Amor a Primera Visa

★★☆☆☆

Amor a primera visa, una historia llena de momentos cómicos, en su mayoría propiciados por “El Canicas” (Omar Chaparro) que es el amigo inseparable de Alejandro Fernández (Jaime Camil) quien tiene una hija llamada Camila para quien quiere solo lo mejor y por ello quiere mandarla a Arizona. Aquí es en donde se encuentra el punto de partida de la historia ya que en un intento por conseguir la Visa, Alejandro conocerá a Rachel Simons (Laura Ramsey) y a partir de entonces veremos una bonita estampa de nuestra ciudad.

La cinta está plagada de buen talento, tanto nacional como internacional, sin duda la música no queda de lado y no solo en la parte del score, en esta ocasión es un parte aguas, debido a que el personaje principal es un mariachi, entonces encontramos canciones de conocimiento popular mezcladas para dar un toque de frescura, además de un par de temas inéditos interpretados por el mismo Camil.

Además veremos puntos importantes de nuestra cultura, la comida, el arte, lugares emblemáticos, lenguaje, la picardía y todo lo que engloba el ser mexicano, para poder enamorar no solo a la cultura vecina, si no para enamorar a cualquier cultura.

No podemos dejar de hablar de el malo de la historia, que nunca puede faltar y que en esta ocasión adereza la historia con su gran sentido de agradecimiento, raro en un personaje malvado, pero en esta ocasión es el tópico que le da ese algo especial al personaje y ya que hablamos de valores, la amistad queda plasmada a lo largo de la cinta, lo que me hace pensar que se tocan dos temas principales, el amor en todo sentido y la amistad incondicional.

Sin duda, la cinta dejara un buen sabor de boca a los asistentes a la sala, ya que la parte cómica está bien lograda, debido a la dupla en pantalla, un par de actores con amplia experiencia en la comicidad frente a la pantalla y hoy en día con el México que vivimos, es un gran logro poder ver el México con humor, el México luminoso, obteniendo un magnífico resultado con el público de diferentes culturas.

Hablando un poco más de este logro en pantalla y sin ánimos de spoilerar, debo decir que el final es un poco predecible, tal vez un poco fuera de lugar, pero eso no le quita puntos a los minutos anteriores. Lo que sí puedo garantizar es que reirán enormemente a lo largo de los 112 minutos de duración de esta historia.

KaroLine Celis McCarty

Si te ha gustado la entrada, ¡compártela en redes sociales!

Deja un Comentario