Connect with us

Reviews Cine

Bayoneta: Luis Gerardo Méndez en busca de un K.O

Published

on

La película cuenta la historia del boxeador tijuanense Miguel “Bayoneta” Galíndez quien debido a un fuerte problema que enfrenta arriba del ring decide retirarse, posteriormente y de una forma muy misteriosa se encuentra viviendo en la ciudad de Tirku, Finlandia donde trabaja en un gimnasio como entrenador de boxeo. Una necesidad de redención lo llevara a demostrar su valor una vez más como peleador. Durante ese proceso, se verá obligado a aceptar su pasado.

Bayoneta es dirigida por Kyzza Terrazas y el primer punto positivo justamente es la idea de llevar una historia de este tipo al cine, hay muchas películas basadas en el deporte, pero generalmente se habla sobre el venir de abajo y triunfar, convertirse en campeón del mundo, perder a un ser querido y sobreponerse a eso, son principalmente las clásicas premisas de un filme basado en este deporte. Con Bayoneta todo viene desde la perspectiva sobre los riesgos y consecuencias que tiene el practicar el box y que tan difícil es para quienes lo practican superar todo esto, lo cual le da su punto positivo al director al pensar en una trama distinta a las que frecuentemente se ven.

Por otro lado, reconocer a Luis Gerardo Méndez, que es un actor que prueba diferentes proyectos y distintos tipos de personajes, con esta película se nota su compromiso con el papel, transmite las dificultades y tormentos que aquejan al Bayoneta, logra plasmar credibilidad en sus movimientos como boxeador, las coreografías esta bien cuidadas y ejecutadas. Se rodea de un reparto con el cual existe química, por un lado, la actriz Laura Birn quien también enfrenta sus propios problemas, pero a su vez hay cierto interés entre su personaje y el de Luis Gerardo, dan atmósferas y situaciones llamativas e interesantes. Brontis Jorodowsky, Joonas Saartamo, Ilkka Koivula y Ville Virtanen tienen buenas actuaciones, sus participaciones en cada escena son correctas.

Reconocer la fotografía de Guillermo Garza quien hace un gran trabajo, resaltar un momento entre los personajes de Luis Gerardo Méndez y Laura Birn, el cual es de los mas especiales en la película.

En cuanto a la trama tiene momentos buenos y algunos giros en la historia que pueden resultar interesantes, pero lo cierto es que se toma demasiado su tiempo y es aquí donde probablemente la experiencia se pueda volver exhaustiva, por muchos momentos durante la película no ocurre nada, el protagonista va y viene pero con la historia no aporta nada, hay partes que son tan interesantes, Bayoneta se encuentra en un estado de soledad, trastornado y llega a ser molesto que esos instantes sean breves, la música por su parte no le ayuda mucho, es poca y cuando se llega a utilizar suele ser para acompañar momentos monótonos que los vuelven aún más todavía. La película comienza a tomar un ritmo poco después de la mitad de trama avanzada, cuando se conoce más sobre el pasado de Bayoneta, que fue lo que lo obligo a retirarse, además de presentarse en puerta su regreso al ring, nuevamente hace que el interés por esta película regrese, de hecho hay una revelación que se guardan y que es muy buena, si la conexión con la película, continua presente, seguramente esa carta que se guarda este filme, llegue a sorprender.

Bayoneta es como un buen rompecabezas donde se preocuparon inicialmente por acomodar las piezas que no tienen importancia y dejaron para el final lo que mas resalta en uno de ellos. Con esto se hace referencia principalmente a que la idea era muy buena, se tenia un actor comprometido y un reparto que cobijaba a su protagonista, pero al final se le dio mas importancia a aspectos que pudieron ser manejados de diferente forma.

Bayoneta llega a los cines el próximo 9 de noviembre.

Advertisement
Comments

Reviews Cine

Mórbido 2018: Parallel, Ezban explora las posibilidades de los universos alternos

Publicado

on

Isaac Ezban es una total realidad en el cine fantástico mexicano. Desde su opera prima, El Incidente (2015), ya proponía un cine diferente al de los estándares nacionales con historias que plantean un horror psicológico propiciado de un hecho inexplicable que pone a los personajes en una posición de inutilidad, simplemente sobreviviendo a las reglas de lo que les acontece. En Los Parecidos (2016) siguió con esta temática, donde un grupo de personas se encuentran atrapadas en una estación de autobuses cuando un extraño fenómeno comienza a ocurrir.

Ahora, con su tercera película y la primera hablada en inglés, Ezban retoma desde otra perspectiva este juego de cambio de identidad así como lo intimidante de lo infinito. Parallel nos plantea la historia de cuatro jóvenes amigos que encuentran en un espejo el pasaje a diferentes universos alternos, convirtiéndose en su secreto, herramienta y perdición. Leena (Georgia King), Devin (Aml Ameen), Josh (Mark O’Brien) y Noel (Martin Wallström) son estos roomies que intentan emprender en su propias ramas: la primera como una artista, mientras los otros en terminar una app sobre espacios de estacionamiento que les permita obtener los fondos para negocios más importantes.

Una empresa está dispuesta a ayudarlos pero les exige completar la app en tan sólo unos días. Es aquí cuando encuentran la utilidad del portal, puesto que el tiempo transcurre más lento en los universos alternos ven la oportunidad de terminar el trabajo en alguno de esos “alts”. Cuando un ex compañero de trabajo les roba toda su labor, deciden a explotar todas la posibilidades del espejo manipulando el destino para hacer realidad cada uno de sus sueños.

Obviamente, cuando miramos una película que gira alrededor de un objeto “mágico”, sabemos de antemano que nada va a salir bien. La avaricia, traición y la sensación de poder surgen para arruinar no sólo la vida de los personajes involucrados, sino también la de los mismos personajes pero en una dimensión alterna. Pese que no es un guion escrito por Ezban, se siente como algo totalmente suyo, como una de sus terroríficas historias que dan pie a muchas más posibilidades.

La filmografía de Ezban bien podría ser una antología de relatos de misterio y horror ambientados en el mismo universo (o universos) con Parallel estableciendo la conexión entre todos. Quizá me haya mal-viajado con esta idea, pero la nueva película de Ezban es justo eso, un mal-viaje el estilo de The Twilight Zone (1959-1964).

Continúa leyendo