36° Foro: Maldito cielo

    El tema de las drogas es uno de los tópicos más filmados en la historia del cine después del amor, desde la popular y de culto “Trainspotting” (1996) pasando por Requiem for a dream (2000) hasta las casi desconocidas “The basketball diaries” (1995) o “Drugstore cowboy” (1989). En Maldito cielo Nathan  Silver se sirve de una estética noventera  para narrar la historia de un grupo de junkies que deciden vivir juntos en una casa y tratar de sobrellevar su adicción.

    La decena de personajes se presentan  sin preámbulos y muestran sus debilidades ante los demás sin vergüenza, todos están inmersos en un tipo de comuna donde intentan sobrellevar su sobriedad, a pesar de tener reglas estrictas y sesiones de canto con terapia grupal, sus relaciones son frías y distantes, no existe una verdadera comunicación entre todos.

    De primer momento y por las sensaciones de decadencia visual y emocional, te recuerda al a la estética de algunas de las películas de Harmony Korine sobre todo “Trash Humpers” o  “Gummo” con ese velo de suciedad, la cámara se adentra literalmente en los rostros de los protagonista y no los deja estar en soledad, la bruma de descontrol se siente en cada momento, con un desenlace incómodo.

    Nathan sSiver es un director que se interesa por esos grupos de personas en busca de una alternativa de vida, sus movimientos de cámara en mano acarrean el sentimiento de caos y descontrol, no puede decirse que sea una película agradable, a pesar de recurrir a un personaje externo la casa, para dar un toque de libertad al interior de la comuna, sus comentarios se tornan descorteses y enfermos, (él sólo quiere conocer chicas), los pocos momentos que se ofrecen fuera de la casa son también incómodos: robo a una tienda, enfrentamientos verbales o peleas callejeras.

    EL mundo de Maldito cielo es literalmente un espacio maldito a pesar de querer ser un lugar de libertad, amor y redención, las acciones junto a la personalidad de los personajes chocan con esa fantasía llamada cielo, un lugar nada acogedor y sí degradante y podrido, como en el título sin traducir: “Hediondo o apestoso cielo”.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Please enter your comment!
    Please enter your name here