explícitamente, no muchos –en especial los más jóvenes- captaron la referencia. Tal y como el resto de los montones y montones de películas y videojuegos referenciados en Ready Player One, The Adventures of Buckaroo Banzai Across the 8th Dimension tiene su propia importancia y grupos de admiradores. No sólo es la película favorita de Wade Watts, entre sus fans se encuentran Wes Anderson, Quentin Tarantino, Kevin Smith, Edgar Wright y, por supuesto, Steven Spielberg y el escritor de la novela en la cual se basa Ready Playes One, Ernest Cline.

De hecho, éste último escribió por puro gusto el guion (lo puedes leer aquí) de la secuela que nunca llegó a realizarse, Buckaroo Banzai contra la Liga Mundial del Crimen. Como vemos, no se trata se cualquier largometraje, la primera y penúltima película de Ritcher es una obra de culto en toda la extensión de la palabra. Aunque en su tiempo nadie la tomó en serio. Sólo una par de meses después de que Spielberg arrasara en taquilla con Indiana Jones y el Templo de la Perdición, las aventuras de Banzai se estrenaba en cines con pocas expectativas, no recaudó ni la mitad de lo que costó: fueron en total 6 millones de dorales cuando su presupuesto constó de 17 millones (según IMDB).

Pero, entonces, ¿por qué se convirtió en una película de culto y cuál es su legado?. El crítico de cine Danny Peary  en su libro Cult Movies definía a una película de culto como esas cintas que provocan un gran interés entre un nicho de personas debido a alguna cualidad extraña o inusual, provocando su trascendencia a pesar del rechazo del público en general. ¡Y vaya que a Las Aventuras de Buckaroo Banzai le sobra lo inusual y extraño!

La película trata sobre el multifacético personaje del título (interpretado por Peter Weller quien después se haría famoso por ser RoboCop): es de padre japonés y madre americana, es un importante neurocirujano, científico, piloto, aventurero, experto en artes marciales y, por si fuera poco, estrella de Rock. Tras desafiar las leyes de la física de la manera más cool posible, Buckaroo abre un portal hacia la octava dimensión, esto debido a un dispositivo que creó junto a su maestro el Dr. Hikita para atravesar la materia solida. El Dr. Emilio Lizardo (John Lithgow conocido después por la sitcom 3rd Rock from the Sun) junto a los Red Lectroids, unos aliens de otra dimensión, quieren apoderarse del dispositivo para terminar de una vez por todas la guerra con los Black Lectroids del Planeta 10; así que amenazan con una explosión nuclear para que Estados Unidos y la Unión Soviética empiecen una Tercera Guerra Mundial que destruiría al mundo si Buckaroo no les entrega el dispositivo. ¡WTF!. Por lo que nuestro héroe junto a su banda de música –y de todo- The Honk Kong Cavaliers les hacen frente para evitar que eso suceda.

Las Aventuras de Buckaroo Banzai es una extravagante mezcla de muchas cosas, desde ciencia ficción, aventuras y acción hasta comedia, romance y melodrama. Entre sus características más hilarantes están que todos los alter ego de los alienígenas tienen el nombre de John, plantear que la celebre emisión radiofónica de Orson Welles sobre la Guerra de los Mundos en realidad fue cierta, pero los extraterrestres lo hipnotizaron para que pareciera que fue sólo la broma que todos conocemos, y poner una sandia a mitad de una secuencia de acción.

W.D. Ritcher era conocido en los ochenta por su trabajo como guionista. Sus créditos incluyen Nickelodeon (1976) de Peter Bogdanovich, el remake de Invasion of the Body Snatchers (Kaufman, 1978) y el clásico de John Carpenter –que en temática no dista mucho de Buckaroo Banzai- Big Trouble in Little China (1986). En estas épocas donde el cine de superhéroes domina la cartelera, las productoras apuestan por los universos compartidos y se recuerda con especial nostalgia lo viejo; a Banzai se le podría adjudicar todo esto mucho antes: no tiene superpoderes pero se le puede describir como un superhéroe encabezando su propio equipo de héroes de características propias para salvar al mundo (¿les suena familiar?), Ritcher quería que fuera una saga de hasta 5 películas; y se alimenta mucho de cultura popular, incluso, podríamos decir que Buckaroo es una especia de Doc Savage postmoderno.

Hay que agradecerle a Cline y Spielberg que incrustaron la mítica película ochentera en terrenos mainstream, sólo esperemos que más de uno se atreva a darle una oportunidad como alternativa a la oleada de Marvel y DC Comics que nos inunda en la actualidad.

Advertisement
Comments

Cine Mexicano

Las niñas bien, un retrato sobre la clase alta en crisis

Publicado

on

La cinta de Alejandra Márquez Abella protagonizada por Ilse Salas se presentó en la Competencia del FICM

Una visión alejada de la comedia y de la exaltación de la clase privilegiada en México es lo que representa la nueva película de Alejandra Márquez Abella, Las niñas bien, que el día de hoy fue presentada y aplaudida en la tercera jornada del Festival de cine.

Con un guion realizado por la misma cineasta que tuvo a bien realizar una extensa investigación en los textos de la escritora Guadalupe Loaeza, con los que poco a poco dio vida a su personajes y el arco de los mismos, el filme ubicado en el año de 1982 cuenta la historia de Sofía – grandiosamente encarnado por Ilse Salas- una mujer rica que en medio de la frialdad de su entorno de lujos se enfrenta a una crisis económica que la atraviesa de diversas maneras.

“Queríamos estar alejados de la comedia porque habíamos visto como se había tratado el tema de la clase alta de manera risible y no era lo que queríamos lograr”, dijo la productora Gabriela Maire, quien estuvo en conferencia de prensa junto con la directora y actrices como Ilse Salas y Johanna Murillo.

“Hay muchos factores, por ejemplo el que a estas mujeres de les llame ‘niñas’ como una forma de infantilizarlas y ver que no pueden tomar decisiones. Queríamos explorar las formas de relacionarse de estas mujeres; que éstas muchas veces significan dejar muchas libertades y lo eligen hacer aunque se toma la libertad como un accesorio más, un símbolo de estatus”, explicó Márquez Abella.

Los retos de este trabajo que cuenta con un gran trabajo de ambientación y vestuario no fueron pocos, pues además de la selección de textos, se tuvo que desarrollar cada uno de los personajes, la música de la época que otorga un sentido especial a la atmósfera, todo para “estar orgullosos y contribuir a ese cine mexicano que queremos tener”, como lo señaló el productor Rodrigo Sebastián González.

El filme que llegará a cartelera comercial en el mes de marzo (2019) no busca en ningún momento redimir a la clase alta, sino criticar con crudeza y contar desde dentro situaciones de este grupo que encabeza la sociedad mexicana.

El elenco que nutre este proyecto es amplísimo y en él se cuentan a profesionales como Flavio Medina, Cassandra Ciangherotti, Paulina Gaitán, Jimena Guerra, Daniel Haddad, Alfonso Borbolla, etc.

Continúa leyendo