Apuesta Máxima

    ★★☆☆☆

    Apuesta Máxima es de esos filmes que saliendo de la sala la puedes borrar de tu mente ya que no te deja nada ni te quita nada, es entretenida, sí, y tiene buenos e interesantes momentos, pero “tampoco le pidamos más al body”, como diría yo. A mi modo de ver, esta película es simplemente un mero trámite para ampliar el (de momento) escaso CV de Justin Timberlake (“La red social“, 2010), quien poco a poco se va abriendo paso en el mundo del cine. Ha habido veces que ha acertado y otras que no, todo dependiendo del director para el cual haya prestado sus servicios, todo hay que decirlo. Aquí, ha resbalado.

    Nos encontramos con la historia de Richie Furst (Justin Timberlake), un estudiante de finanzas que no puede pagarse sus estudios en la Universidad de Princeton. La única forma de poder costearse los gastos es mediante el póker online. Se la juega y pierde. No obstante, logra detectar y demostrar que el sistema estÁ corrupto, por lo que decide jugársela por última vez realizando un viaje para ver en persona a Ivan Block (Ben Affleck) y enseñarle lo descubierto. Será entonces cuando Furst tendrá la oportunidad de conseguir su objetivo o seguir avanzando y adentrarse en el sistema de juego.

    Quizás los alicientes que hacen que “Runner, Runner” sea algo más que un mero trámite cinematográfico es el placer de ver a Ben Affleck (“To the Wonder“, 2012) haciendo de villano, rol que espero en un futuro vuelva a repetir porque no se le da nada mal. El actor de “To the Wonder” me convence y logra avivar las llamas de una cinta que parece estar según momentos, bastante apagada. Muchas veces las cosas que vemos están demasiado vistas. La típica chica guapa que se camela al protagonista para hacer X cosas y que, claro, resulta ser que ella es la prometida del villano, por tanto, el reto está en conseguirla al precio que sea, etc. Y como esto, otros aspectos más que hacen que la cinta peque constantemente de falta de ideas.

    Como he dicho, aparte del aliciente de Ben Affleck, su trama no llega a ser un despropósito. El concepto y desarrollo de la trama esta interesante, pero claro, cuando llega el momento de saber cómo ha descubierto el meollo del asunto, nos empiezan a decir algoritmos raros y demás fórmulas que el espectador ha de tragarse sin más. El resto, es simplemente ir viendo el percal que se va montando hasta su desenlace final, el cual pese a que personalmente es del todo irreal, no me disgusta. Es ficción, te lo crees y ya está. No obstante, siempre he sido de esos de los que les gustan más los desenlaces tipo “The Wire” en la que ni todo el mundo consigue lo que quiere, ni todo acaba como en los cuentos de hadas.

    ¿Merece la pena verla? Pues oye, ¿Por qué no? He visto cosas peores y “Runner, Runner” es lo bastante interesante como para ser una película que pese a que no pasará a los anales de la historia, es una buena opción para ver a un Ben Affleck como villano, no de los mejores que hay, pero bueno, si no te satisface siempre puedes reírte de su acento español si la ves en versión original ¿No?

    DEJA UNA RESPUESTA

    Please enter your comment!
    Please enter your name here