Contacto

5 clásicos de Artes Marciales en Netflix

004_Legendary-Weapons-of-Kung-Fub (1)

Cine

5 clásicos de Artes Marciales en Netflix

Adentrándose al catálogo de Netflix se pueden descubrir valiosos contenidos. Sobre todo, si uno está en busca de una alternativa a las series y películas “del momento”; porque, si bien, muchos de estos materiales son de destacada calidad, también hay joyas que vale la pena resaltar.

Tal es el caso de algunos clásicos de las Artes Marciales dispersos en la plataforma. Películas hongkonesas de los 70 y 80 que confirmaron el boom del género en todo el mundo, son esencialmente trabajos que marcaron un precedente a la expansión de las artes marciales, así como establecieron lo tropos que hoy rigen diversas películas, series y animes gracias al despliegue de acrobacias reales, sin una pizca de cgi.

En YouRocket enlistamos -sin orden específico- algunas de estas joyas (todas del legendario estudio cinematográfico Shaw Brothers). Hay ninjas con habilidades sorprendentes, la influencia en la creación de Dragon Ball, guillotinas voladoras y kung fu mágico inmune a las balas.

 

The 36th Chamber of Shaolin, el exponente de las artes marciales… y el hip hop.

poster-780Netflix contiene toda la trilogía (compuesta por las secuelas Return to the 36th Chamber y Disciples of the 36th Chamber), pero la primera parte es el inicio de algo más que una franquicia. The 36th Chamber of Shaolin, una de las primeras cintas dirigidas por Lau Kar-leung (figura clave de los Shaws), es una visita esencial al género: catapultó a su director y al protagonista Gordon Liu (quien debutaba y después se convertiría en una de las máximas estrellas del cine de artes marciales -si ha visto Kill Bill 2 tal vez pueda ubicar a Liu encarnando a Pai Mei, el maestro de Uma Thurman– ).De hecho, quizá la mayor y más directa influencia de la película no esté en el cine, sino en la música gracias a Wu-Tang Clan, el icónico grupo de hip hop, quienes tomaron como “estandarte” la cinta (y el género) nombrando su primer álbum Enter the Wu-Tang (36 Chambers).

the-36th-chamber-of-shaolin

Pero, ¿Qué la hace tan especial? Primero, es un portento técnico frente y detrás de cámara. Kar-leung escogió para el papel principal específicamente a Liu, a quien conoció de sus años de entrenamiento, debido a sus notables habilidades. En pro del espectáculo visual, el director filmó a Liu en largas y amplias secuencias para apreciar todo el talento de la joven estrella. Durante varias de estas secuencias podemos ver una variedad de movimientos verdaderos de Kung fu junto a una decena de artistas marciales. Por otro lado, Liu interpreta una versión del legendario Monje Shaolin, San Te, figura relevante de la cultura china, quien pretende que los Monjes lo entrenen con el fin de regresar a su aldea y vengarse de los opresores que masacraron a su gente.

 

Flying Guillotine, el demencial esplendor de un arma -casi- invencible.

The_Flying_Guillotine-997998114-large

En 1975, Ho Meng-Hua introdujo un arma que daría pie a algunas de las películas más espectaculares del género. Se trata de la Guillotina Voladora: un artefacto capaz de arrancarle la cabeza al enemigo a varios metros de distancia. El objeto en cuestión consta de una larga cadena de la que cuelgan una especie de aros metálicos, los cuales al ser lanzados encapsulan la cabeza activando unas cuchillas a la altura del cuello, debido a la presión el cráneo sale disparado lejos del cuerpo. 

Flying Guillotine nos plantea un escenario gobernado por un tirano emperador en busca de oprimir a sus opositores. Para ello, le ordena a uno de sus súbditos crear un arma sigilosa, letal y, más que nada, sanguinaria. Cumpliendo todos los requisitos, el sirviente presenta la guillotina voladora. El emperador ordena el reclutamiento de un grupo de élite enfocado al arma. Eventualmente, uno de los jóvenes más talentosos del grupo deserta tras hartarse de las medidas opresoras del emperador, propiciando una cacería donde el protagonista se debe enfrentar a sus antiguos compañeros.

image-w1280

Fue tal la sensación de la película, que apenas un año después el legendario Wang Yu aprovechó el hype y lanzó Master of the Flying Guillotine (una de las obras mayores del género), alejándose del universo propuesto por Meng-Hua para situarlo en el suyo propio como secuela de la también mayor One-armed Boxer (1971). Le siguieron una versión taiwanesa, Fatal Flying Guillotine (1977); la secuela oficial pero sin la participación de Ho Meng-Hua, Flying Guillotine: Palace Carnage (también en Netflix), y Vengeful Beauty el regreso de Ho y punto final al breve auge de la guillotina voladora.

 

Five Elements Ninjas, los diferentes estilos y colores de la acrobacia.

63a98c01fd7fe830c30b91587a130397

En 1978, el prolífico Chang Chehel John Ford y Sergio Leone de las películas de Artes Marciales», según Quentin Tarantino) hizo su primera colaboración con un grupo de actores conocido como Venom Mob en Five Deadly Venoms (también en Netflix). Una de las características principales del grupo fue el exagerado despliegue de acrobacias distribuidas en personajes con habilidades y estilos propios. Dicho largometraje nos presenta a peleadores con una caracterización relacionada a alguna serpiente. 

Five Elements Ninjas mantiene la esencia de los Venom Mobs, a pesar de solo contar con un miembro del grupo, Lo Mang, en un personaje secundario. ¿De qué va? Una disputa entre dos escuelas de artes marciales rivales termina con un samurái japonés -asociado a una de las escuelas- haciéndose un harakiri tras ser derrotado. Pero, antes, dejo indicaciones para llamar a un grupo de ninjas y vengar su muerte. El grupo de ninjas clasificado en 5 tipos (oro, madera, agua, fuego y tierra) acude y masacra a ambas escuelas, pero un sobreviviente se entrena en el arte del ninjutsu para buscar venganza.

unnamed 

La sinopsis parece digna de un anime, y de cierta manera lo podría ser. Hay elementos tan hilarantes que rozan lo caricaturesco (no sería sorpresa que fuera influencia para animes como Naruto, Hunter x Hunter o Dragon Ball). Mencionemos, por ejemplo, los ninjas estilo tierra quienes tienen la capacidad de enterrarse como topos y atacar a su rival desde abajo o el protagonista de actitud infantil con conflictos amorosos con una ninja o el artista marcial que pierde por tropezarse con sus propias tripas. 

 

Drunken Master, Jackie Chan y la comedia kunfunesca.

drunken

Hablando justo de personajes con actitud inmadura e historias con elementos caricaturescos llegamos a la principal inspiración de Akira Toriyama para crear Dragon Ball. Se trata de la comedia de artes marciales dirigida por Yuen Woo-ping, Drunken Master, protagonizada por la ascendente estrella de apenas 23 años Jackie Chan. “Yo amaba las películas de Jackie Chan y había visto ‘Drunken Master’ bastantes veces. Como me gustan ese tipo de cosas, Torishima-san (su editor) me propuso hacer un manga shonen de kung-fu, entonces dibujé un one-shot llamado ‘Dragon Boy’”, declaró Toriyama para la página web dedicada a Dragon Ball Kanzenshuu.

Jackie Chan interpreta una versión ficcionalizada y humorística del héroe popular chino Wong Fei-hung, como un inmaduro pero talentoso estudiante de artes marciales que suele meterse en problemas. Cuando el personaje de Chan acosa accidentalmente a su prima y deja herido a un egoísta muchacho del pueblo, su padre, también maestro en la escuela de Kung fu, lo obliga a irse a entrenar con su tío abuelo, un respetado y severo peleador de artes marciales: el anciano y ermitaño borrachín So Chan (Yuen Siu-tin), versión humorística del también personaje real del mismo nombre conocido por su estilo de pelea borracho. 

Jackie

La película se enfoca principalmente en la disfuncional relación de los dos protagonistas, mientras se nos muestran increíbles acrobacias en todo su esplendor a través de tomas abiertas que aprovechan el humor corporal para mofarse de los estilos del Kung-fu. Un verdadero espectáculo de diversión sin necesidad de cgi, ni efectos de cámara o stunts

 

Legendary Weapons of China, el hilarante y espectacular folclore chino.

poster-780 (1)

Dirigida, actuada y coreografiada por Lau Kar-leung (The 36th Chamber of Shaolin), Legendary Weapons of China toma elementos del folclore chino y los combina con las características del cine de artes marciales. El resultado es una delirante exhibición de acrobacias y situaciones de enredo. 

Durante La Rebelión de los Boxers (hecho histórico  a finales del siglo XIX donde diversos grupos de artistas marciales formaron una resistencia para impedir la influencia política, social y cultural de los británicos y occidente en general) se les encargó a selectos maestros peleadores reclutar y entrenar a jóvenes muchachos para unirse al movimiento bajo la creencia de que existía un Kung fu mágico capaz de hacerlos inmunes a las armas de fuego. Uno de estos maestros (interpretado por el propio Lau Kar-leung) es acusado de traición por disolver su grupo de estudiantes al creer que tal creencia es pura superstición. Los altos mandos envían, por separado, a un grupo de peleadores (uno de ellos es Gordon Liu) que van por el mismo objetivo, pero al desconocerse unos de otros se estorban los pasos.

004_Legendary-Weapons-of-Kung-Fub

Hay una esencia fársica a lo largo de la película al mezclar comedia con fantasía. Tenemos por ejemplo, una posesión vudú en un pequeño lago que sirve como baño y escenario de una divertida pelea. De igual manera, la pirotecnia es recurrente como parte del espectáculo. A destacar son las batallas en lugares reducidos (la del ático es una joya) y el despliegue de armas basadas igualmente en otro folclore chino: las 18 armas legendarias.

Si bien, Legendary Weapons of China puede sentirse sosa, hay que tener en cuenta que está basada en un hecho histórico donde los chinos en realidad creían que eran inmunes a las balas. Por lo tanto, probablemente no es casualidad su atmósfera fársica.

Más artículos de Cine

Top