Connect with us

Criticas Cine

A 13 años del estreno de Lords of Dogtown, recordamos que los espacios son para conquistarse

Publicado

el

En dónde las calles terminaban, para ellos comenzaba la libertad. Montados en sus tablas no importaba nada. Se deslizaban sin parar hasta dejar atrás el eco de un entorno depresivo y sin expectativas. Las olas les enseñaron la forma y el asfalto les ofreció los territorios, ya fueran los corredores o las piscinas secas de las casas de los vecinos, a las que entraban de forma clandestina. Hoy se cumplen 13 de que la historia llegó al cine.

Eran los 70s y su viaje sobre ruedas les hizo conocer el éxito de forma trepidante. Patrocinados por el alcohólico dueño de una tienda, formaron parte de un equipo de campeones que les convirtió en leyenda, se convirtieron en los Z-Boys. Pero el vértigo del éxito lo asimilaron de formas muy distintas, cada uno tuvo que tomar decisiones y separaron sus caminos. De nueva cuenta la realidad les mostró su peor cara, pero eso no logró doblegar su espíritu. Al final, se reencontraron para ver a uno de sus antiguos amigos consumido por la enfermedad, porque pase lo que pase, siempre se puede volver a compartir ese efímero momento de libertad, ese punto de fuga en que suspendidos en el aire, todo parece detenerse. Es la historia de Stacy Peralta, Tony Alva y Jay Adams, tres adolescentes que montando sus tablas fueron dueños de su destino, fueron los amos de Dogtown.

Estrenada en el 2005, Lord of Dogtown -por su título original- es una película de culto por muchas razones. Se trata de la adaptación de la historia real de tres gigantes del skateboarding. Aquellos que de deslizarse entre los suburbios californianos, pasaron a convertirse en campeones del mundo y revolucionaron una práctica menospreciada por la sociedad. El guión es obra del mismo Stacy Peralta, quien junto con sus viejos compañeros Alva y Jay, aparece en la cinta. La dirección corrió por cuenta de Catherine Hardwicke, especialista en llevar temáticas juveniles a la pantalla grande, que en el Festival de Sundance del 2003, fuera reconocida con el premio a la Mejor Dirección, por Thirteen.

No podemos dejar de mencionar que el elenco incluye al extinto Heath Ledger, recordado por cintas como Brokeback Mountain (2005) y The Dark Knight (2008); además de Emile Hirsch, quien participó en Hacia Rutas Salajes (2007) –otra oda (aunque sumamente trágica) a la libertad- y Taking Woodstock (2009). Pero eso no es todo, en Lord of Dogtown, también hacen apariciones especiales, distintas personalidades del la cultura urbana norteamericana. Tal es el caso de Tony Hawk, considerado uno de los mejores skater del mundo; Alexis Arquette, dibujante, músico y actor transexual que ha hecho carrera en cabaret; Mitch Hedberg, comediante que muriera poco después de la filmación y a quien dedicaron la cinta; la banda de punk rock, Rise Againts; además del singular Johnny Knoxville, famoso por ser el co-creador del concepto televisivo llamado Jackass.

Así pues, Lord of Dogtown es una pequeña joya fílmica además de un homenaje al espíritu urbano que reinterpreta la vida y se empuja más allá de la cotidianidad, para dar un salto que tal vez haga que todo valga la pena.

Continuar...
Advertisement
Cargar Comentarios

Cine

Corazón Borrado, Kidman y Crowe protagonizan este poderoso drama sobre la reorientación sexual

Publicado

el

Recuerda usted querido lector cuando ese periodista y personalidad de la televisión mexicana declaró su homosexualidad para después asegurar que el cristianismo lo “curó”. Tal afirmación puede parecer increíble para muchos, lo cierto es que estas “reorientaciones sexuales” han existido desde hace varios años… y siguen existiendo. Dos cintas con esta temática surgieron en un mismo año: La primera The Miseducation of Cameron Post (Desire Akhavan, 2018) sobre una chica enviada a un campamento cristiano de “terapias de conversión” y Boy Erased, la más reciente película de Joel Edgerton acerca del mismo tema y la cual ya llegó a carteleras.

Boy Erased o Corazón Borrado se basa en las memorias del periodista Garred Conleys acerca de los intentos de una institución cristiana por “curarlo” de la homosexualidad. El personaje de Conleys, llamado en la película Jared Eamons (Lucas Hedges), es un muchacho de 19 años destacado en la comunidad, principalmente por ser el hijo del sacerdote (Russell Crowe) de la iglesia bautista a la cual pertenecen. Así que ese ambiente conservador provoca que Jared sea una deshonra para su familia.

Edgerton estructura la película de manera episódica para darle el mismo peso a la transformación del personaje: de la confusión incitada por su núcleo familiar hacia el eventual descubrimiento de que él no está en el error sino quienes los juzgan; esto teniendo como base las vivencias dentro de Love in Action, la institución cristiana dirigida por el “psicólogo”–sacerdote Viktor Skyles (interpretado por el propio Edgerton) a quien vemos utilizar métodos como incitar culpa en sus estudiantes o revisar los celulares y todo artículo personal.

Por otro lado, también se nos plantea un coming of age a través de flashbacks sobre sus días en la preparatoria cuando mantenía una relación con una chica y sus tiempos en la universidad donde se muestran los primeros indicios de su verdadera preferencia sexual. De igual manera las conversaciones con su madre (Nicole Kidman) son un punto importante en todo el asunto: el conservadurismo en su comunidad también conlleva la minimización de la mujer. El personaje de Kidman entiende que el amor a un hijo va de la mano con la aceptación; su afecto hacia Jared la impulsa de la mujer sumisa a imponer su opinión.

En general, Corazón Borrado es un sólido drama que, si bien es condescendiente y políticamente correcto, está enfocado en la transformación de sus personajes. La relación en la que más indaga es en la de Jared y su madre, el principal soporte de ambos y la clave para darse cuenta de la situación. Habrá gente que desconozca por completo estas terapias de conversión, por lo que Corazón Borrado es una opción, incluso, para ver la cosas desde un panorama mucho mayor.

Continuar...