Anime

Blade el anime, el caminante diurno y su aventura asiática

0

Este personaje que por lo general había resultado mediocre en el medio que le vio nacer, de nueva cuenta se convirtió en una agradable sorpresa a la hora de ser trasladado a otro formato. Ya lo había demostrado con sus andares en la pantalla grande, tres películas dieron cuenta de ello, y una serie animada al más puro estilo de Japón le cayó de maravilla.

DESAFORTUNADO EN LOS CÓMICS, AFORTUNADO EN EL CINE Y…
Hay que decirlo, la premisa que da origen a Blade, no es muy original que digamos. Esta onda de que se trata de un sujeto mitad vampiro y mitad ser humano no es otra cosa que un lugar común, quizás la razón principal de que su trayecto por el mundo de las viñetas no sea lo más afortunado. Sin embargo, el cine se ha encargado de re-inventarlo, convirtiéndole en el protagonista de la que fue una de las producciones que cimentaron el actual boom de los superhéroes en la pantalla grande (Blade, Stephen Norrington, 1998) y sus secuelas. En ella se le dotó de un marcado aire urbano, definiéndole como un personaje sórdido, con una personalidad sumamente fría y oscura, solo iluminada por breves atisbos de ironía. Son precisamente estos rasgos los que le ganaron un lugar en la imaginería de los aficionados al horror y la fantasía.

Por otro lado, consolidando una agradable relación creativa entre occidente y el continente asiático, Madhause fue la compañía encargada de manufacturar la serie que llevó a los parajes de la animación japonesa, al célebre “caminante diurno”, el único vampiro capaz de ver la luz del día gracias a que aún logra mantener esa mitad de sí mismo, que la hace un ser humano. Es precisamente alrededor de este hecho, que se sustenta gran parte del guión de la aventura, ideal para que los artistas nipones dieran rienda suelta a su característica habilidad para conseguir espectaculares secuencias plagadas de sangre. Y es que es el rojo lo que impregna cada capítulo de la serie, con él se diluyen los juegos de siluetas perdidos entre sombras, que son solo iluminados por los destellos plateados de la espada de blade y por el fuego que consume los cuerpos calcinados de los vampiros que caen a su paso.

LAS VARIANTES DE UN VAMPIRO HUMANO
Es cierto que en este caso el personaje se muestra más inexpresivo que de costumbre, pero en cambio adquiere un aire reflexivo, ya que la narrativa pone un énfasis mayor a la voz en Off que usualmente acompaña sus andares, conectándolo con la tradición de los guerreros solitarios del país del sol naciente. Es como una especie de samurái moderno, que deambula por el Asia del sur de China, llegando incluso a Vietnam, con tal de encontrar a aquel que mató a su madre cuando él estaba por nacer, el que le quitó parte de su humanidad, pero al mismo tiempo le otorgó las habilidades necesarias para reclamar su revancha, a través de la cual quiere encontrar la redención, aunque en su cabeza resuenen las palabras de aquel que lo cuidó desde niño, cuando alguna vez le dijo “Te cuidado, por que cuando tu miras en un abismo, el abismo también mira dentro de ti”.

Blade, el anime, es parte de la afortunada línea de producciones que -usando el estilo de animación japonesa- reinterpretó los personajes de Marvel Comics, tales como los X-Men, Wolverine y Ironman.

Demografía: Shonen 18+
Género: Fantasía/horror
Director: Mitsuyuki Masuhara
Argumento: Kenta Fukasaku
Estudio: Madhouse